Cuando nací, el dinosaurio ya estaba allí

Todos los octubres a las asturianas y asturianos que nos movemos en los ámbitos de las izquierdas nos llega, como si del aire las castañas se tratara, un recuerdo entre lo mítico y lo emocional, de la comuna asturiana, de nuestro ochobre de 1934.

A pesar de la importancia de esta efeméride, las conmemoraciones pasaron, en el mejor de los casos, de manera discreta. Sin embargo, al igual que en la Asturies de 1934 eran los mineros y el sindicalismo quienes copaban conversaciones y páginas de periódicos, también lo son 80 años después con el barrenazo, en este caso no en forma de dinamita sino de primicia periodística, de la investigación a José Ángel Fernández Villa por la ocultación a Hacienda de 1,4 millones de euros.

En una carambola de la Historia, el mismo sindicato que de forma digna plantó cara -junto a otros- a lo que consideraban como la amenaza del acceso del fascismo al poder en la España de 1934, se ve ahora inmerso en un difícil laberinto donde son más oscuras e importantes las preguntas que los hechos y que se pueden resumir en dos: ¿de dónde y cómo puede obtener un líder sindical tal suma de dinero?

Villa, o “el tigre” como lo conocen sus cercanos, representa la Asturies clientelar, de obediencia ciega y sumisa, la del “cagonmimantu” y el “será por perres”. Bajo su tupido bigote la boca por la cuál se dirigía Asturies sin presentarse a las elecciones, que ponía y quitaba presidentes, consejeros, alcaldes y concejales. Villa representa el pilar fundamental de en lo que se convirtió el socialismo asturiano y parte importante del sindicalismo y es la pieza clave del modelo carcomido del 78.

Durante décadas en Asturies no se hacía nada sin que tuviese el visto bueno de Villa y su ejército de acólitos, más preocupados del “¿dónde está lo mío?” que de mantener con dignidad unas siglas históricas. Más de treinta años arrastrando por el fango las palabras de socialismo y sindicalismo.

Habrá que preguntarse también por qué sólo Atlantica XXII metió el dedo en el ojo al sindicato y por qué tuvo que ser un diario de tirada estatal quien constatase lo que era un secreto a voces ya que, durante años, cada vez que se susurraba “Campelo” o “Monte Pío”, el bigote de “el tigre” y sus acólitos se encrespaba.

Las expulsiones fulminantes que ayer se apresuraron a decretar sus más fieles pupilos tanto del SOMA como del PSOE deberían ir acompañadas de otra serie de reflexiones, de tantos silencios durante años. Porque, no podemos olvidar, el defenestrado secretario general fue el mismo al que se le concedió la Medalla al Mérito en el Trabajo del Principado de Asturias en 2011, el mismo que de la mano del PSOE fue senador y que ocupó escaño en la Junta General durante veinte años o del íntimo amigo de Cascos, Gabino de Lorenzo, el empresariado asturiano y con buenas relaciones con la Casa Real.

La caída en desgracia de la personificación de lo más nauseabundo y casposo de la política y el sindicalismo asturiano debe entenderse como una buena noticia, como la posibilidad real de que una regeneración política en este pequeño país de norte sea posible.

Al menos para quienes rondamos la treintena es una buena noticia porque parafraseando a Augusto Monterroso, cuando nacimos, el dinosaurio ya estaba allí.

A la atención de Pablo Iglesias

Querido Pablo:

me acordé de tí hoy. Mejor dicho, muchos nos acordamos de tí hoy, cosas de las efemérides. Tu retrato invadió las pantallas de los ordenadores -por no extenderme mucho con las explicaciones, digamos que me refiero a los periódicos de hoy en día- y la tinta corrió en litros para formar, mil veces repetidas, tus dos o tres citas más conocidas. Ya sabes, aquello de que somos socialistas no para amar en silencio nuestras ideas, lo de que no morimos sino que nos sembramos -ya sé, ya sé que ésta no es tuya, pero…- y todo eso. Es que hoy es 2 de mayo. De 2012. Hoy hace 133 años, queridísimo Abuelo, que te arriesgaste el pellejo junto con otros que hoy no son tan recordados y pusisteis orden a vuestras ideas y a vuestros sueños fundando el Partido Socialista Obrero Español. 133 años, que se dice pronto: llovió mucho, dirás, y es cierto; llovió mucho, muchísimo, Abuelo, pero la lluvia no siempre se lleva lo que queremos. La lluvia no siempre limpia los malos modos. A veces, incluso, ensucia más de lo que limpia y la basura se queda ahí, enfangada eternamente. Llovió mucho en 133 años, Abuelo, y, como suelen decir, no llovió a gusto de todos.

¿Qué te puedo decir? Te podría decir tantas cosas…

133 años después, la necesidad de construir una alternativa para mejorar las condiciones de los obreros sigue siendo tan urgente como cuando tú fundaste el PSOE. El problema es que hoy en día los obreros ya no se creen obreros. Nuestra época se comió la lucha de clases, la encontró pesada e indigesta, pasada de moda e inservible. Digo nuestra época, Pablo, porque la cosa fue generalizada, generalizada, sí, pero también, en cierto modo, a causa de cosas muy concretas: ¿cómo vamos a pedirles a los obreros de hoy en día que crean en algo que quienes se dijeron tus herederos decidieron antiguo, inútil, arqueológico casi, contrario a los nuevos tiempos?  El caso es que a día de hoy muchos obreros se creen clase media, incluso -hace algunos años- alta. Entendieron que ser obrero era algo anacrónico y que el tener en casa una tele de plasma (¿que qué es esto?… bueno, ya te lo explicaré otro día), e irse a Punta Cana de vez en cuando a tomar el sol, y a comer chuletones una vez al mes, era ser de esa clase que no tiene por qué salir a la calle a reivindicar sus derechos porque ya los tiene todos.

Claro que llegó un día en el que toda esa gente se dio de bruces contra la realidad. Cuando les empezaron a arrebatar todos esos derechos que ni sabían que tenían, muchos obreros que hasta entonces no sabían que lo eran acudieron a quienes, por definición, debían defenderlos. Y se encontraron con unos sindicatos que también habían enterrado la lucha de clases, y  se preocupaban más de gestionar las migajas del sistema que los amordazaba que de pelear por los derechos de los trabajadores. ¿Cómo culparles, Abuelo? ¿Cómo culparles a ambos de que, por ir con el paso cambiado, no fuesen quien a entenderse? Los unos, por creerse lo que no eran. Los otros, por dar de comer al sistema que era, en realidad, su verdugo, y que justificaban creyéndolo el menos malo posible. Vaya tingláo, Abuelo. Por si fuera poco, frente a esta situación ya de por sí caótica, surgió -como siempre- la derecha para embarrarlo más todo. Del sindicalismo y los sindicalistas se dijo de todo. Se les tachó de gamberros, de violentos, de no defender los intereses de los trabajadores frente a quienes sí lo hacían (ellos, ¡la derecha!) y de otras muchas cosas tan pueriles que no merece la pena ni mencionar. Y muchos obreros se tragaron ese cuento. Ayer mismo, 1 de Mayo, muchos defendieron el hashtag (para que me entiendas, sustituye esta última frase por un “muchos entonaron el lema…”) #NOaTomarLaCalle. Ya ves, Pablo. En tu época puede que fueran las tabernas las que enturbiaban el espíritu obrero. En la mía, muchas veces creo que es la estupidez la que lo hace.

Me preguntarás por qué todo esto ocurrió ahora, tantos años después. ¿Es que acaso cayó una bomba de realidad y por eso todos nos dimos de bruces con ella? Pues fue más o menos así, Abuelo. Fue una bomba que llevaba nombre de crisis mundial. ¿Quién lo iba a decir? El viejo Marx no tenía razón con aquello de que al capitalismo lo aboliría el proletariado, sino que su propia avaricia y egoísmo quien lo aboca a destruirse. Está pasando. Incluso paladines del capital como los Estados Unidos, que siguen sin ser socialistas, ya optan por nacionalizar entidades financieras. Pero como todo no podía ser tan sencillo, ni tan lógico, quienes nos gobiernan aún no han cedido -ni cederán- a dar la vuelta a la tortilla. Los ricos son cada vez más ricos, los pobres cada vez más pobres. Dicen que, como el capitalismo no funciona, más capitalismo es la solución.  ¿Qué otro sistema, pues? ¿Acaso el socialismo? Eso es muy viejo, dicen ellos, y ya se demostró inútil más de una vez. Supongo, claro, que el liberalismo y el capitalismo son sistemas de imperiosa modernidad. Sí, yo también lo pienso muchas veces: ¡imbéciles!

España, como ya bien sabes, perdió Filipinas y Cuba. A día de hoy, sin embargo, seguimos ejerciendo nuestro pequeño colonialismo, e incluso hay algaradas entre los poderes cuando alguna de nuestras colonias económicas decide recuperar lo que es suyo. Supongo que ya se cansaron de seguirle, seguirle la corriente a María Cristina cuando los quiere gobernar. Se llama, entonces, al grito del patriotismo más rancio, sólo superado por finales del Mundial de fútbol (el nuevo opio del pueblo de hoy en día). Un patriotismo al que nadie llama cuando nuestros poderes fácticos dedican los viernes, por aquello de que es el día que tiene las tardes más tontas, a romper en mil pedacitos las estructuras sociales que hicieron a nuestro país justo alguna vez. Si el Gobierno dice que quiere controlar sin tapujos al principal medio de comunicación del país, no hay patriotismo, sino un ejército de monos que se tapan las orejas para no oír. Si la Seguridad Social pasa a ser de copago (lo llaman así, aunque tú apreciarás, y no te falta razón, que todo españolito ya paga por mantener ese sistema, y que “repago” sería una expresión más correcta), y los jóvenes nos quedamos sin ella, y a los ancianos se les impone pagar por su medicación… no hay patriotismo; sólo un ejército de monos que se tapan los ojos para no ver. Si mientras los políticos se niegan a dejar de ir en primera clase -o se encargan retratos para su solaz. O persisten medidas que los alejan del común de los mortales en cuanto a derechos básicos- se reduce la inversión en la educación de nuestros niños… adivinaste: ahí tampoco hay patriotismo, sino un ejército de monos que se tapan la boca para no hablar.

La Iglesia no ha muerto, Pablo. Ni mucho menos. Está más viva que nunca, a pesar de que cada dos por tres le salgan miserias que su jerarquía se empeña en intentar tapar. Hace poco nos visitó el Sumo Pontífice y la jarana fue impresionante. Hubo miles de jóvenes acampados por todo Madrid, con el calor que hacía -normal que algunos tuvieran que ir a bañarse, ¡qué ironía! bajo una de las pocas estatuas dedicadas al demonio-. Se llegó a censurar, por ellos, publicidad, por si acaso se ofendían. Ciento treinta y tres años después, Abuelo, aún seguimos con el miedo eterno a no ofender a la Iglesia, aunque nadie diga nada si es ella la que ofende a muchos colectivos de la sociedad con los que ni les va ni les viene nada. Nada ha cambiado. Los curas siguen siendo cómplices de la burguesía y -aquí sí que te vas a cabrear- tus herederos, o los que dicen serlo, en vez de seguir tu sabio ejemplo de reivindicar un Estado Laico, aumentan las ayudas a la Iglesia y no le reducen ni un ápice los privilegios. Supongo que ahora, en la oposición, volverán a mencionarte en este tema, pero no te creas nada, Pablo; no te creas nada, porque aquí el blanco se convierte en negro cuando llega el poder, y viceversa.

¿Que si seguimos votando ante este panorama desolador? Sí. Cada vez menos, eso sí. Salen los de siempre, porque aunque no te lo creas, ciento treinta y tres años después hay nuevas leyes que avalan el turnismo político.Un turnismo dirigido por la monarquía. De nuevo la monarquía. Eso tampoco se lo ha llevado la lluvia, Abuelo. La realeza sigue siendo un nido de sátrapas y de vividores, un sistema de poder por la sangre injusto y que, sin embargo, sigue siendo comparado con el republicanismo porque, a fin de cuentas, “costaría lo mismo y no molestan”. Como si hubiera que ponerle precio a la igualdad y a la democracia, a la voz del pueblo. Últimamente, queridísimo Pablo, todo tiene un precio, todo. Todo se compra y todo se vende. También la verdad y la mentira, la justicia y la injusticia, la razón y la sinrazón.

El mundo da asco, Pablo. España da asco en el 2012. Echamos de menos tu voz metálica y rotunda, tu gesto decidido y tus ideales claros. Extrañamos lo que jamás podrá ocurrir, y por eso sentimos nostalgia de la más que remota posibilidad de que vuelvas, 87 años después de haberte marchado para siempre, y nos pongas a todos al hilo. A las derechas, a las izquierdas, a los de arriba y a los de abajo; a los que somos tuyos, a los que dicen serlo, a los que te citan correcta y a los que te citan incorrectamente. A todos.

No podría ser, ¿no?

¿Ni siquiera una visitilla de cinco minutos?

Tuyos siempre.

La Cantera de Babí y el Reñidero.

PD. Oye, que si al final te enrrollas, quedamos en otro sitio que no sea Casa Labra. Es que ahora ronda el menú como 30 euros allí y no está la cosa para muchos trotes…

IU de Pravia ante los recortes del PSOE local

Reunido el Consejo Político de I.U de Pravia quiere expresar públicamente su total rechazo a las políticas de ajustes que nuestro gobierno municipal trata de poner en marcha bajo la disculpa de seguir legalmente los dictados del gobierno estatal , como contrapartida al pago de facturas de acreedores de este Ayto., por entender que la adopción de las mismas suponen una descarada socialización de las perdidas municipales acumuladas, y fruto de la mala gestión de este gobierno y sus antecesores y que sin recato alguno lleva a la privatización de servicios públicos para que fruto de ellos unos pocos se lucren de lo que es y debe estar al servicio de todos.

Ante esta situación desde I.U de Pravia creemos necesario trasladar para su reflexión y análisis las siguientes consideraciones a la ciudadanía de Pravia y Concejo:

1º. Los culpables de esta situación de deuda actual son los partidos que han estado gobernando nuestro municipio hasta ahora, partidos que a pesar de contar con el apoyo de la ciudadanía no han demostrado ser capaces de gestionas de manera correcta los bienes públicos.

2º. Desde nuestro grupo estamos hartos de engaños. Quienes nos gobiernan no hacen más que decir que su único interés es resolver el problema del paro. Sin embargo allí donde pueden tomar medidas para generar empleo  o para evitar el paro, en las administraciones que gobiernan, la medida estrella es despedir empleados, osea aumentar el desempleo. Por esto  ante la  situación de despidos planteamos las siguientes preguntas:
¿Son necesarios esos puestos de trabajo? ¿Si son necesarios porque se prescinde de ellos? Si no son necesarios, ¿Por qué se tenia a cargo de Ayto. esos empleos? ¿A que otras necesidades respondían?

3º. Sobre la supresión de la oficina de información juvenil, que decir. Ese es el interés que demuestra nuestro equipo de gobierno por los jóvenes del municipio. En la situación actual, en la que los jóvenes son uno de los colectivos a los que más esta perjudicando la crisis, ahora el gobierno municipal también les abandona. A nuestro entender el planteamiento tendría que ser al contrario, habría que reforzar esa oficina para buscar mas y mejores salidas a nuestra juventud y no solo en lo referente a su situación laboral, si no al conjunto de todas sus actividades.

4º. Ante el tema de la privatización del servicio del agua, entendemos que es la guinda de todas las medidas de nuestro gobierno local. Poner en manos privadas el patrimonio de los vecinos y vecinas del Concejo, porque al final es eso lo que hace, dar a precio de saldo a empresas privadas algo que bien gestionado debe redundar en todos.
¿Pues alguien puede  creer que una empresa privada paga por un servicio del que no va a obtener beneficios?

5º. Sobre la zona azul ¿Quién la va a gestionar? La administración o una empresa privada. Si  esta concesión se da a una empresa privada en la práctica esta concesión lo que conlleva es privatizar suelo publico, suelo de todas  y todos para lucro de esa empresa privada. En el tema del aparcamiento igual,  además una duda ¿Cuál será el criterio para  la adjudicación de las plazas previstas para su alquiler mensual?

Ante esta situación desde I.U. de Pravia lamentamos que quienes nos gobiernan arrogándose defender las ideas de progreso y de izquierdas, una vez mas con sus actos nos demuestran su incoherencia ideológica y su fidelidad a los mercados y sus intereses.

Por ello desde nuestro grupo invitamos a toda la sociedad del Concejo de Pravia a rebelarse contra estas actitudes y políticas y con nosotros trasladar públicamente el más contundente rechazo a las mismas y la exigencia de la adopción de otras en las que el interés general prevalezca y salga fortalecido.