Yo me exculpo

Escribo esta pequeña nota en el último día de campaña, con mi voto plenamente decantado por la candidatura de Izquierda Unida y con la conciencia muy tranquila de que le doy la mayor utilidad posible a mi papeleta. Desconozco el resultado y no seré yo quien profetice un futuro lleno de aciertos y falta de errores a IU en el parlamento si es que, como vaticinan todos los sondeos, se produce ese resultado que aumenta considerablemente la representatividad. Lo que tengo muy claro es que como persona de izquierdas escojo la candidatura más honesta y coherente con los intereses de quienes estamos sufriendo las consecuencias de la crisis que no somos otros que los trabajadores y el precariado.

Yo me decanto por una izquierda que los medios de comunicación definen como minoritaria pero que casualmente representa y defiende la opinión de un sector mayoritario de la izquierda en infinidad de aspectos. Me gustaría saber por qué IU es minoritaria cuando como la mayoría de la izquierda cree que una reforma de la Constitución debe ser refrendada por un referendum, por qué es minoritaria cuando la mayoría de la izquierda defiende una ley electoral justa y democrática, por qué es minoritaria cuando la izquierda social de este país clama por la dación en pago que termine con el terrorismo hipotecario, por no alimentar el monstruo de los bancos con dinero público, por no precarizar el mercado laboral con reformas que nos retrotraen a las condiciones de nuestros abuelos, por qué es minoritaria cuando la mayoría de la izquierda se opone al retraso de la edad de jubilación, al aumento de jornada a 65 horas semanales en la UE, a la sumisión del Estado a los intereses de EEUU con la implantación del escudo antimisiles en Rota. Me pregunto cómo puede ser posible que sea una izquierda minoritaria cuando la mayoría de la izquierda de este país defiende la resolución del conflicto en el Sáhara, que desaparezcan los CIEs que tratan a los inmigrantes como animales, etc.

En conciencia mi voto va para IU porque es, en definitiva, la única formación con vocación institucional que puede hacer valer y defender mis intereses como clase y como víctima de una crisis de la que no me siento en absoluto culpable como para tener que pagarla. Es por esto que yo me exculpo si la derecha sin máscara llega al poder, me exculpo de no apoyar con mi voto a un neoliberalismo con pequeños guiños sociales que pretende prostituir los votos de la izquierda en beneficio de los más fuertes. Yo me exculpo porque mi voto no lo regalo, porque mi voto es tan importante que no consiento que se utilice para lo que yo no lo he dado. Yo me exculpo porque con mi voto no pienso amortiguar la caída por mérito propio de aquellos que con su política de firmeza frente a los débiles y debilidad frente a los fuertes han claudicado frente a los mercados, frente a la banca y que han sentado las bases de la destrucción del Estado del Bienestar. Cuando el PP en nombre del déficit empiece a desmantelar, que nadie olvide quién bailó con ellos la danza de la reforma constitucional para contentar a los mercados y abrir la veda de la contención de gasto público. Yo me exculpo porque mi voto no va a servir para salvar a quienes prefirieron los duetos frente a los coros.

En estas elecciones que las urnas se llenen de votos de rebeldía. Somos más en la izquierda, que cada uno escoja su opción en función del prisma con el que vea las cosas pero que nadie se atreva a cuestionar que nuestro voto en conciencia es el mejor voto posible. Votemos a quien votemos, sabemos que nuestro voto es nuestro y ya estamos hartos de tener que escoger entre lo mismo y lo mismo.

Las dos caras de la misma moneda

¿Os acordais de esto?

Pues hoy pasó esto otro:

¿La diferencia? El PP siempre estuvo a favor de la guerra de Irak y de las agresiones imperialistas mientras que el PSOE saca la bandera saharaui cuando está en la oposición y la esconde cuando gobierna. La reacción en ambos mítines la misma: hooliganismo, violencia, agresiones y una ausencia total de empatía hacia la protesta.

Pinzas, lealtades e hipocresía

Ya están constituídos los ayuntamientos fruto de las elecciones municipales y autonómicas del pasado 22 de mayo. El panorama municipal ha cambiado respecto a la legislatura anterior debido al desplome del apoyo electoral al PSOE.

Pero en Ferraz y en sus medios de comunicación afines no hay autocrítica, a lo sumo se culpa a la crísis, pero no se plantean por qué ese partido ha perdido las elecciones municipales y por qué su electorado ha optado por votar a otras opciones políticas o en muchos casos por abstenerse. Lo fácil es sacar alguna cabeza de turco, crear una cortina de humo que intente tapar el fracaso electoral del partido en el Gobierno. ¿Y qué mejor que resucitar el fantasma de la pinza de PP-IU? Incluso los noticiarios se aventuraron a tirar de videoteca para sacar imágenes de Anguita con Aznar para ilustrar la supuesta traición de la izquierda al social liberalismo, el regalo de los postcomunistas de los gobiernos municipales a una suerte de contubernio faccioso.

Desde el PSOE se ha llamado de todo, se ha invocado a la falta de lealtad de Izquierda Unida hacia ellos e, incluso, un señor presidente del Congreso ha tenido la desfachatez de insultar al líder de la tercera fuerza política del Estado español.

De lo que se olvida el PSOE es de varios aspectos fundamentales:

  • Desde Izquierda Unida se apuesta por no apoyar gobiernos que desarrollen políticas de derechas, es decir, no se defiende que haya que pactar con el PSOE, no somos el Pepito Grillo del social liberalismo, no somos la conciencia del PSOE y, por tanto, allá donde el PSOE ha desarrollado políticas de derechas, IU se ha abstenido o votado en contra. Desde Izquierda Unida se entiende la lealtad al electorado de izquierdas y no se toleran las políticas neoliberales y de recortes sociales, de igual que vengan del PSOE que del PP.
  • La pinza la desarrolla el PSOE con el PP continuamente. Desde el PSOE se pide unidad de la izquierda a la vez que se pacta con la derecha todas las medidas de calado. El PSOE se siente más cómodo pactando sus políticas en el Congreso de los diputados con fuerzas como PNV o CIU, derechas rancias a las que considera mejores interlocutores que, por ejemplo, Izquierda Unida. También el PSOE liquida con la derecha las grandes reformas sin tener en cuenta ninguna de las propuestas de la izquierda y así lo ha demostrado con su continua política de recortes sociales, con la reforma laboral, con la reforma de la ley electoral, con la Ley Sinde y con infinidad de leyes más en las que se ha sentido más cómodo negociando con el PP, CIU o PNV que con su supuesta fuerza política afín como supuestamente defienden que es Izquierda Unida.
  • Se ningunea a la tercera fuerza política del Estado. Desde el Gobierno no se ha tenido en cuenta ni una sola de las propuestas de Izquierda Unida para dar una salida social a la crisis, se han obviado directamente. Tampoco se han tenido en cuenta las propuestas de reforma electoral, aun cuando el propio PSOE tenía dicha reforma como promesa electoral en las últimas elecciones generales. Tampoco se tiene a Izquierda Unida como un agente con el que dialogar o pactar, no se tiene en cuenta su voz, ni sus propuestas, incluso el presidente Zapatero llegó a ningunear y bromear sobre el escaso peso de IU en la vida política parlamentaria en un claro ejemplo de arrogancia.
  • El PSOE se olvida de que ha sido él quien ha perdido las elecciones y eso se debe básicamente a hipotecar a la izquierda, a desarrollar todo un programa político de la derecha que servirá para dejarle todo el programa neocon hecho al PP cuando llegue. Es el PSOE quien ha traicionado a su electorado, el desleal hacia la izquierda y el único culpable de que la derecha avance. No se pueden hacer políticas de derechas con los votos de la izquierda, ni se puede culpar a la izquierda transformadora de los desastres y desmanes de quienes tienen el socialismo secuestrado y sometido a los intereses de los mercados.
  • También se olvida el PSOE de esos sitios donde ha abierto el paso a la derecha como Pamplona, Vitoria y casi una 20 de alcaldías más, destacando sobre todo el infantilismo demostrado en Cangas del Narcea en Asturies, donde pretendieron devolverle una supuesta venganza a IU que se aupó al gobierno en 2007 votada por el PP. Se les olvida que hay una sutil y gran diferencia entre que a uno lo vote el PP y ser uno mismo quien vota a la derecha.

Lo que no cabe duda es que los medios de comunicación han jugado bien la estrategia del miedo a la derecha, el PSOE ha sacado su chaqueta de pana y reutilizado el discurso de la unidad para pedir una lealtad que él mismo no ha tenido hacia la izquierda ni hacia los trabajadores. Es curioso, el partido de los recortes sociales y de la desmantelación del estado del bienestar culpa al partido de la defensa del bienestar y de los trabajadores de abrir paso a la derecha. Llámenme iluso, pero siempre pensé que quien le hacía el trabajo sucio a la derecha legislando y gobernando con mano de hierro hacia los débiles y guante de seda ante los mercados, no tenía la más mínima gota de dignidad como para permitirse enjuiciar a lo poco que queda de izquierda real y combativa en las instituciones.

 

 

Jorge Semprún se despide de ustedes

Ha fallecido Jorge Semprún y con él se va gran parte de la memoria viva de la izquierda española y de la cultura. El exilio, su lucha en la resistencia francesa como otros miles de republicanos, su militancia clandestina en el PCE hasta su expulsión y su etapa de Ministro de Cultura con Felipe González, atestiguan que estamos ante un hombre del siglo XX, fundamental para entender el devenir de España y de Europa.

Su paso por el campo de concentración de Buchenwald, convirtiéndolo en otro de esos miles de “spaniard” que sufrieron el horror nazi, dejaron una huella tan profunda, que recorrió su obra de cabo a rabo. Porque, entre otras cosas, Semprún fue un hombre de su tiempo, que supo criticar y denunciar los crímenes del hombre contra el hombre.

A su pluma debemos grandes obras como El largo viaje (1963) o La segunda muerte de Ramón Mercader (1969), pero sobre todo, sus imprescindibles obras autobiográficas que toman de título su seudónimo en la clandestinidad como son Autobiografía de Federico Sánchez (1977) y Federico Sánchez se despide de ustedes (1993), ésta última en la que se despacha contra el felipismo y la corrupción de los hermanos Guerra.

Su faceta literaria también se vió reflejada en el cine, firmando guiones para algunos de los principales directores europeos de la segunda mitad del siglo XX. A él debemos los guiones de obras fundamentales del cine político de Costa-Gavras como Z (1969), Section sSpéciale (1975) y La confesión (1970), de la que ya he hablado en este blog.

Sin duda una gran pérdida para la cultura europea, pero sobre todo para la izquierda. Como despedida, unos versos que sirven de introducción a La confesión y que podrían tomarse como un resumen de las vivencias de este luchador:

Malos recuerdos,
sed no obstante bienvenidos…
sois mi lejana juventud…

Entrevista relacionada: “¿Qué haces con el olor a carne quemada?” (19/08/2000)

La metamorfosis de Gabino de Lorenzo

Una vez pasadas las elecciones toca el baile de pactos y acuerdos entre las diferentes organizaciones políticas para conformar las nuevas corporaciones municipales. Una de ellas es la de Uviéu/Oviedo que tras 20 años de “gabinismo” parece que abre la posibilidad a romper esa mayoría y poder defenestrar a uno de los mayores sátrapas de la política asturiana.

Según los resultados obtenidos en la capital el PP tiene 11 ediles (antes 17), FAC tiene 7, PSOE 6 (antes 9) y Oviedo por la Izquierda en la que se integra IU, tiene 3 ediles. A simple vista una mayoría aplastante de la derecha, fragmentada esta vez en dos organizaciones diferentes, pero con problemas evidentes en entendimiento entre ambas. Dejando de lado ya los problemas personales, que ponen precio a la cabeza de Gabino de Lorenzo dentro de FAC, en el caso de Uviéu surgen también problemas programáticos difíciles de salvar como es el proyecto de Gabino de Lorenzo de construir un parking en el subsuelo de la calle Uría y del paque San Francisco y que FAC, apoyado económicamente por la familia Masaveu y por grupos comerciales como El Corte Inglés, todos ellos afectados por la construcción del parking, no puede aceptar el proyecto. Y no es una cuestión baladí, muchos millones de euros e intereses privados están entretejidos en esta operación. Lo mismo ocurre con la necesidad de hacer una auditoría de cuentas que otorgue un poco de transparencia a uno de los ayuntamientos más endeudados de España y, a la vez, con unas cuentas más opacas. En definitiva, lo que los resultados electorales han propiciado es que haya una mayoría absoluta en Uviéu que se opone al gabinismo si se cuentan los 16 concejales que sumarían FAC, PSOE y Oviedo por la Izquierda, frente a los 11 del PP que representan la fidelidad al modelo gabiniano.

Está claro que el PP no puede permitir perder el bastón de mando de la capital, primero por el simbolísmo que eso conlleva y segundo por haber demasiados intereses ocultos, desde unas cuentas sospechosas hasta proyectos impopulares como ya el mencionado parking de Uria insertado en la operación de Villa Magdalena.

Lo que es más llamativo es lo que está ocurriendo en la Federación Socialista Asturiana, incapaz de asumir su derrota y buscando, por un lado en factores externos su caída en picado y, por otro, aferrarse a clavos ardiendo para no perder parcelas de poder. Aún no ha salido una valoración de la FSA en la que asuma que quizá parte de su derrota haya sido propiciada por su mala gestión o por errores en política municipal donde gobernaba. El verse inmerso en una trama de corrupción en el seno de algunas de sus consejerías estrella en el Gobierno del Principado con presuntas ramificaciones en algunos ayuntamientos en su control podría, al menos, tomarse en consideración como un inicio de análisis.

Lo que se percibe desde la ciudadanía es un nerviosismo impresionante en las declaraciones que a diario surgen desde la FSA. La más sorprendente quizá, es la realizada por el Secretario de Organización de la FSA, Jesús Gutiérrez, en la que afirma sin despeinarse que la formación de Álvarez Cascos es la puerta de entrada de la extrema derecha en España a través de Asturies. Con esta afirmación de politólogo por fascículos uno se pregunta si tanta ligereza al utilizar el término “fascismo” y “extrema derecha” es fruto de la ignorancia, del nerviosismo o si realmente responde a una táctica de polarizar la diferencia entre FAC y PP. En mi opinión creo que en la FSA confunden el término entre “extrema derecha” y “populismo”. Porque la formación de Álvarez Cascos, ha hecho una campaña populista y encarna el espíritu de formaciones que en otros países utilizan el mismo discurso para ascender al poder. La base social que impulsó a FAC no se diferencia de la del PP en conformación ideológica, por tanto, no tiene sentido asimilarlos a la extrema derecha a unos y a otros. Por otro lado, el PSOE perdió 6 diputados en beneficio de FAC, que bien es sabido que un par de ellos son fruto de la división de Asturies en tres circunscripciones (quizá el PSOE asuma ahora la negatividad de dicha división), así como también le perjudicó la reforma electoral por la que se dificulta o retira el voto emigrante que pactó PSOE y PP, pero hay unos cuantos miles de votos que se trasladaron del PSOE a FAC, si es verdad que FAC representa una ventana abierta a la extrema derecha, entonces sería significativo cómo parte del electorado que el PSOE perdió fue trasvasado a una formación de estas características.

Siguiendo las declaraciones realizadas por el Sº de Organización de la FSA, suponemos que si FAC es la puerta de entrada a la extrema derecha, es que el Partido Popular representa una fuerza a su izquierda, ocupando el espectro del centro-derecha y, por tanto, más cercana al PSOE que lo que sería FAC. Es decir, por arte de magia, Gabino de Lorenzo deja de ser el corrupto, el cacique, el objetivo a abatir, la derecha rancia, para súbitamente transformarse en una alternativa menos mala frente al avance de la extrema derecha que supone FAC.

Lo que no cabe duda es que desde la ciudadanía ovetense se votó mayoritariamente por alternativas al gabinismo que ya parece insuflar sus últimas bocanadas de aliento. Ese modelo de ciudad ya está caducado y ahora queda en manos de las diferentes formaciones políticas locales decidir si se deciden a dar fin a la era más oscura de la política ovetense o no. La FSA ya se ha adelantado a la decisión y ha anunciado que no permitirá a ninguna de sus formaciones locales votar las listas de FAC o PP. Votar la investidura de un candidato no implica pactar con su partido, ni siquiera respaldar sus políticas y sería totalmente entendido por la ciudadanía siempre y cuando sirviese para cumplir tres objetivos básicos que estas tres formaciones llevaban en su programa: parar el acuerdo sobre Villa Magdalena, acabar con el régimen gabinista y realizar una auditoría en las cuentas municipales. Pero quizá el problema esté en que desde la FSA se busca a la desesperada algún pacto con el Partido Popular que les permita cambiar algunos cromos a cambio de dejar al sátrapa en su sillón. Esperemos que prime el interés común y la FSA abandone esa estrategia de despeñar a su agrupación de Uviéu aún más por el precipicio.

Mi revolución, esa eres tú

La revolución es un cambio de conciencia, de ruptura. La revolución es la creatividad y las ideas frente al granito de la estupidez. Cuando te conocí empezó mi revolución, mi lucha, mi alegría. Cuando te conocí me vi capaz de cambiar el mundo con un solo gesto, con un parpadeo. Me sentí un Lenin en potencia con el poder construir ese mundo nuevo que llevamos en nuestros corazones. No me equivoqué mucho, contigo todo ha sido posible a lo largo de este tiempo y, en cierto modo, la revolución ya está en marcha, nuestra revolución.

Tu valor, el poder de tu palabra, tu determinación, tus convicciones, eso ya nadie puede quitartelo. Tuya es la dignidad, tuya es la lucha y a ti pertenece tu compromiso ético y político con los ideales socialistas. Que nadie te los intente arrebatar con el secuestro de unas siglas. El socialismo es un ideal tan noble que sólo pertenece a los que lo llevan en sus corazones, a los que creen con firmeza en esa aurora social por la que se alzaron nuestros abuelos. Ni los arribistas, ni los analfabetos ideológicos, ni los miserables y rastreros, a ellos no pertenece el socialismo. Ellos creen ser sus dueños por poseer unas siglas que han transformado en una simple marca registrada como la CocaCola. Los dueños somos tú, yo y los miles, millones de personas que en el mundo tienen conciencia y sueñan con un mundo mejor.

Tuviste la valentía de dar el paso que otros muchos no se atrevieron, muchos que sacrificaron su ideario por asegurarse un porvenir viviendo de la prostitución de los ideales. A ti es a quien tienen miedo y a otros que puedan seguir tu camino, con dignidad, con coherencia. Tienen miedo a todos aquellos que no se dejan pisotear, que mantienen intacto su pensamiento crítico y fieles a la ideología que les hizo ser como son.

Hoy has dado una lección, has hecho ver a muchísimos que aún quedan políticos honestos, que aún quedan socialistas. Hoy los arribistas, los proxenetas de nuestras ideas, se sienten incómodos, ven con miedo que haya gente que no siga sus pasos de traidores de clase y de usurpadores. Hoy nos has hecho sentir orgullosos a los socialistas de nuestras ideas, incluso a los que militamos en otras organizaciones como es mi caso. Muchos ansiabamos que los militantes coherentes y consecuentes de tu ex-organización fueseis dando estos pasos. Has sido la primera, pero seguro que no la última.

Me siento muy orgulloso de compartir mi vida contigo, de vivir, de compartir utopías y de soñar con una sociedad justa e igualitaria. Tú eres mi revolución, mi utopía. A ti te debo el orgullo de creer en un mundo nuevo con más firmeza que nunca.

+info: AQUÍ