Republicanismo con memoria en Pravia

Un año más, las republicanas y republicanos de Pravia nos volvimos a reunir aprovechando la efeméride del 14 de abril para recordar y, en esta ocasión, también para reivindicar justicia así como discutir sobre la república que queremos construir.

En esta ocasión desde Izquierda Xunida de Pravia quisimos dar un paso al frente y construir esos espacios para la memoria que otros, por desgana, dejadez o desprecio, prefieren que no tengan espacio en nuestro concejo. Por ese motivo nos propusimos dar un paso al frente organizando unas jornadas tituladas “Memoria y República” que, con espíritu de continuidad, sirvan como referente para el republicanismo y la reivindicación de nuestra memoria cada año en Pravia.

Se llaman así porque queremos hilvanar ese fino hilo democrático que nos une con aquella república robada y con quienes por ella dieron su vida. No queremos una república de vitrina, de museo, no queremos exponer banderas y constituciones, sino construir un nuevo modelo de estado que tenga sus pilares en la igualdad entre ciudadanos. Tampoco queremos una república construida sobre el olvido y la injusticia, que permita que cientos de miles de sus ciudadanos reposen en fosas y cunetas, que sigan siendo víctimas sin justicia ni reparación, obligados a un olvido forzado, a la desmemoria de quienes prefieren vivir sobre la injusticia.

Francisco Prendes Quirós, David Fernández y Jesús Iglesias

Abrimos las jornadas con una charla titulada “El republicanismo como proyecto de futuro” en la que estuvo presente Francisco Prendes Quirós, presidente del Ateneo Republicano de Asturias y quien hizo un repaso sobre lo que el republicanismo fue y debe ser en un futuro, destacando la importancia de buscar una alianza amplia entre todos los sectores de la sociedad que aspiran a ese cambio de modelo de estado, incluída la derecha. Reseñó la importancia de que el PSOE rompiese su compromiso con la corona y asumiese el ideario republicano pues sin el PSOE no se puede construir esa república por el momento y que puede ser superado por la sociedad si no lo asume. En el acto intervino también Jesús Iglesias, senador de Izquierda Xunida, que disertó sobre qué república propone IU, coincidiendo en muchos aspectos con los planteamientos de Prendes Quirós.

David Fernández y Luis Miguel Cuervo

La segunda sesión de las jornadas giró en torno a la república que nos robaron y bajo el título de “La represión franquista en Asturies y Pravia” intentó hacer una breve aproximación a lo que supuso la represión en Asturies y, más concretamente, en Pravia. En esta charla tuve el honor de poder compartir mesa con Luis Miguel Cuervo, investigador de la represión en Asturies y con quien me une el haber sido una de las primeras personas con las que me aproximé a la cuestión memorialista cuando el concepto Memoria Histórica ni siquiera se utilizaba. Luis Miguel hizo una amena exposición de lo que la represión supuso en toda Asturies y aportó datos muy importantes sobre aspectos desconocidos de la historia reciente de nuestro concejo.

Jesús Lastra y Noemí Martin

Finalmente las jornadas se cerraron con el ya tradicional homenaje a las víctimas del franquismo que consistió en una ofrenda floral en el Monteagudo con familiares de las víctimas que allí reposan y un acto político en la cantera de Cañéu. En ambos actos intervinieron Jesús Lastra, coordinador local de Izquierda Xunida de Pravia y Noemí Martin, diputada autonómica de Izquierda Xunida. Jesús valoró la importancia de no olvidar, de la celebración de este acto en esta fecha y lugar como reconocimiento a quienes en Pravia dieron su vida por un sistema democrático nacido de las urnas. Destacó su tristeza ante la inexistente sensibilidad del Ayuntamiento de Pravia y, más concretamente, el PSOE de Pravia que de forma reiterada se niegan a presentar y apoyar la moción de Izquierda Xunida de Pravia de apoyo a la querella argentina que investiga los crímenes del franquismo. Noemí por su parte destacó la importancia de seguir recordando a todos quienes perdieron la vida por la república, destacando el papel de quienes como ella, habían perdido familiares víctimas de la represión.

Un momento del homenaje en la cantera de Cañéu

Unas jornadas, las primeras, llenas de errores fruto de la inexperiencia pero que nos sirvieron para poner los cimientos para construir esos espacios hoy por hoy fundamentales para las republicanas y republicanos de Pravia, así como para todas aquellas y aquellos que no olvidamos y que creemos que la izquierda debe estar comprometida con los derechos humanos y la memoria democrática de nuestro país.

Tal y como en la cantera de Cañéu gritamos los presentes, ¡Viva la república!

Tres veces tres

«Te digo, Pedro: no cantará hoy el gallo antes que hayas negado tres veces que me conoces”» (Lucas 22,34)

 

Tres veces tres negó Pedro conocer a Jesús, y tres veces tres tuvo el PSOE local para llevar a pleno la moción de condena al franquismo y de apoyo a la querella argentina que presentamos desde Izquierda Xunida de Pravia en septiembre, días antes de que nuestros representantes políticos municipales desfilasen tras la cruz y a paso de legión, coincidiendo con la negra efeméride de la entrada de las tropas fascistas en Pravia setenta y siete años atrás.

No debería coger por sorpresa esto ni tampoco le daría mucha importancia, ya que estamos acostumbrados a que todo lo que se presenta por Izquierda Xunida o cualquier colectivo que no sea afín al partido gobernante suele ser ninguneado, sea una pregunta escrita sobre un caleyo o sean más de 1.500 firmas contra la privatización de un servicio público. Pero en este caso la indignación es inevitable, porque en esta ocasión hablamos de un desprecio manifiesto incluso al sentir mayoritario de la militancia socialista a la que nos dirigimos por carta, y la que nos consta se manifestó favorable a apoyar esta moción en el Ayuntamiento.

No voy a entrar a hacer juicios sobre lo que la opinión de la militancia cuenta o deja de contar en la Casa del Pueblo, ya que es un asunto que no incumbe más que a los propios afiliados, pero sí que me produce una cierta desazón este desapego y desprecio por todo lo relacionado con la memoria democrática por parte de un sector de la izquierda de nuestro concejo.

Sesión del Consejo Municipal de la Memoria con representantes de PSOE, PP, IU y centros educativos

Fíjense en esta foto. Probablemente no la hayan visto nunca, casi me atrevería a asegurar que no existe otra foto similar a ésta. Se trata de una reunión del ya inexistente Consejo de la Memoria, que funcionó durante poco tiempo en la pasada legislatura. Esta foto produjo roces. Los representantes del equipo de gobierno recriminaron a un militante de Izquierda Xunida haberla sacado. A día de hoy podemos inturlo, pero no sabemos cuál fue el motivo de dicho enfado. Si fue que no quería que se difundiese demasiado la existencia de una comisión pedida con insistencia por IU y que era obvio que no resultaba cómoda al PSOE, o simplemente no querían dejar constancia de que personas de IU hubieran sentado sus posaderas en el espacio reservado a concejales. No lo sabemos, pero lo que sí que tenemos claro es que este tema no gustaba al PSOE local, que no tuvo el coraje de aplicar una de las leyes insignia que su partido había impulsado a nivel estatal pese a todos sus defectos y limitaciones que son muchos y graves.

Basta hacer un recorrido por el callejero de nuestra villa para darnos cuenta de que el PSOE de Pravia no solo no defiende la memoria democrática, sino que consiente y mantiene nombres de falangistas, fascistas confesos o dictadores. Ni las mayorías absolutas ayudan a que el PSOE praviano se quite determinados complejos, comience a hacer un poco de justicia y de memoria, y deje de conservar placas en honor a aquellos que hicieron tallar el testamento del caudillo en el Ayuntamiento.

actorepublica2011
Jesús Lastra (IU) y Toni Solar (alcalde del PSOE), en el último acto que confluyeron IU y PSOE en 2011

Ni siquiera cuando se inauguró uno de los dos monolitos que en nuestro concejo recuerdan a las víctimas de la represión, el equipo de gobierno tuvo un poco de valentía, y no fueron pocos los reproches por vincular la república con las víctimas del franquismo. No seré yo quien les vaya a dar lecciones de historia a nuestros dirigentes, pero tengo la casi certeza de que el motivo por el que todos ellos fueron asesinados fue porque no comulgaban con quienes dieron un golpe de estado para derrocar un régimen democrático, como fue la II República. Supongo que a nuestros gobernantes locales no se les contagia nada de ese alma republicana que tanto pregonó el PSOE en su última Conferencia Política.

En un concejo como Pravia, que tanto sufrió la represión y en el que tantas vecinas y vecinos perdieron su vida de muerte matada, es indispensable recuperar su memoria, la de las y los demócratas que yacen en nuestras cunetas y fosas comunes. Tres veces tres se negaron a condenar el franquismo y apoyar a los jueces argentinos que investigan la desaparición forzada y la represión de la dictadura. Quizá el problema sea, en definitiva, que sólo nos puede doler a quienes pusimos los muertos y no sabemos ya dónde buscarlos.

Y, al final, ganó Juanón

Si Juan --Juanón como lo llamaban y llaman muchos en Pravia- fuese de ese tipo de personas rencorosas, hoy probablemente estaría esbozando una sonrisa viendo las noticias de TPA. Y es que los pravianos que tenemos un mínimo de decencia democrática no podemos evitar hoy recordar aquel fatídico 18 de diciembre de 2002 en el que se producía un tamayazo a la praviana. El pacto de los “guerreuros”, como se conocía, colocó a Juan Carlos Guerrero Arias como alcalde con los apoyos del Partido Popular, el voto de un tránsfuga del PSOE y, como es obvio, el triple salto mortal de Guerrero y sus compañeros de URAS que no solo desmantelaban su formación en Pravia, sino que también lo hacían en la Junta General del Principado.

A mediados de los años 90, ganaba las elecciones Juan Carlos Guerrero en plena ola de crecimiento del PP en toda España. En Pravia, que siempre fuimos nostálgicos de nuestro pasado capitalino, comenzaban a aparecer farolas, adoquines y jardineras que compartíamos con aquella Oviedo del todopoderoso Gabino de Lorenzo, que copaba portadas a cualquier coste, incluso regalando perros cocker que, como no podía ser de otro modo, también le llegaron al alumno aventajado del gabinismo a la praviana. Y es que siempre fue nuestra derecha local muy dada a copiar los movimientos personalistas y tan pronto pasó del gabinismo acérrimo al renovadorismo de Sergio Marqués (y años después, cierta derecha, al casquismo). Y en esas, cuando el PSOE volvió al gobierno en 1999, no pudieron evitar la tentación de buscar atajos para recuperar el poder y consiguiéron, quién sabe por qué, aunque muchos lo intuyámos, que un concejal del PSOE les apoyase una moción de censura que recuperase ese “estado natural de las cosas” que entienden nuestros vecinos de derechas que debe ser el de nuestro concejo.

Como decía el Nobel indio Rabindranath Tagore, “la verdad no está de parte de quién grite más” y ciertamente la política praviana no volvió a ser lo mismo después de aquel 18 de diciembre de 2002. Se volvió convulsa, apática y llena de macropromesas, de unos y de otros. Pasamos de aquel maestro de matemáticas, al que el mayor defecto que le atribuían sus rivales externos e internos era su excesivo cuidado por el dinero público y que dejó unas cuentas públicas con superávit, a once años después soportar una deuda de 4,5 millones de euros y dos exalcaldes envueltos en procesos judiciales de complicada resolución. Fíjese el lector las ironías de la política y la economía, lo que en aquellos años de burbuja muchos consideraban un defecto, sería hoy una virtud.

Aunque, como empecé estas líneas, estoy seguro que Juan probablemente siga hoy con su gesto serio y más atento al partido del Barça que a la política o, en este caso, antipolítica asturiana, muchos somos los que en Pravia estamos esbozando una sonrisa por él. Queramos o no, por encima de siglas e individuos, siempre debe prevalecer la honradez de las personas. Y más en estos tiempos.

¿A qué tiene miedo la FSA?

El día llegó y se consumó el pacto electoral entre PSOE y PP -y su subproducto Foro Asturias- para seguir blindando un sistema electoral que bonifica a los grandes y ningunea a las alternativas electorales al bipartidismo. Hay noticias que por esperadas no dejan de irritar cuando se producen, y para quienes defendemos el principio básico de la democracia de “un ciudadano, un voto” es evidente que nos irrita el nuevo espectáculo del PSOE asturiano, poco dado a asumir sus cambios de perfil y de lugar y a gestionar las discrepancias con el resto de formaciones con humildad y un mínimo talante democrático.

Desde hace años, Izquierda Unida viene defendiendo a nivel federal un sistema electoral justo y proporcional, que cada voto valga lo mismo esté donde esté la urna y lleve el logotipo que lleve la papeleta. En la misma línea está UPyD, con el agravante de que firmó un acuerdo de legislatura con el PSOE en Asturies que pivotaba esencialmente sobre una reforma electoral. Quizá el PSOE debería explicar por qué es capaz de pactar cosas que es obvio que no cree en ellas ni piensa apoyarlas solo por gobernar a cualquier precio. El suave tacto del sillón de presidente o de consejero parece que justifica pactar incluso con el demonio mismo si hace falta.

A mí como ciudadano, como asturiano, del occidente y votante de un partido de los llamados minoritarios me preocupa mucho esta reforma, uno de los vectores fundamentales de mi pensamiento político. Quizá para un miembro del PSOE seré un egoísta por pretender que mi voto valga lo mismo que el de mi vecino o el de cualquier otro asturiano. No creo que pida tanto.

Me preocupa mucho pensar a qué tiene miedo la FSA blindando de tal manera sus privilegios y volviendo a consumar su pacto tácito con el PP de defender un régimen que se resquebraja. Me preocupa que la FSA tenga miedo a que se establezca que los candidatos de cada partido se escojan por primarias, quizá porque comience así a perder peso el poder impositivo del aparato. También me preocupa que la FSA tenga miedo a que se establezcan debates electorales entre candidatos en los medios públicos, porque quizá así las asturianas y asturianos podríamos ver que fuera del PP y del PSOE, de la PEPSI y la CocaCola, hay otras opciones que igual interesan también a las asturianas y asturianos. Me preocupa, como es obvio, que la FSA tema tanto las listas desbloqueadas que permiten que los votantes escojan a sus políticos preferidos dentro de la lista que presenta el partido, quizá porque sabe que de ser así en occidente nadie habría votado a un señor de Cudillero que tanto conocíamos ya y no le podrían pagar los favores políticos. Quizá teman que el envío de la correspondencia electoral se pretendiese hacer conjunto para ahorrar gastos al ciudadano y no saturar los buzones. Me preocupa, en definitiva, que la FSA tenga tanto miedo a profundizar en la democracia y a poner a Asturies al frente del estado en lo que regeneración política se refiere.

Lo que es lamentable es la patrimonialización de la responsabilidad que tanto les gusta repetir en la FSA pero, como decía Vaclav Havel, la responsabilidad no se predica, se practica, empezando por uno mismo. No exijan responsabilidad a los demás, cuando son los primeros que con la calculadora en una mano y la tijera en la otra, pretenden aferrarse al poder a cualquier precio, incluso el de obstaculizar cualquier intento de regenerar la democracia asturiana.

Como bien dice Miguel Presno en su blog, perdimos la oportunidad de ser un poco menos idiotas. Una vez más.

 

La mejor banda sonora para hoy

La violencia de los de arriba

Cuando el movimiento 15M irrumpió en la escena política y desde las plazas nos dió una hostia de realidad, supo concretar en una serie de pancartas y lemas lo que muchos pensábamos. La tan manida mayoría silenciosa sí nos veíamos representados en lo que todas estas pancartas decían.

Personalmente hubo una que me encantaba en la que rezaba “Violencia es cobrar 600€”. Quédese el lector con esa frase y reproduzca el video que adjunto a continuación:

Me gustaría dirigirme al interlocutor como señor, pero entiendo que para ser un señor en esta vida hay que tener palabra, hay que afrontar los problemas como decimos en mi casa, “como un paisano”. Lo llamaría individuo, pero también sabemos que determinados tipos de personas en este país siempre encontrarán la forma y el dinero para lanzar toda la justicia contra tí en defensa de su “honor”. Así que vamos a llamarlo simplemente por su nombre.

Se llama Miguel Ángel Zabala y es presidente de Ibersa y de Benito Sistemas de Carpintería. Yo hasta ahora no tenía el gusto de conocerlo, ni su nombre, ni su cara. Lo único que sabía era lo que la dirección de Benito sistemas hacía con sus trabajadores ya que la madre de uno de mis mejores amigos era una de las trabajadoras de uno de sus talleres. Sabía de los impagos, de las condiciones laborales más que cuestionables, de las mentiras de la dirección.

Este victimismo que se ve en el video se debe a un “escrache” que sufrió su domicilio familliar, a lo que responde amenazando con llevarse la planta a Galicia. La familia no se toca, se ve que le duele que sus nietos hayan visto a unos trabajadores reclamando que se les pague las nóminas pendientes, que se les pague el salario que les pertenece legítimamente.

Vuelvo a tomar la frase con la que iniciaba este breve post, “violencia es cobrar 600€”. Porque sí, porque la violencia tiene mil formas y mil caras, y de eso saben mucho los gestores de Benito Sistemas de Carpintería. Violencia es tener meses y meses a los trabajadores sin cobrar. Violencia es utilizar la situación de poder que te da para rebajar sus condiciones laborales y aplastar sus derechos aprovechándote de una crisis que tu gente ha provocado. Violencia, en definitiva, es negarle el pan y  la sal a quienes producen las rentas de tu riqueza, es decir, a los trabajadores.

Me pregunto por qué es más violento que los nietos de un señor que no paga sus deudas a sus trabajadores o que haya familias enteras del occidente asturiano endeudadas por no cobrar lo que les pertenece. Me pregunto si no es más violento que trabajadores que durante tantos años hicieron una empresa crecer y prosperar, con los que no se compartieron los beneficios de ese crecimiento, ahora se les exija a ellos asumir las pérdidas. ¿No es más violento que haya trabajadores de tu empresa a punto de perder su vivienda por no poder pagar su hipoteca o necesitando recurrir a ayudas familiares para poder comer? Como bien decía aquel lema de Izquierda Unida, “es hora de que el miedo cambie de bando”. Que sean todos los Migueles de este país los que comiencen a sentir la presión de los que están o estamos sufriendo las verdaderas consecuencias de esta crisis.

Me tomo la libertad de enlazar aquí un texto que he visto esta tarde en Facebook de una mujer que le da una respuesta mejor a este señor. Que corra la voz y que la solidaridad con los trabajadores de Benito Sistemas inunde todo el occidente. Afortunadamente también sigue habiendo ejemplos de solidaridad como el de los trabajadores de Ence en Navia.

El Cristo de Pravia: las fiestas que fueron (I)

Las fiestas del Cristo en Pravia son, al menos para mí, el fin del verano, especialmente cuantos más años voy cumpliendo. Llegar al 9 o el 10 de septiembre significa el cambio de ritmos, la vuelta a las rutinas y, por qué no decirlo, la llegada de esa chaquetina “por si refresca” que hasta ahora teníamos en el armario. Cuando Clarín describía Vetusta en “La Regenta”, lo hacía diciendo “con octubre muere en Vetusta el buen tiempo”. Algo así nos pasa en Pravia con septiembre, queramos o no, ese tono grisaceo tiende a cubrirlo todo también en nosotros, cosas que compartimos los que a lo largo de los tiempos fuimos capitalinos en algún momento, supongo.

Un año más, las fiestas del Cristo volvieron a ser probes, sinsustancia, envueltas en ese halo de aburrimiento y de aparente dejadez en el que parece que llevan años sumidas y con pocos visos de que cambie.  Esta opinión, compartida por gran número de pravianos, creo que se ve ampliamente reflejeda en el escueto e improvisado programa festivo.

Y es precisamente el programa festivo lo que hace comprender, pasen los años que pasen, la motivación o el contexto histórico de cada momento. Un simple vistazo a un programa de fiestas te puede ayudar a ver si estamos ante una época de vacas gordas o flacas, pero también ayuda a vislumbrar la implicación de sus organizadores pues, como dice el dicho, “la necesidad agudiza el ingenio”.

A continuación recopilo algunos de los programas que anunciaban las fiestas del Cristo de Pravia durante el pasado siglo, más por lo anecdótico de sus propuestas, que por simpatía con las mismas.

El Noroeste, 20 de septiembre de 1901

Arrancábamos el siglo XX con un programa que nos puede despertar una sonrisa visto desde el siglo XXI. En 1901 arrancaban las fiestas el 28 de septiembre con “una banda de instrumentos del país, y el disparo de bombas de grueso calibre”. El primer Cristo del siglo XX se iniciaba así con música tradicional y folklore que tomaba fuerza con un desfile de gigantes y cabezudos recorriendo las calles de la villa.

Después se celebraba una de las actividades que, desde nuestros días quizá nos extrañe pero muy propia de la época como era el baile de la pavana que, aunque en la noticia se diga que era de la época de Luis XV, fue más bien de su antecesor Luis XIV. Este baile, originario de la corte española del siglo XVI, fue tan popular en su época dentro y fuera de España que, como vemos, siglos después aún se interpretaba en determinadas celebraciones como una muestra de folklore. (Video aquí: Pavana d’Espagne)

La primera jornada se completaría con actuaciones de la banda de música de Gijón y con sesiones de fuegos artificiales, que unidos al alumbrado festivo, darían color a la verbena.

Al día siguiente volvería a haber desfile de Maraxas, Tarascas y Gigantones, así como la procesión religiosa. Para acabar las fiestas, el último día se haría un reparto de pan entre los pobres con una carroza que recorrería el centro de la villa y se celebrarían carreras de cintas y cucañas al son de la banda de música.

Para concluir las fiestas, tras la última verbena, se daría fuego en palabras de El Noroeste “a una potente batería que simulará la derrota de Kitchener por el bravo Dewet (sic)” haciendo mención a la política internacional de la época con esta referencia a la guerra de los Boers

El Pueblo Astur, 4 de agosto de 1914

Llegamos a los años diez, y con ellos las fiestas van modernizando su programa e incorporando nuevas actividades.

Es el caso del programa festivo de 1914 que, entre sus muchas actividades, incluía las exhibiciones aeronáuticas durante dos días a cargo del “famoso Domenjos, que tantos éxitos obtuvo con sus emocionantes vuelos invertidos”, una retreta con más de 400 exploradores de toda Asturias y las ya tradicionales exhibiciones de fuegos artificiales. Todo ello, como sobra decir, acompañado de música.

Cabe destacar que ya se comienza a hacer referencia a la existencia de trenes especiales para que acudan forasteros a Pravia a celebrar las fiestas, lo que nos hace pensar que eran de bastante renombre en la redonda.

 Continuamos avanzando en los años diez y llegamos a 1916, año en el que se siguen incorporando novedades al programa festivo.

El Noroeste, 28 de septiembre de 1916
El Noroeste, 28 de septiembre de 1916 (Pulsa para abrir)

Las fiestas se celebraron entre el 28 de septiembre y el 1 de octubre y de su programa nos da cuenta El Noroeste de Gijón.

Música tradicional, fuegos artificiales, cucañas con premios en metálico para los ganadores y una grandiosa iluminación a la veneciana dan color a las fiestas que van aumentando en programa y repercusión. También, como ya ocurría en años anteriores se haría un reparto de pan entre los pobres financiado por la colonia de asturianos en La Habana.

Pero en 1916 aparecen novedades que desde nuestro punto de vista pueden sorprender. La primera es la presencia de un gigantesco globo aerostático para los “forasteros”. La segunda es que la comisión ha realizado las gestiones oportunas para que se conceda permiso para celebrar el baile en la acera de la Colegiata, cosa que hoy en día nos puede provocar una sonrisa, pero que entonces debía ser misión de difícil cumplimiento dado lo resaltado de su consecución. También cabe destacar, puesto que hoy en día no se realiza, la existencia de una feria de ganado que congregaba lo mejor del campo praviano.

Lo que sí que no tenemos claro es si al final se pudo realizar la exhibición aeronáutica, pues como se relata en la noticia, poco antes de comenzar las fiestas, aún estaba la comisión negociando los permisos para su realización.

La Prensa, 27 de septiembre de 1923 (Pulsa para ver completo)
La Prensa, 27 de septiembre de 1923 (Pulsa para ver completo)

Avanzamos un poco más y nos adentramos en los años veinte, los felices años veinte y con ellos el programa festivo sigue creciendo. Se abrían las fiestas con la feria de ganado vacuno, caballar, asnal y porcino, que contaba con importantes premios en metálico debido al apoyo económico de la Diputación provincial y del Ayuntamiento.

El día 29, día del Cristo, se celebraba el desfile de carrozas que salía desde Prahúa y recorría las calles de Pravia con varias carrozas con diferentes alegorías.

Como prueba deportiva cabe destacar el partido que enfrentará el día 30 al Deportivo Ovetense y al Stadium de Avilés.

Música, fuegos artificiales, verbenas y diferentes bailes en el Ayuntamiento y en diferentes sociedades completában el programa. Este año se especifican los trenes especiales que salían de Oviedo a las 14:30 llegando a Pravia a las 16 horas y teniendo regreso a las 20 horas.

Continuará…

Las manos no tan limpias de la derecha praviana

La semana pasada rondaba por Pravia el rumor de que el Partido Popular tenía un “bombazo” que se haría público el viernes. Todo el mundo se imaginaba la aparición de alguna factura, algún aval o algo que complicase un poco más el “caso de los parquímetros” gracias al cual las pravianas y pravianos lamentablemente ya llevamos una treintena de páginas en prensa.

El bombazo resultó ser que “Manos Limpias”, el pseudosindicato que sirve de fuerza de choque para la derecha más reaccionaria de este país, se personaba en el “caso de los parquímetros” y denunciaba a Toni, actual alcalde de Pravia, dándole así una vuelta de tuerca más al vodevil que desde mayo sobrevuela la política local.

Desde un primer momento desde Izquierda Xunida de Pravia, donde tengo el honor de ser responsable de organización, tuvimos claro que no nos correspondía a nosotros pedir dimisiones, sino a su organización dilucidar cuál era la mejor solución, tanto para el equipo de gobierno actual, como, sobre todo, para el municipio. Nuestro planteamiento político, al menos en Pravia, es que la política se hace en la calle y en el Ayuntamiento, pero no en los juzgados y no creemos en la judicialización de la política. Debemos de ser un poco ilusos, pero tendemos a creer que la actividad política de cada uno, su actuación ética y el respaldo de las vecinas y vecinos en las urnas son también una buena fórmula para avalar o rechazar actitudes y decisiones.

El problema es que en Pravia siempre tuvimos una derecha cavernaria, de esa que suele guiarse más por glorias pasadas que por un análisis de la realidad social y política, como si la sociología evitase entrar en Pravia y las mentalidades fuesen elementos estáticos. El argumento de “Pravia siempre fue de derechas” se repetía como un mantra para intentar demostrar una especie de justificación divina del porqué el poder debía recaer siempre en la derecha. Quizá con esta bandera en los últimos años se buscase justificar el triple salto mortal de un concejal del PSOE para en un “tamayazo” a la praviana devolverle el poder a la derecha de las facturas de besuguitos al vapor a cargo municipal como publicaba el entonces periódico comarcal “El Narcea” y de los votos perdidos en el extranjero.

Con esta evolución de las derechas pravianas, siempre las mismas, con los mismos apellidos, aunque unas veces vayan con unas siglas y otras veces con otras, pero al final, unidas para intentar perpetuar y conservar el rancio abolengo, no es de extrañar que la fuerza de choque de la extrema derecha estatal, surja ahora en Pravia. O quizá no surje, quizá simplemente haya sectores de la derecha praviana que se quiten de encima el complejo y muestren su verdadera cara. La denuncia de Manos Limpias lo que viene a constatar es que la capa de barniz democrático de la que se cubrió parte de nuestra derecha local es más fina aun de lo que pensábamos y que baste solamente rascar un poco la superficie para que de ella surja el azul mahón de las camisas y sus valores.

Lo que está claro es que desde la izquierda no vamos a jalear a un pseudosindicato cuyo máximo dirigente es Caballero de Honor de la Fundación Francisco Franco, que tiene obsesión contra la izquierda y por la unidad de su España, evidentemente de esa España que ellos quieren, de la retrograda y nostálgica del antiguo régimen.

Los que sentimos, pensamos y vivimos desde la óptica de la izquierda no vamos a aplaudir a quienes desde sus posiciones de extrema derecha nos impiden que se investigue judicialmente los crímenes del franquismo. Por respeto a todas esas familias, entre ellas la mía, que tienen sus muertos en una cuneta y que ya no van a poder obtener justicia por culpa de unos individuos empeñados en forzar la doble muerte de miles de ciudadanos de esa España que tanto quieren: la física, y la del recuerdo.

Evidentemente Toni la cagó, mucho, demasiado. No seré yo quien defienda su gestión, ni la de su equipo de gobierno, primero por su trato despectivo hacia nuestro grupo y segundo porque no apruebo sus medidas ni sus formas. Pero lo que sí que tengo claro, al menos a título individual, es que entre todos los defectos que tiene Toni, que los tiene, como los tenemos todos, no está el ser un amigo de lo ajeno. Está sin duda el quizá haberse confiado demasiado y haberse creído por encima de lo demás, una suerte de bonapartismo, que al final ha conducido a que haya pensado estar encima incluso de su propio partido y, lo que es más grave, de la intervención municipal.

Pero pese a todo, lo que está claro es que no piense nadie que la izquierda praviana, consciente y consecuente, va a subirse a carros con compañeros de viaje de dudosa ética. Desde Izquierda Xunida de Pravia siempre defendimos que hay que repolitizar la sociedad, que frente al discurso del todos son iguales, lo que hay que hacer es ayudar a las vecinas y vecinos a participar de forma más activa en la política y que la política no solo se hace durante 15 días cada cuatro años, sino que cuando de verdad se debe hacer política es fuera de esos 15 días. Por ese motivo nosotros seguiremos explicando y proponiendo nuestras alternativas de izquierda para quienes quieran escucharlas y apoyarlas, pero lo que no vamos a hacer es prostituir la voluntad de las vecinas y vecinos que ya decidieron en las urnas. En 2015 tendrán otra oportunidad de decidir qué consideran mejor para su municipio, pero todas y todos, con su papeleta y sus propuestas, no 5 concejales de la derecha praviana que ante la falta de apoyo social, buscan a la derecha más rancia del estado para que les apoye.

 

¡Que vienen los comunistas!

Siempre dije que, durante los años en los que milité en las Juventudes Socialistas de Asturias, había tenido oportunidad de aprender muchas cosas, algo que de por si ya hace la experiencia positiva. Aunque dicho aprendizaje no siempre hubiese sido de cosas buenas, aprender, aunque sean las cosas malas, es aprender de todos modos.

Durante esos años uno de los mantras que más oía era “son los comunistas”. Con quince años, viniendo de un páramo político como Pravia donde la política se concebía (y se concibe) única y exclusivamente con citas electorales cada cuatro años, pues evidentemente me causaba sobresalto pensar en la actividad y omnipresencia de “los comunistas”, algo etéreo que disponía del don de la ubicuidad y que generalmente también poseía una maldad innata, siempre planificando como atentar contra la sociedad y contra la izquierda. Yo me los imaginaba en sótanos de todos los concejos de Asturies, tramando a la luz de un candil el siguiente golpe certero contra el socialismo y quizá haciendo algún pacto con el demonio, o con el PP, que también tenía escuchado que “los comunistas”, solo existían para colaborar con la derecha.

Poco a poco me interesé por investigar este fenómeno, entre cena y cena de Juventudes, entre salidas de copas nocturnas y alguna que otra esporádica charla, me quedaba patente entre los compañeros una preocupación acuciante sobre “los comunistas”. A mí reconozco que me causaba excitación, quería desentrañar el misterio de cómo podían mis compañeros reírse de los insignificantes comunistas de Izquierda Unida y a la vez demostrarme día a día tal preocupación por “los comunistas” que lo inundaban todo. Entenderá el lector que un misterio de tal calibre es, cuanto menos, excitante.

Mis indagaciones comenzaron con el tejido asociativo, porque más allá de saber que “los comunistas” se caracterizaban por saber mucho de “lo suyo”, también era una referencia muy común su intoxicación de las asociaciones juveniles. Comencé a preguntar y poco a poco elaboré una lista de “los comunistas” que hubiese sido la envidia de McCarthy, se hubiese podido hacer una pequeña caza de brujas a la asturiana y aun estaríamos quemando demonios rojos. Descubrí que asociaciones feministas como Milenta moces y muyeres, eran el sector femenino de “los comunistas”; los scouts, eran “los comunistas” de camping; Xega, eran “los comunistas” a los que les gustan “los comunistas” de su mismo sexo; la Xunta no se libraba y también, eran “los comunistas” que hablaban raro, incluso llegué a intuir que la Pita era un peligroso agente al servicio de… bueno, sí, de “los comunistas”.

Evidentemente el siguiente paso era investigar los partidos políticos, que era donde estaba el núcleo duro de “los comunistas”. El malo, malo de todos era Izquierda Unida, que en realidad solo disimulaba, era el PCE mirando de lado y silbando, todos lo sabíamos, pero les hacíamos creer que no, no fuese a ser que nos montaran el Muro de Morcín o algo de eso que hacían ellos, también los del PCPE, que eran como los del PCE pero sin disimular. Luego había otros grupos de “los comunistas”, generalmente con boina y hablando raro, como los de Andecha, los de IAS, BIA, y, en general, todas sus juventudes, que eran pequeños cachorros de “los comunistas” y a los que debíamos enfrentar nuestro proyecto, una dura batalla entre el bien absoluto y el mal.

Pasados los años, la lista fue aumentando, y llegó a su máximo exponente cuando la Escandalera en Uviéu y la plaza Mayor en Xixón, fueron ocupadas por “los comunistas”, en este caso, que tocaban la flauta.

Al final de mis indagaciones descubrí cuál era la explicación de la omnipresencia de “los comunistas”: que no existía y que todo estaba en la cabeza y, sobre todo, en el cargo de conciencia de quien sabía que lo estaba haciendo mal. Descubrí que, realmente, “los comunistas” era la etiqueta comodín para definir a un tótun revolútun de colectivos que discrepaban de las políticas del PSOE y a los que era más fácil intentar ignorar, que intentar comprender o analizar si lo que defendían podía tener algo de razón. Incluso yo, procedente de tradición pablista, llevo sobre mí la etiqueta de ser de “los comunistas”.

En el día de ayer, militantes de las Juventudes Socialistas de España fueron zarandeados en la manifestación contra la LOMCE de Madrid por un grupo de jóvenes que portaban banderas con hoz y martillo. Una vez más, la ignorancia, el disparar por disparar, quizá influenciado por un pánico a los sondeos electorales, hizo lanzar las acusaciones contra Izquierda Unida y contra las juventudes del PCE. Algo como lo ocurrido hace unos meses con  Beatriz Talegón en una manifestación antideshaucios, cuando se acusó a Izquierda Unida de estar tras una situación similar.

A continuación dejo algunos twits de diputados, cargos y militantes del PSOE, así como un video del suceso al final. Y tengan cuidado, que vienen “los comunistas”.

 

 

 

 

 

El diputado del PSOE y vicepresidente de la Junta de Extremadura:

Afortunadamente siempre quedan honrosas excepciones, en este caso de Xixón

 

Video de la manifestación:

Una historia sobre la incomunicación entre Pronga-Beifar

Hace ya tres años que una de las cada vez más frecuentes riadas del Nalón se llevó por delante la pasarela que une Pronga con Beifar, complicando las comunicaciones entre ambos núcleos. Los unos no pueden acceder al tren, los otros no pueden ir a misa, y los todos, en definitiva, tienen que dar vueltas en coche de varios kilómetros para poder sortear el obstáculo del río.

Pero esta incomunicación tampoco es reciente, porque ya hace 102 años, se denunciaba los problemas que tenían los vecinos de la zona para poder cruzar de una orilla a otra.

La “Revista General de Enseñanza y Bellas Artes” recogía en su número 32 del 15 de abril de 1911, un artículo que bajo el título “La enseñanza en Asturias” recorría la situación de las escuelas en todo el territorio asturiano, siendo de interés para los pravianos el siguiente fragmento:

pronga

Como vemos, la incomunicación de ambos núcleos no es algo nuevo, aunque sí sea más comprensible en una época como aquella que en pleno siglo XXI, con los avances técnicos a nuestra disposición para remediar el problema. Aunque de aquella el problema era principalmente de los niños que se veían imposibilitados para acudir a la escuela durante los meses de invierno por la dificultad para cruzar el río, hoy en día afecta a todos los vecinos, teniendo en cuenta el envejecimiento de la población. Tampoco se libra el alumno de Pronga que tiene que ir al Instituto. Hay cosas que 102 años después no cambian, como si el tiempo siempre tendiese a pararse en el mismo punto de la historia.

Estado actual de la pasarela (Foto: Izquierda Unida de Pravia)

Bezdomovec

Hace unos días me concedieron una de las siete becas que la Embajada de la República Checa concede en España para acudir a la Letní škola češtiny en Brno, o lo que es lo mismo, la escuela de verano de estudios eslavos para aprender durante julio y agosto lengua y cultura checa. Tenía muchas ganas de obtenerla, ya que llevaba mucho tiempo formándome de forma complementaria en ello y porque es uno de los caminos que lamentablemente me tocará seguir ya que, por desgracia, a toda mi generación nos obligan a exiliarnos en busca de oportunidades.

Mientras practico mi elemental checo, de cara a facilitarme la adaptación allí, me ha llamado la atención un suceso lingüístico fundamental como es la incorporación de vocablos tras la caída de la Unión Soviética. El terremoto que causó la caída del Telón de Acero y que aún resuena en gran parte de la izquierda mundial (y también de la derecha), supuso profundos cambios en las sociedades de los países del Este. El cambio de paradigma, el salto del “socialismo real” al capitalismo, un cambio tan fugaz, como fugaz fue la ilusión y profunda la desilusión de la tan ansiada libertad.

No tardaron en aparecer en sociedades como la checa o la alemana oriental, un sentimiento de desengaño, de desesperanza, al descubrir que el capitalismo, la perla dorada de las sociedad occidental, no era tan brillane como parecía.

En este contexto, fue necesaria la introducción de nuevos vocablos para definir cosas que bajo el régimen comunista no existían. Por ejemplo hubo que inventar palabras como “tiskárna” para definir a una nueva máquina que llegaba al ámbito doméstico como era la impresora o “lůžkoden” que definía una nueva realidad y que podría traducirse como “coste por persona y día” en un hotel.

Junto a estas palabras, que podrían considerarse como positivas y que significaban avance en el desarrollo del sector turístico y en la universalización de las nuevas tecnologías, también hubo que inventarse palabras nuevas para definir conceptos que no existían antes de la Revolución de Terciopelo. Palabras como “mlžení” que viene a referirse como la aportación de información errónea de forma intencionada y que sirvió para definir la manipulación informativa, “drogovat” que se refiere a los drogodependientes o, la que he escogido para titular este post, “bezdomovec” que definía a una nueva figura que surgía con fuerza bajo el capitalismo: los sin techo, las víctimas más débiles del nuevo régimen.

Los idiomas están vivos, cambian, evolucionan. Para un historiador, quizá por deformación profesional, la evolución del léxico es una buena forma de conocer la historia reciente de un pueblo.

Na shledanou!

Una llingua cada vez más muda

Cuando dexó d’espublizase en papel Les Noticies diome muncha pena por dellos motivos, aunque yera cosciente de que la calidá del selmanariu baxara o que la llínea editorial nun yera mui prósima a la mía, caltenía esi euru selmanal de militancia, anque fuere de mou simbólicu, por meru sofitu al que yera l’únicu mediu n’asturianu qu’ún podía atopar nel kiosku.

Dende que ñació’l selmanariu, a mediaos de los 90, tuvimoslu bien cerca porque yera ún de los periódicos que selmana tres selmana caltenía mi tíu Fran nel chigre y que nun faltaba cada vienres. Primeru pa ver la tira de Neto que mos daba otra visión d’Asturies dende la retranca que tan bien se-y da, llueu por unes columnes d’opinión de lo más variopintu poles que mos pudimos averar a los que sedríen llueu actores culturales, políticos ya institucionales d’esti país. Servíanos, a los asturianos que nun formábemos parte d’esi triangulu ampliau que conformen Xixón, Uviéu y Avilés coles cuenques, p’averanos a les novedaes editoriales, musicales y culturales que, dende un puntu vista asturianu, mos averaben, lloñe del folclorismu tópicu y los llugares comunes del costumbrismu clásicu, a esa cultura que xorrez dende la nuesa sociedá y que nun suel tener muncha cabida n’otra prensa.

Les noticies foi lo que mos averó a munchos a la llingua, lo que mos ayudó a da-y un filu de normalidá, frayando cola diglosia qu’un sistema educativu escluyente de lo propiu mos imponía y mos marcaba esa llínia divisoria entre lo qu’ún falaba en casa y lo qu’ún tenía de falar fuera d’ella. El simple fechu de dir al kiosku a mercar cada vienres el diariu servía p’amosar que la llingua taba viva, que la llingua interesaba y que la xente podía usala pa informar y pa informase, con tola normalidá del mundu y ensin complexos. Esi foi el gran méritu, el poder llevar a tolos kioskos d’Asturies la so llingua (o una d’elles, más bien) y tener una opción, piquiñina como’l país, de poder escoyer y de poder se quien a comprender que los complexos d’inferioridá había qu’entamar a quitalos d’enriba.

Cola muerte definitiva de Les Noticies y d’Ambitu, muerre una canal perimportante de difusión y de normalización de la llingua asturiana, poro tamién, palos que mos criamos y concienciamos nesti ámbitu entre finales de los 90 y principios del nuevu sieglu, ye daqué sentimental y simbólicu de lo que queríemos ser y la frustración de pensar que, 15 años dempués, nun tamos meyor, nin igual, tamos peor y ensin espacios que faciliten facer país.

Pa mí, además, desapaecer Les Noticies recuérdame tamién al mi tíu que ya nun ta con nos y del que m’alcordaba cada vegada qu’abría’l periódicu.

Menos caridad, más justicia social

En 1891 el papa León XIII escribía la Rerum Novarum, la primera encíclica con contenido social de la Iglesia católica. Ante el surgimiento de las grandes ciudades al albor de la Revolución Industrial, de la proletarización progresiva de gran parte de las clases populares y de una profundización de las desigualdades, la Iglesia se vió obligada a crear una doctrina social de la que dicha encíclica podría considerarse el punto de partida.

El surgimiento de esta doctrina, que serviría posteriormente para la aparición de grupos y tendencias dentro de la Iglesia católica que comenzaban a analizar y denunciar la injusticia, no fue fruto sino de la necesidad del momento que, ante la evidencia de la injusticia que de modo innato producía el capitalismo, debía también poner coto al socialismo y las ideas revolucionarias, que comenzaban a calar entre las clases populares convirtiéndose en una verdadera amenaza para los estamentos privilegiados, entre ellos, la propia Iglesia.

En este intento de autoprotección y de tímida denuncia, se comenzó a asumir, desde el liberalismo y las burguesías nacionales el concepto de la justicia social y de la caridad cristiana, como un elemento de amortiguación hacia las ideologías de corte revolucionario que predicaban por un nuevo sistema sin injusticia.

Surgió a partir de todo esto la confrontación clásica entre quienes por un lado reivindicaban una caridad que aliviase el sufrimiento del pobre, del desfavorecido, pero sin cuestionar el orden de las cosas, la sociedad de clases o el reparto de la riqueza. Quienes más tenían, como gesto caritativo, unas veces por mero paternalismo, otras por justificación moral y otras por mera apariencia, obsequiaban a los desfavorecidos con una pequeña ayuda que de forma temporal aliviase su situación.

Frente a esto surgirían las ideologías que renegaban de la caridad, de la limosna, para reivindicar la justicia social. Frente a pequeños parches que aliviasen las conciencias de quienes se beneficiaban de la brecha social entre ricos y pobres, surgían las ideas y movimientos que reivindicaban la justicia social, el igualitarismo, cambiar el órden social en definitiva por uno donde no hubiese ricos ni pobres.

A lo largo de las décadas esta dualidad ha permanecido, algunas veces en forma más obvia y otras de manera más soterrada, impregnando a veces incluso a los que antaño reivindicaban la justicia social.

Vemos en la actualidad, quizá imbuídos de un cierto romanticismo cristiano envuelto en laicismo, a partidos políticos que organizan campañas benéficas [1][2][3], caritativas, que ven en la limosna la respuesta a la brecha social cada vez más grande entre quienes lo tienen todo, quienes tenemos poco y quienes no tienen nada. No seré yo quien critique a quienes decidan libremente dar lo que les sobra a quien lo necesite, ni quien cuestione el altruismo o la ayuda desinteresada al que menos tiene. Pero no debemos olvidar que la política no se puede basar en caridad sino en buscar la justicia social, en conseguir que la miseria y la necesidad no tengan que ser suplidas por la buena voluntad y los favores de quienes más tienen.

¿De qué sirve la política si en lugar de buscar una sociedad justa e igualitaria nos resignamos a dar limosna?

Como decía Karl Marx “de cada uno según su capacidad, a cada uno según su necesidad” (Crítica del programa de Gotha, 1875). Ésta debe ser la respuesta desde la izquierda ante la desigualdad.