Las manos no tan limpias de la derecha praviana

La semana pasada rondaba por Pravia el rumor de que el Partido Popular tenía un “bombazo” que se haría público el viernes. Todo el mundo se imaginaba la aparición de alguna factura, algún aval o algo que complicase un poco más el “caso de los parquímetros” gracias al cual las pravianas y pravianos lamentablemente ya llevamos una treintena de páginas en prensa.

El bombazo resultó ser que “Manos Limpias”, el pseudosindicato que sirve de fuerza de choque para la derecha más reaccionaria de este país, se personaba en el “caso de los parquímetros” y denunciaba a Toni, actual alcalde de Pravia, dándole así una vuelta de tuerca más al vodevil que desde mayo sobrevuela la política local.

Desde un primer momento desde Izquierda Xunida de Pravia, donde tengo el honor de ser responsable de organización, tuvimos claro que no nos correspondía a nosotros pedir dimisiones, sino a su organización dilucidar cuál era la mejor solución, tanto para el equipo de gobierno actual, como, sobre todo, para el municipio. Nuestro planteamiento político, al menos en Pravia, es que la política se hace en la calle y en el Ayuntamiento, pero no en los juzgados y no creemos en la judicialización de la política. Debemos de ser un poco ilusos, pero tendemos a creer que la actividad política de cada uno, su actuación ética y el respaldo de las vecinas y vecinos en las urnas son también una buena fórmula para avalar o rechazar actitudes y decisiones.

El problema es que en Pravia siempre tuvimos una derecha cavernaria, de esa que suele guiarse más por glorias pasadas que por un análisis de la realidad social y política, como si la sociología evitase entrar en Pravia y las mentalidades fuesen elementos estáticos. El argumento de “Pravia siempre fue de derechas” se repetía como un mantra para intentar demostrar una especie de justificación divina del porqué el poder debía recaer siempre en la derecha. Quizá con esta bandera en los últimos años se buscase justificar el triple salto mortal de un concejal del PSOE para en un “tamayazo” a la praviana devolverle el poder a la derecha de las facturas de besuguitos al vapor a cargo municipal como publicaba el entonces periódico comarcal “El Narcea” y de los votos perdidos en el extranjero.

Con esta evolución de las derechas pravianas, siempre las mismas, con los mismos apellidos, aunque unas veces vayan con unas siglas y otras veces con otras, pero al final, unidas para intentar perpetuar y conservar el rancio abolengo, no es de extrañar que la fuerza de choque de la extrema derecha estatal, surja ahora en Pravia. O quizá no surje, quizá simplemente haya sectores de la derecha praviana que se quiten de encima el complejo y muestren su verdadera cara. La denuncia de Manos Limpias lo que viene a constatar es que la capa de barniz democrático de la que se cubrió parte de nuestra derecha local es más fina aun de lo que pensábamos y que baste solamente rascar un poco la superficie para que de ella surja el azul mahón de las camisas y sus valores.

Lo que está claro es que desde la izquierda no vamos a jalear a un pseudosindicato cuyo máximo dirigente es Caballero de Honor de la Fundación Francisco Franco, que tiene obsesión contra la izquierda y por la unidad de su España, evidentemente de esa España que ellos quieren, de la retrograda y nostálgica del antiguo régimen.

Los que sentimos, pensamos y vivimos desde la óptica de la izquierda no vamos a aplaudir a quienes desde sus posiciones de extrema derecha nos impiden que se investigue judicialmente los crímenes del franquismo. Por respeto a todas esas familias, entre ellas la mía, que tienen sus muertos en una cuneta y que ya no van a poder obtener justicia por culpa de unos individuos empeñados en forzar la doble muerte de miles de ciudadanos de esa España que tanto quieren: la física, y la del recuerdo.

Evidentemente Toni la cagó, mucho, demasiado. No seré yo quien defienda su gestión, ni la de su equipo de gobierno, primero por su trato despectivo hacia nuestro grupo y segundo porque no apruebo sus medidas ni sus formas. Pero lo que sí que tengo claro, al menos a título individual, es que entre todos los defectos que tiene Toni, que los tiene, como los tenemos todos, no está el ser un amigo de lo ajeno. Está sin duda el quizá haberse confiado demasiado y haberse creído por encima de lo demás, una suerte de bonapartismo, que al final ha conducido a que haya pensado estar encima incluso de su propio partido y, lo que es más grave, de la intervención municipal.

Pero pese a todo, lo que está claro es que no piense nadie que la izquierda praviana, consciente y consecuente, va a subirse a carros con compañeros de viaje de dudosa ética. Desde Izquierda Xunida de Pravia siempre defendimos que hay que repolitizar la sociedad, que frente al discurso del todos son iguales, lo que hay que hacer es ayudar a las vecinas y vecinos a participar de forma más activa en la política y que la política no solo se hace durante 15 días cada cuatro años, sino que cuando de verdad se debe hacer política es fuera de esos 15 días. Por ese motivo nosotros seguiremos explicando y proponiendo nuestras alternativas de izquierda para quienes quieran escucharlas y apoyarlas, pero lo que no vamos a hacer es prostituir la voluntad de las vecinas y vecinos que ya decidieron en las urnas. En 2015 tendrán otra oportunidad de decidir qué consideran mejor para su municipio, pero todas y todos, con su papeleta y sus propuestas, no 5 concejales de la derecha praviana que ante la falta de apoyo social, buscan a la derecha más rancia del estado para que les apoye.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: