Sesión de tarde: «Alois Nebel» (2011)

La animación checa es, desde los años cuarenta del pasado siglo, referencia irrenunciable del cine europeo. Y no es de extrañar que ya entrado nuestro siglo, aparezcan películas de animación como «Alois Nebel» para volver a dejarnos con la boca abierta. Porque si algo nos enseña el cine checo es que nada es lo que parece y, en animación, tampoco van a dejar que los grandes estudios norteamericanos mantengan la hegemonía.

«Alois Nebel» es una película fundamental para cualquier persona interesada en la historia europea y en la historia checa. A través de los flashbacks de su protagonista homónimo nos acercamos a dos eventos de fundamental calado para la historia checoslovaca del siglo XX: la revolución de Terciopelo de 1989 y la expulsión de los alemanes en los Sudetes en 1945.

Con el ferrocarril como eje central y una solitaria estación como escenario principal, vamos recorriendo el frío, la soledad poco ruidosa y los momentos de Alois, que entre tanta sombra, nos aporta una gran dosis de humanidad. Un posible encuentro amoroso y un siniestro personaje con malas intenciones le dan a la historia un toque que nos puede hacer recordar a algunas novelas negras.

La película, ganadora del Premio del Cine Europeo a la mejor película de animación en 2012, está rodada mediante la técnica de rotoscope, es decir, mediante el pintado y coloreado de imágenes reales, lo que facilita una imagen nítida y unos movimientos mucho más realistas que la animación convencional.

Por si la historia y la imagen fuese poco, «Alois Nebel» cuenta con una estupenda banda sonora que ayuda a acompañar una historia ya de por si compleja pero de corte sencillo. Una música que da fuerza a la imagen y que permite a la historia avanzar sin sobresaltos. Destacar especialmente el tema que sirve de cabecera titulado «Půlnoční» (medianoche) de Václav Neckář y que es buen ejemplo del ritmo de esta película.

La película está dirigida por Tomáš Luňák, natural de Zlín, ciudad que alberga, además de la herencia de la familia Bata, uno de los principales festivales de cine de Europa dirigido a público juvenil e infantil. Quizá este hecho ayude a comprender por qué puede ser el artífice de la que es por muchos considerada una de las mejores películas de animación checas de la historia, digna heredera de trabajos como los de Jiri Trnka. El guión corre a cargo de Jaromir99 y Jaroslav Rudiš, autores de la trilogía «Alois Nebel», considerada como la primera novela gráfica moderna de la República Checa.

Título original: Alois Nebel
Dirección: Tomáš Luňák
País de produccción: República Checa-Eslovaquia-Alemania
Productora: Czech Television Negativ Tobogang / Pallas Film.
Año: 2011
Duración: 84 min.

Autor entrada: david

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.