Tenemos las manos vacías, pero las manos son nuestras.

No estamos condenados a elegir entre lo mismo y lo mismo. Tenemos las manos vacías, pero las manos son nuestras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: