Una llingua cada vez más muda

Cuando dexó d’espublizase en papel Les Noticies diome muncha pena por dellos motivos, aunque yera cosciente de que la calidá del selmanariu baxara o que la llínea editorial nun yera mui prósima a la mía, caltenía esi euru selmanal de militancia, anque fuere de mou simbólicu, por meru sofitu al que yera l’únicu mediu n’asturianu qu’ún podía atopar nel kiosku.

Dende que ñació’l selmanariu, a mediaos de los 90, tuvimoslu bien cerca porque yera ún de los periódicos que selmana tres selmana caltenía mi tíu Fran nel chigre y que nun faltaba cada vienres. Primeru pa ver la tira de Neto que mos daba otra visión d’Asturies dende la retranca que tan bien se-y da, llueu por unes columnes d’opinión de lo más variopintu poles que mos pudimos averar a los que sedríen llueu actores culturales, políticos ya institucionales d’esti país. Servíanos, a los asturianos que nun formábemos parte d’esi triangulu ampliau que conformen Xixón, Uviéu y Avilés coles cuenques, p’averanos a les novedaes editoriales, musicales y culturales que, dende un puntu vista asturianu, mos averaben, lloñe del folclorismu tópicu y los llugares comunes del costumbrismu clásicu, a esa cultura que xorrez dende la nuesa sociedá y que nun suel tener muncha cabida n’otra prensa.

Les noticies foi lo que mos averó a munchos a la llingua, lo que mos ayudó a da-y un filu de normalidá, frayando cola diglosia qu’un sistema educativu escluyente de lo propiu mos imponía y mos marcaba esa llínia divisoria entre lo qu’ún falaba en casa y lo qu’ún tenía de falar fuera d’ella. El simple fechu de dir al kiosku a mercar cada vienres el diariu servía p’amosar que la llingua taba viva, que la llingua interesaba y que la xente podía usala pa informar y pa informase, con tola normalidá del mundu y ensin complexos. Esi foi el gran méritu, el poder llevar a tolos kioskos d’Asturies la so llingua (o una d’elles, más bien) y tener una opción, piquiñina como’l país, de poder escoyer y de poder se quien a comprender que los complexos d’inferioridá había qu’entamar a quitalos d’enriba.

Cola muerte definitiva de Les Noticies y d’Ambitu, muerre una canal perimportante de difusión y de normalización de la llingua asturiana, poro tamién, palos que mos criamos y concienciamos nesti ámbitu entre finales de los 90 y principios del nuevu sieglu, ye daqué sentimental y simbólicu de lo que queríemos ser y la frustración de pensar que, 15 años dempués, nun tamos meyor, nin igual, tamos peor y ensin espacios que faciliten facer país.

Pa mí, además, desapaecer Les Noticies recuérdame tamién al mi tíu que ya nun ta con nos y del que m’alcordaba cada vegada qu’abría’l periódicu.

#hayquecontarlo

En las últimas convocatorias de huelga he visto una tendencia por parte de muchas personas de pretender extender el concepto de huelga y paralización total a todos los ámbitos de la vida. Lo respeto, aunque discrepo en uno de los puntos que se suelen usar.

Evidentemente una huelga es un acto político de magnitud, de responsabilidad crítica y una muestra de poder en las calles. Una huelga no es solo la ausencia del trabajo, ni tampoco es solo hacer piquetes informativos. Una huelga es también dejar de consumir, dejar de utilizar los transportes públicos, dejar de usar los servicios públicos e, incluso, muchos plantean una huelga de cuidados, dejando sin realizar tareas domésticas, parando todo lo que incumbe a la vida cotidiana.

Existe una tendencia entre determinados compañeros a llevar al extremo el concepto de huelga, incluso planteando dejar de usar las redes sociales o los medios alternativos las 24 horas que dure la huelga. Lo respeto, pero me parece contraproducente.

En una jornada de lucha intensiva como una huelga general es imprescindible el uso de las nuevas tecnologías, en especial en estos momentos en los que los smartphones o teléfonos inteligentes y las redes sociales ayudan a abrir fisuras en estos tiempos de difícil acceso a los medios de comunicación de masas. Tomar imágenes ayuda a difundir el número real de manifestantes, que nunca será reproducido por los grandes medios, que la tratarán según los intereses circunstanciales de su grupo. También ayuda a grabar abusos y agresiones de la policia y poder luego demostrar cómo actúan quienes teóricamente están para protegernos. Y lo que es más importante, sirve para coordinar las luchas, para darles difusión y para que todo el mundo, esté donde esté, tenga información real, accesible y de primera mano para hacese una idea de lo que sucedió ese día.

A este respecto planteó un debate interesante Eldiario.es donde preguntaba a sus lectores cuál debía ser la postura más correcta, si secundar la huelga al 100% y no publicar nada, o establecer unos servicios mínimos, informando única y exclusivamente de la huelga.

Al menos en mi caso, mañana no consumiré, no trabajaré y no usaré servicios públicos, pero tendré bien cargada la batería del teléfono para, como en la anteriores convocatorias, poder dejar testimonio de lo que fue la huelga. En la era de la información, no se puede prescindir del único espacio realmente libre que nos queda como es Internet. Por primera vez en la Historia, existe un medio para comunicarse de manera universal, al alcance de todo el mundo y sin censuras, usémoslo, nos guste o no, es la herramienta más potente que tenemos en el siglo XXI para difundir ideas e información.

Presentación de “Villafría 1934. Luz en la memoria”

Esta mañana estuvimos en Villafría (Uviéu/Oviedo) presentando nuestro libro “Villafría 1934. Luz en la memoria” en un acto muy emotivo donde tuvimos el honor de contar con la presencia de algunos de los familiares de las víctimas de aquella matanza que un 13 de octubre de 1934 segó las vidas de 32 personas a manos de los regulares.

Tuve el honor de presentar el acto, aquí os dejo unas breves palabras que pronuncié.

Buenos días a todas y todos, soy David Fernández, autor junto a Rubén García Riesgo, Arantza Margolles Beran y Julio César Iglesias de esta obra que sacamos hoy a la luz.

Queremos iniciar este acto agradeciendo vuestra presencia aquí a unas horas tan intempestivas y con una climatología que no acompaña. Queremos, en primer lugar, daros las gracias a todas y todos por vuestra asistencia, pero en especial a los familiares que hoy nos acompañan y con los que hemos tenido el placer de conversar y reconstruir, pieza a pieza, este trozo olvidado de la memoria de Oviedo y de Asturias.

Decía Saramago:

“somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos. Sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir”.

En eso coincidimos, en ambas afirmaciones: porque la memoria que tenemos es lo que somos y por eso es tan importante el reconocimiento y la investigación rigurosa de todo lo que colectivamente nos ha hecho ser lo que somos, como conjunto, como sociedad. También somos la responsabilidad que asumimos, y aquí me quiero parar un poco más, porque como historiadores debemos reivindicar nuestra responsabilidad en esta tarea. La memoria es débil, frágil, incluso desagradecida con el paso del tiempo. Nuestra tarea es recopilar, ordenar e hilvanar ese fino hilo que une el pasado con el presente, transformando los recuerdos en palabras de la forma más objetiva posible. Sin embargo, ser objetivos no significa ser neutrales, por tanto no podemos escapar de la responsabilidad de transmitir no solo los hechos, los datos, las fechas, sino también el sufrimiento que causaron unos hechos que no por pasados son menos dolorosos. ¿Cómo pretender hacer pasar página a los supervivientes de una tragedia como esta que aquí contamos y que su dolor se tape con el cruel manto del olvido? ¿Cómo pretender que la memoria sea selectiva y restrictiva, con paréntesis y velos de amnesia?

Nuestro compromiso, como ciudadanos primero y como historiadores, es dar voz a nuestro pasado, reconstruirlo y hacerlo llegar a nuestros días, para no olvidar, porque una sociedad democrática no se puede construir sobre los cimientos del olvido. Sin memoria no hay justicia, pero para tenerla también hay que tener memoria de la injusticia.

La Nueva España, edición Oviedo – 27/10/2012

En este acto no solo queremos presentar esta obra histórica, sino también rendir un sentido homenaje a esas 32 víctimas que perdieron la vida otro octubre de hace 78 años, que fueron víctimas de una represión desmedida y de una violencia tan extrema que, tantos años después, sigue produciendo el mismo sentimiento que las crónicas que allá por enero de 1936, pasada la censura, empezaban a escandalizar a toda España.

Autores, de izq. a dcha: Rubén García Riesgo, Arantza Margolles Beran, Julio César Iglesias Rodríguez y David Fernández González

Intervención de Arantza Margolles, coautora:

La del 13 de octubre de 1934 fue una mañana muy parecida a ésta. El cielo, encapotado y gris, parecía predecir la tragedia. Pero la pequeña Laura tenía once años, y con once años uno no aprecia la escala de grises. Todo es luminoso, con color, porque hay toda una vida por delante de uno. Pensándolo así, fue una fortuna que Laura no supiera aquella mañana que iba a morir aquel mismo día.

Laura era la pequeña de los siete hijos de Domingo Franco y Carmen Corral, residentes en el número 2 de Villafría. Aquel 13 de octubre la sacaron, junto al resto de su familia, fusil en mano, de su casa, y no pudo hacer nada cuando oyó, a lo lejos, los tiros que estaban acabando con la vida de su padre y de José Valle, un empresario muy de posibles, muy cuidado de Dios. Muy de derechas, en definitiva. Muy poco sospechoso de pertenecer a un movimiento revolucionario del que poco o nada se sabía en Villafría más allá de los trapos blancos que colgaban de las ventanas en señal de neutralidad.

Laura oyó también los gritos de su hermana Argentina implorando caridad por su padre. Nunca llegó a saber que ella, Argentina, y otra de sus hermanas, Benjamina, pudieron salvarse por esconderse entre unos sacos de virutas, bajo la escalera. Imposible para ella que la Benja le contase cómo se derramaba la sangre de su casero Casimiro Álvarez por los escalones. No lo pudo saber jamás porque a Laura, como a Vicente Secades, el yerno de Casimiro, como a Germán Bárcena y su esposa Josefa, como al hermano de ésta, Celso, le pegaron un tiro mortal. Un tiro, como también a su padre Domingo, como a su madre Carmen y como a sus hermanos Manuel, y Luis, y Emiliano, y Rosario, y a ella misma, niña aún, a ella misma que, de habérselo preguntado, probablemente no hubiera sabido definir qué era o qué dejaba de ser la palabra “política”.

Entre todos los cadáveres de las casas 1 y 2 se encontraron, también fusilado, a Francisco el pescadero, que vivía un poco más allá, en el número 3. Mientras Francisco era asesinado a tiros, y mientras lo era también su padre Francisco, su madre se encontraba guisando gallinas para los matadores: de no haberlo hecho, ella también hubiera engrosado la larga lista de víctimas mortales de Villafría.  Porque en la casa 3 también mataron a Ramón, a Rodolfo, a Amadeo y a Belarmino, los familiares políticos de la hermana de Francisco que, irónicamente, salvó su vida gracias al ejército que guardaba estrecha vigilancia a la entrada del barrio. No la dejaron pasar. Sólo al día siguiente supo que sus familiares habían sido pasados por las armas.

Desgraciadamente, este cuento macabro no termina aquí. Y debemos de seguir contándolo, debemos de seguir pronunciando nombres. Los de la casa 4, por ejemplo: Rufino Rimada, que pagó con su vida el enfrentarse a los soldados que, de un tiro y por mero placer,  habían entrado en casa matando el bien más preciado de la familia: un hermoso gocho listo ya para matar, por supuesto, de formas más ortodoxas. Hemos de mencionar también a su suegro, Adolfo Secades, cuyo delito fue abrir la puerta a los soldados que, nada más hacerlo, le pegaron un tiro, y a sus cuñados, Manolo y José Secades. A Ricardo Álvarez y a sus hijos Avelino y Ovidio, que huían del caos que se había desatado en Fozaneldi buscando refugio en Villafría.

Llegamos ya al final. Llegamos ya a este mismo lugar, a este paraje hoy tranquilo que es la fuente’l Cañu. Aquí, con el puño en alto “para dar ejemplo” fusilaron a los hermanos Jesús, José y Antonio Carriles, a Manuel Fernández y a Lolín Alvarez. Ninguno de ellos había levantado el puño antes, en su vida.

De la injusta e intolerable represión sin sentido que se hizo en Villafría, queda por fin testimonio documentado. Hemos tardado setenta y ocho años en hacerlo. Hasta ahora no existía ningún listado de las víctimas de Villafría, ni un número exacto, ni ningún análisis comparado de lo publicado desde entonces hasta ahora por unos y por otros. Hemos tardado setenta y ocho años y esperamos haber dado cuenta, porque ya era hora de hacerlo, de lo que pasó en Villafría. Sólo una cosa se nos ha quedado en el tintero. Es la más importante pero, tristemente, la más difícil de responder: ¿qué hicieron las treinta y dos víctimas de Villafría para merecer su muerte? ¿qué delito mortal cometió la pequeña Laura Franco Corral como para justificar su asesinato? Lamentablemente, nunca podremos contestar a esa pregunta, ni hoy, ni dentro de otros setenta y ocho años, porque es una pregunta que, definitivamente, no tiene respuesta posible.

Lo que no podemos olvidar es que las víctimas de aquella violencia no fueron solo las 32 personas asesinadas en Villafría, sino también sus viudas y sus hijos, que vieron una vida marcada por la ausencia y por la peor represión de todas: la del olvido.

Va a tomar ahora la palabra Teresa Secades, nieta de Adolfo Secades y sobrina de Manolo y José Secades García y de Rufino Rimada. Teresa, la voz que durante muchas décadas peleó porque se recuperase la memoria de quienes perdieron su vida aquí, no podía faltar en este acto por su lucidez, por su compromiso y por haber sido, durante tantos años un referente en la reivindicación de la recuperación de la memoria de esta ciudad. Os dejo con ella.

[…]

Para concluir, nos gustaría agradeceros la presencia a todas y todos pese al mal tiempo que nos acompaña. Queremos agradecer a la Fundación la Izquierda d’Asturies su apoyo incondicional en la edición de esta obra, apoyo sin el cual no hubiera podido ver la luz un trabajo impreso de estas características dada la tempestad económica en la que la cultura y la Memoria son víctimas de sus vaivenes. En este apartado queremos hacer una mención especial a Víctor Picallo, que pese a sus broncas y llamadas, ha sido el mejor editor que podríamos haber tenido. Queremos mostrar también nuestro agradecimiento a Izquierda Unida por el apoyo mostrado y por habernos facilitado medios para realizar este trabajo. Pero, si a alguien debemos el mayor agradecimiento es a Teresa Secades, a Ángel Rodríguez Franco, a Soledad Rábade García, a Pilar Barredo Solís y a Xesús Nel García Álvarez, a todos ellos, por habernos aportado sus testimonios y ayudado a encajar todas las piezas que faltaban para la reconstrucción de esta historia. Sin ellos, esto no hubiera sido posible.

Muchas gracias.

Parte del público asistente, familiares de las víctimas y amigos. (Foto: El Comercio)

Entrevista realizada a Arantza Margolles y David Fernández en el programa “Noche tras noche” de la RPA con motivo de la presentación del libro:

Sesión de tarde: “Český sen” (2004)

Cuando en 2011 visité la República Checa, me inundó una sensación de desasosiego, de bombardeo comercial, de un lugar que habiendo sido el gran laboratorio del socialismo -primero con rostro humano y luego del burocrático y deshumanizado- se hundía en una vorágine y orgía consumista mal digerida.

Los Kentucky Fried Chicken, McDonald’s, casinos, cabarets o absenterías inundan la capital que vió fluir las letras de Ota Pavel, el tormento de Kafka o esos adoquines testigos de la titánica labor de humanizar un régimen que apretaba con puño de acero y había olvidado la idea de tomar el cielo por asalto.

Eso es lo que vemos reflejado en esta película, un falso documental, que pone en pie un experimento sociológico impresionante: demostrar al espectador la capacidad de los medios de comunicación y de la publicidad de hacer crear a un pueblo la necesidad de consumir.

La pelicula está realizada por Vít Klusák y Filip Remunda, dos estudiantes de cine de Praga, que pretenden demostrar lo ridículo que en ocasiones es el ser humano y de ese embudo que utiliza el capitalismo para convencer a los pueblos de consumir y ansiar cosas que realmente no necesitan.

Los dos directores crearon un multitudinario experimento sociológico basado en una mentira: la apertura de “Český sen” (Sueño checo), un nuevo centro comercial gigantesco con precios ridículos. Para ello se sirvieron de una campaña publicitaria muy elaborada, que inundó Praga de vallas publicitarias, panfletos, carteles, anuncios en televisión y radio y en la prensa. Una campaña poco convencional que, con eslóganes como “No queremos que compres aquí” o “No gastes dinero”, crearon entre los praguenses la necesidad imperiosa de acudir a su inauguración.

El día de su inauguración, ante el supermercado, 4.000 checos se agolpaban por la mera necesidad de estar allí. En su lugar solo construyeron la fachada. Por detrás no había nada, como una irónica tramoya de los sueños rotos que provocó la entrada en un sistema que no era tan justo como parecía, al que no se supieron adaptar del todo por llegar todo tan rápido y estando ya al borde de un nuevo cambio que revolvía a la convulsa sociedad checa: la entrada del país en la Unión Europea.

Este falso documental es una dura crítica a la creciente búsqueda de la felicidad a través del consumismo en la época post-comunista pero, en definitiva, es una crítica en conjunto a un sistema económico que solo busca crear falsas necesidades y en el que, desgraciadamente, todos acabamos, en un momento u otro, cayendo.

Título original: Český Sen (“El Sueño Checo” en castellano).
Dirección: Vít Klusák y Filip Remunda
País de produccción: República Checa
Productora: Czech Television/ FAMU/ Hypermarket Film/ Studio Mirage.
Año: 2004
Duración: 86 min.

Se apaga una voz

Aunque no lo parezca, en estos tiempos, las noticias que a uno le interesan no son tanto la prima de riesgo, la geopolítica de Oriente Medio o el nuevo caso de corrupción destapado a cientos de kilómetros de tu casa. Lo que a uno le interesa, lo que uno primero lee, es lo que ocurre al lado de su casa, en su municipio o dos municipios más allá.

Siempre defendí la necesidad, ahora que la tecnología lo permite, de que se impulsasen los medios digitales de proximidad porque los medios de comunicación tradicionales, por motivos obvios, no pueden dar espacio a todas las noticias. Cuando hace ya un tiempo apareció “La Voz del Bajo Nalón” me encantó, me puse muy contento de que alguien compartiese conmigo la necesidad de dotar de medios de información que, aunque modestos, nos acercasen las noticias de nuestro entorno de una manera directa y no solo que compartiese esa necesidad, sino que tuviese la valentía que otros, viendo esa carencia, no teníamos.

A lo largo de todo este tiempo pude leer y oír muchas críticas hacia ese medio digital (aunque siempre más los elogios), la mayoría de ellas a mi juicio injustas. Se le acusaba, sobre todo, de no poner con nombres y apellidos quién gestionaba la página y eso quizá es para mí el mayor valor, porque realmente es lo que la gente quería, una excusa, un nombre sobre el que cargar y acusar de partidismo o de amiguismo a unos u otros. El hombre es un lobo para el hombre.

Para mí siempre demostró respeto, compartiendo las noticias con su respectiva fuente y ayudándonos a estar más al tanto de nuestra comarca. Siempre hubo espacio para todos aquellos que quisieron participar y eso en los tiempos que corren no es cosa fácil. Desde las fiestas de toda la comarca, hasta los comunicados y opiniones de todo aquel partido político, asociación o colectivo que tenía algo que decir y quería compartirlo. En el caso de Izquierda Unida, donde milito, el trato que se nos dió siempre fue exquisito, haciéndose eco de todo lo que les hicimos llegar y consideraban que podía tener interés y haciéndose eco también de las réplicas que otros nos hacían. En ese sentido, no podemos sino agradecer el respeto mostrado y el buen trato recibido siempre.

Por desgracia, esta voz que era de todos, se apagará seguramente a finales de este mes, llevándose consigo ese pequeño espacio de internet que cada día nos recolectaba de manera desinteresada y con mimo todo lo que sucedía en nuestro entorno. Algunos se alegran, mejor relegar Pravia a un cuadrín esporádico en algún medio de índole autonómico a consentir un medio modesto donde todo el mundo tenía cabida.

"Parada" (2011)

Sesión de tarde: “Parada” (2011)

Ser homosexual es aún a día de hoy un reto de supervivencia social y una lucha diaria y más en países donde la homofobia está tan institucionalizada que ni las fuerzas de seguridad del Estado se preocupan de proteger el derecho de libre manifestación del colectivo LGTB y evitar las agresiones de la extrema derecha.

Si a todo esto añadimos un escenario que sigue recuperándose de una guerra con tantos componentes étnicos y nacionales como la que sacudió los Balcanes en los años 90, ser homosexual y demostrarlo abiertamente es un reto aún mayor si cabe.

En “Parada”, una película serbia dirigida por Srdjan Dragojevic, se nos presenta el cuadro completo. Un héroe de guerra serbio, violento, intolerante y con un culto a las armas y a su pasado bélico, una suerte de mercenario de pacotilla o pequeño delincuente, es contratado a regañadientes para proteger la marcha del Orgullo Gay en Belgrado. Ante el rechazo de sus compinches serbios a ayudarle porque no quieren ser relacionados con homosexuales, tiene una disparatada idea: recorrer los Balcanes en busca de sus ex-enemigos de guerra: un bosnio llamado Halil, el croata Roko y un traficante de drogas de poca monta albano-kosovar llamado Azem. Juntos emprenderán la tarea de proteger la manifestación por los derechos del colectivo LGTB entre dudas y miedo, sabiendo que los grupos neonazis que amenazan la marcha serán mucho mayores en número. Quizá, pese a todo, aprendan algo por el camino.

La película es muy bienintencionada, con buenas dósis de humor y, sobre todo, es una gran forma de acercarse a la homofobia latente incluso en el ámbito institucional en muchos países de la UE. Los personajes, quizá un poco sobredimensionados y tópicos, nos acercan a una realidad compleja llena de heridas sin cerrar, en la que los que fueron enemigos guardan una especie de respeto y amor mutuo, fruto de ser ya meros actores del pasado. La película sirve para mostrar las dos serbias, la de quienes sufren la discriminación y la de quienes imponen el miedo y la intolerancia con total impunidad. Que esta película, con todos sus fallos, sirva para ayudar a que los primeros le ganen la batalla a los segundos.

Título: “Parada” (The Parade)
Año: 2011
Duración: 125 minutos
Director: Srdjan Dragojevic
Nacionalidad: Serbia
Coproducción: Serbia-Alemania-Hungría-Eslovenia-Croacia
Reparto: Nikola Kojo, Milos Samolov, Hristina Popovic, Goran Jevtic, Goran Navojec, Dejan Acimovic, Toni Mihajlovski, Natasa Markovic, Mladen Andrejevic, Relja Popovic

Teatro: “Ni con el pétalo de una rosa”

Esta tarde tocó acercarse al Filarmónica para una sesión de teatro de esas que sorprenden. De la mano de las amigas de Milenta muyeres, colectivo feminista que nos trae y nos acerca y denuncia la situación de la mujer ya sea en algún rincón del planeta a miles de kilómetros o a escasos metros de la puerta de nuestra casa.

La obra en cuestión se titula “Ni con el pétalo de una rosa”, expresión colombiana que nos advierte de cómo no se debe pegar a una mujer. Es una obra en apariencia sencilla por su puesta en escena y por desarrollarse con solamente cuatro actores, pero a pesar de la aparente sencillez sobrecoge por el realismo con el que nos introduce en lo cotidiano del maltrato. A conseguir este ambiente ayuda sobre todo el acompañamiento musical en directo, sobre todo consiguiendo transmitir con el violín la angustia del niño que llora entre ese ambiente.

La interpretación corre a cargo de Arantxa Aranguren, Luciana Drago, Rafael Rojas y Nieve de Medina, ésta última que firma y protagoniza la obra, es conocida por su nominación por su nominación al Goya por su papel en Los lunes al sol.

Sin duda una obra que nos acerca al drama de la violencia de género, al silencio que lo rodea y, sobre todo, a que todas las historias rotas por esta lacra son distintas pero iguales.

Hace tiempo que mis lápices engordan de historias,cuando bajo a la compra entre la calderilla del monedero se mueven palabras, entre la ropa de planchar me encuentro folios blancos que no sé qué me quieren contar, los cajones hacen ruidos; los abro y donde creo que había montones de trastos viejos hay personajes que conozco…algunas veces cierro asustada.
Todo me ha estado rondando desde hace algún tiempo. La cobardía también. Estaba bien alimentada de miedo, para que yo no me lanzase acolorear de risa o de llanto el fondo de una caja oscura.
Soy una mujer que quiere contar no sólo lo que otros contaron sino lo que le llama a las puertas de su alma. A lo mejor una mujer se encuentra en otra y otra en otra como si deshojáramos una rosa, a lo mejor una mujer viene a verme y me cuenta algo que yo ya sé. Y nos sonreímos. Con un poco de suerte es una manera de estar menos solas, de seguir aquí, diciendo adiós al pasado y pensando que el futuro es sólo vivir el presente.

Nieve de Medina

 

 

Disco del mes. “The Village Green Preservation Society” de The Kinks (1968)

Acaba de caer en mis manos una edición en vinilo de este clásico del pop como regalo de cumpleaños de mi compañera (ella sí que me conoce) y como es natural, no he podido resistirme a hacer de este disco mi reseña de disco del mes.

Si The Kinks son un grupo coronado al olimpo del pop británico, “The Village Green Preservation Society” es su Biblia. Una obra rotunda y cerrada, que da forma al primer disco de corte conceptual de los Kinks.

Este album, embuído de un espíritu “ecológico”, fue ninguneado por la PYE records y tuvo que esquivar todo tipo de obstáculos para ver la luz. Aún así, le tocó competir con el White Album de The Beatles, lo que supuso que ni las revistas musicales ni prácticamente el público prestasen atención por esta obra, que ha sabido envejecer muy bien y es hoy considerado uno de los mejores LP del grupo.

Recomendado escuchar: “Picture book”, “Johny Thunder”, “The Village Green Preservation Society”, “Starstruck” o “Animal Farm” que será la esencia del propio LP.

Jorge Semprún se despide de ustedes

Ha fallecido Jorge Semprún y con él se va gran parte de la memoria viva de la izquierda española y de la cultura. El exilio, su lucha en la resistencia francesa como otros miles de republicanos, su militancia clandestina en el PCE hasta su expulsión y su etapa de Ministro de Cultura con Felipe González, atestiguan que estamos ante un hombre del siglo XX, fundamental para entender el devenir de España y de Europa.

Su paso por el campo de concentración de Buchenwald, convirtiéndolo en otro de esos miles de “spaniard” que sufrieron el horror nazi, dejaron una huella tan profunda, que recorrió su obra de cabo a rabo. Porque, entre otras cosas, Semprún fue un hombre de su tiempo, que supo criticar y denunciar los crímenes del hombre contra el hombre.

A su pluma debemos grandes obras como El largo viaje (1963) o La segunda muerte de Ramón Mercader (1969), pero sobre todo, sus imprescindibles obras autobiográficas que toman de título su seudónimo en la clandestinidad como son Autobiografía de Federico Sánchez (1977) y Federico Sánchez se despide de ustedes (1993), ésta última en la que se despacha contra el felipismo y la corrupción de los hermanos Guerra.

Su faceta literaria también se vió reflejada en el cine, firmando guiones para algunos de los principales directores europeos de la segunda mitad del siglo XX. A él debemos los guiones de obras fundamentales del cine político de Costa-Gavras como Z (1969), Section sSpéciale (1975) y La confesión (1970), de la que ya he hablado en este blog.

Sin duda una gran pérdida para la cultura europea, pero sobre todo para la izquierda. Como despedida, unos versos que sirven de introducción a La confesión y que podrían tomarse como un resumen de las vivencias de este luchador:

Malos recuerdos,
sed no obstante bienvenidos…
sois mi lejana juventud…

Entrevista relacionada: “¿Qué haces con el olor a carne quemada?” (19/08/2000)

Disco del mes. “Art Gallery” de The Artwoods (1966).

 

Abro una nueva sección en el blog dedicada a la música, una de mis principales pasiones, que no solo de política vive el hombre. La sección “Disco del mes”, como su propio nombe indica, es una sugerencia muy personal de un disco que a mi me resulte interesante. Cabe decir que por gustos musicales del que escribe, raro será que salga de unos determinados parámetros.

Para este primer post he elegido “Art Gallery”, una pequeña joya de The Artwoods editada en 1966.  El disco en conjunto es plenamente recomendable, pero recomiendo prestar especial atención a “Keep Lookin'”, “Can you Hear Me”, “Goodbye Sisters”, “I Feel Good”, “Our Man Flint”, “Walk On The Wild Side”, “Don’t Cry No More”, “What Shall I Do” y “Brother Can You Spare A Dime”.

Huída hacia adelante

El Estado español ha tenido presidentes funestos a lo largo de estos 35 años de presupuesta democracia. Personajes siniestros, dogmáticos, de oscuras prácticas o de inutilidad manifiesta. Pero de todos, el presidente Zapatero va a pasar a la historia por ser uno de los más patanes e ideológicamente inútiles de nuestros políticos. Una persona incapaz de hilvanar un discurso coherente, aunque sea bajo su coherencia y, sobre todo, una persona alejada absolutamente de la realidad, que perdió el pulso de la calle y de la sociedad.El gobierno de Zapatero ha sido el gobierno antisocial por excelencia digno continuador de Felipe y de Aznar, hasta tal punto que las pocas cosas que realmente había hecho bien fueron las primeras que eliminó demostrando así su real apuesta por temas como la igualdad, la protección de los más desfavorecidos, de las personas dependientes, de los parados… En su haber, el record de contradicciones en tan poco tiempo más abrumador de las últimas décadas.

Aun así hay que reconocer que es un gobierno fuerte, tajante, radical. Un gobierno capaz de mantenerse firme, tozudo y respondón. El problema es que esa firmeza solo la manifiestan hacia los débiles y no hacia los poderosos. La fortaleza, el radicalismo, la firmeza y la tozudez es contra los pensionistas, contra los parados, contra los jóvenes estudiantes y trabajadores, contra las personas dependientes, contra los inmigrantes, contra los empleados públicos o contra las mujeres. Su débilidad ante los bancos, ante los mercados financieros, los gobiernos neocon y los grandes lobbys nos denotan que se trata de un gobierno de socialismo disléxico, incapaz de reconocer cuál es su electorado y cuáles son sus intereses. Quizá, ese sea el problema, que tiene muy claros sus intereses pero no tanto su electorado.

Cuando se habla del PPSOE no es una cuestión baladí, ni es un suceso autóctono de nuestro Estado, es la simple y llana aplicación práctica del modelo bipartidista más rancio, casposo y chabacano. Cuando en 1892 el United States Magazine proponía la creación de dos partidos que teóricamente se diferenciasen para así entretener al pueblo posicionándose con uno u otro y así no mirar lo que realmente hacían los bancos, no era sino el preludio de lo que es la política norteamericana y que tan bien han sabido implantar en nuestro Estado. A ello también ayudó la fundación Friedrich Ebert del SPD alemán, que además de su financiación ilegal al PSOE supo darle la clave cuando tocó redactar la ley electoral: fijar la línea de corte representativa en el 5% del voto. La implantación de facto de este sistema, amparada en una Ley Electoral que justifica un funcionamiento turnista en el que se anulan cualquier tipo de alternativas políticas de ámbito estatal refuerza la necesidad de diluir poco a poco el discurso en una suerte de pupurri con algún tinte social y, sobre todo, en una batalla basada en marketing y subordinación de los medios de comunicación a los intereses de los dos grandes partidos cuyo ideario no difiere sustancialmente.

Para todo eso la clave está en conseguir una total subordinación de la opinión pública a las riñas de supuesto tinte ideológico de los dos grandes partidos, pero evitando siempre que se desborde hacia protestas mayores y, sobre todo, un control absoluto de la disidencia política o del simple cuestionamiento del modelo. Precisamente por esto no es descabellado ver como ambos partidos coinciden a la hora de legislar desde la ilegalización de partidos cuyos planteamientos desbordan por completo la base estructural y de debate del propio sistema, hasta intentar elaborar una ley de mordaza que evite la difusión de la disidencia.

La privatización de las televisiones y en especial la reforma del gobierno de Zapatero referente a la TDT propicia que los medios de comunicación no supongan un problema real ni al Estado, ni a los dos grandes partidos. Tal es el punto que ni siquiera los cables de Wikileaks han salido completamente en prensa ni se les ha dado la cobertura que han recibido en otros países. Los medios viven amordazados y a ellos no se les teme. A lo que se teme es a las conciencias y para ellas no es tan fácil como repartir emisoras a amigos afines, sino que pasa por legislar específicamente e imponer condenas a quien ose replantearse el propio equilibrio social y político. Ese es el verdadero espíritu de la Ley Sinde y eso es lo realmente preocupante.

El gobierno es consciente de que cerrar webs con contenidos sujetos a derechos de autor no sirve de nada, porque en dos meses aparecerá otro método más eficiente y complejo de intercambio de archivos o si no observemos la evolución de los sistemas de descargas desde que la industria cerró Napster. El debate no es ese, sino la incapacidad de una industria de adaptarse a un nuevo modelo económico. ¿Se creen que con multas o cierre de webs en el país de los casi cinco millones de parados se incrementarán las entradas a 7 euros para ir al cine? ¿o con casi cinco millones de parados aumentarán las ventas de discos a 18 euros? No, el verdadero asunto es abrir la puerta a poder cerrar por ley cualquier web que sea molesta o infrinja en determinado momento lo que el gobierno de turno determine como ilegal o pernicioso. Muchos dicen que nunca se censurarán los contenidos de la red, pero no quisiera recordar lo ocurrido con la web de Batasuna a la que se bloqueó el acceso a este lado de los Pirineos al más estilo chino o el cierre de medios de comunicación tradicionales que resultaban en su medida molestos como pudieron ser TeleAsturias o el diario Egunkaria en Euskal Herria.

Afortunadamente ha habido una contestación popular a esta proposición de ley, ampliamente criticada hasta desde sus filas y ha supuesto un revulsivo a que los partidos CIU y PNV no apoyasen tal medida. No nos equivoquemos tampoco y creamos que en ellos está el espíritu defensor de la neutralidad en la red y del respeto a la libertad de expresión de los ciudadanos en la red, esto ha sido simple miedo a las consecuencias electorales, quizá alentado por los ataques continuos a sus webs durante toda la jornada de ayer que demostró que no son cuatro locos los que se oponen a esto. De hecho tras el rechazo de CIU el PSOE ha sacado el armamento para “convencer” al PNV de que los apoyase, garantizandoles entrada en la CMT, CNE y prorogándoles la cocesión de Petronor, todo al más puro estilo de “Su distinguida señoría” de Eddy Murphy. La industria por su parte ha protestado, sobre todo en boca de músicos como Alejandro Sanz, que desde Miami, sin pagar un mísero impuesto en su querida patria se atreve a aducir la cobardía de nuestros políticos. A lo que le doy la razón, nuestros políticos son la inmensa mayoría unos cobardes que se someten a los mercados y olvida por quién están puestos ahí. Quizá por ese motivo tanta gente nos identifiquemos con la causa de Anonymous, de recuperar la soberanía que estos sátrapas nos han robado.

La actitud de este gobierno es suicida, kamikaze, una huída hacia adelante que da miedo pensar a dónde nos puede llevar. Lo que está claro es que quienes vamos a perder vamos a ser los de siempre. Al menos hoy, los amantes de la libertad, tenemos un motivo para alegrarnos.

Sesión de tarde: R.A.F. Fracción del Ejército Rojo (2008)

El cine alemán siempre ha sido uno de los mejores acicates de creatividad europea. Desde las pequeñas joyas del cine expresionista producidas durante el periódo de Weimar hasta la refinada técnica de Leni Riefenstahl (heredada de su carrera como actriz en el periodo anterior), sin duda Alemania ha sido siempre un punto de referencia para la cinematografía europea. Básicamente porque abordar la historia del cine alemán es básicamente sumergirse en una intrahistoria del cine. Bajo sus focos se ha desarrollado el séptimo arte con un acento propio y unas necesidades concretas. Expresionismo, propaganda, historia, el cine como intento de comprensión y análisis de su propia historia lo que ha generado que sus películas sirvan para el debate y la catarsis colectiva abordando temas controvertidos de su historia, desde el nazismo, a la II Guerra Mundial, la Caída del Muro de Berlín o el choque social que supuso la reunificación.

Y es que el cine alemán está dando mucho de qué hablar en los últimos años y no es para menos. Películas como “Good Bye Lenin!”, “Los edukadores”, “La vida de los otros” o “El Hundimiento” atestiguan la buena salud del cine alemán. Y es precisamente del director de ésta última de quién nos llegó este año a España “RAF: Fracción del Ejército Rojo” (Der Baader Meinhof komplex), una más que interesante película que aborda, con ese estilo propio de Uli Edel heredado de sus producciones para televisión de más que dudosa calidad, uno de los temas más espinosos de la Historia reciente de Alemania como es la aparición de la RAF.  Lejos de llegar al nivel de “El Hundimiento”, pero generando la misma o mayor polémica por su contenido, esta película es un intento más que meritorio de abordar el tema de lo que unos llaman terrorismo, otros llaman lucha armada revolucionaria. Y es que sí, en la Alemania de los 70, e incluso en la Alemania de hoy en día, la opinión sobre RAF siempre fue un fenómeno que levantaba pasiones contradictorias. Continue Reading