Hasta siempre, Eduardo

Hay noticias que no por esperadas resultan menos dolorosas y es que perder compañeros es algo a lo que nadie se acostumbra. El pasado 27 de julio se nos iba Eduardo, “Papi” para los amigos.

Me fuí a Europa en julio, sabiendo que su estado de salud estaba peor, que los médicos ya no daban esperanzas. Me fuí con la esperanza de poder volver a verlo a la vuelta y meterle un poco de cizaña con su Barça del alma. No pudo ser, la noticia me pilló a casi 2000 kilómetros y necesité volver y tomar un tiempo para poder dedicarle a Eduardo las palabras que se merecía.

Todos sabíamos de su enfermedad que llevaba con un encomiable sentido del humor. Cada acto, cada evento, siempre lo remataba con un “yo al siguiente no llego”. Le reñíamos, que se dejase de tonterías, que la vida era cosa de pelear. Al final, por desgracia, cuando haces ese tipo de premonición, tarde o temprano, termina por cumplirse.

Se fue. Deja viuda, unos buenos hijos y compañeras y compañeros. Deja un enorme hueco difícil de llenar.

También deja un perro por el que sentía auténtica devoción. Quizá sea eso, el amor por su pastor alemán, buen reflejo de un buen carácter. Suelo pensar que quienes aman a los animales son quienes más grande tienen el corazón. Y de eso Eduardo iba sobrado.

¡Hasta siempre amigo!

Graves sucesos

No conocía apenas a Tino. Quizá un recuerdo borroso de mis años en Juventudes Socialistas, aunque ni siquiera estoy seguro y a lo más que llegué a cruzar palabras con él fue durante algunas de las últimas citas electorales en las que coincidimos como interventores en la misma mesa. A fin de cuentas, en un sitio tan pequeño como Pravia, eso es como no conocer a la otra persona. A Felicidade, la víctima mortal, no le sabría poner cara y a María, la agredida, la conozco de vista, como a cualquier vecina o vecino.

Desconozco si Tino era buena persona o no, desconozco si era tan normal como dicen algunos de sus conocidos o si son ciertos los rumores que ayer recorrían la villa sobre un caracter oculto que desvelaban otros. Ni siquiera sé si era de los que saludaban en el portal o era taciturno. Lo desconozco, tampoco viene al caso. Lo único que sé a ciencia cierta es que el domingo por motivos aún por aclarar intentó acabar con la vida de María y poco después acabó con la suya no sin antes llevarse la de su esposa. Esos son los hechos, desgraciadamente tan comunes que, salvo para conocidos, familiares y vecinos, probablemente forme hoy ya parte de las estadísticas de la lacra de la violencia de género.

Por desgracia este fin de semana Pravia entró en las estadísticas al tener la primera víctima mortal de la violencia de género en Asturies en 2015. Maldito honor.

Ayer nos concentramos un nutrido grupo de pravianas y pravianos para condenar estos hechos. Allí estábamos concejales, representantes institucionales varios, militantes de partidos, vecinas y vecinos en general y mucha prensa. Sobre todo mucha prensa.

Pero si algo se escapa a mi comprensión no es solamente el crimen que, por desgracia, ya forma parte del susurro continuo de los telediarios. Lo que no comprendo es la debilidad en la condena de estos hechos, son las continuas justificaciones al crimen que se escucharon a algunas vecinas y vecinos de Pravia. Porque lo más grave en estos casos no es lo que se dice, sino lo que no se dice. A fin de cuentas, gracias a los medios de comunicación y a quienes como portavoces dieron cuenta de lo sociable y afable de Tino -que no pongo en duda- sabemos cómo era el que segó una vida pero desconocemos cómo era la víctima. Nadie habló de la víctima. Felicidade, irónico nombre, que se fue sin un minuto dedicado a su ser. Sin una palabra. Y eso es lo grave porque es un buen indicador de que no siempre lo que pasa fuera de casa es equivalente a lo que pasa dentro. Y es dentro precisamente donde pueden aparecer los monstruos.

No lo entiendo, ni el crimen, ni las justificaciones. Tampoco entiendo que cueste tanto una condena pública. Que sean necesarias tantas palabras, tantas vueltas, tantos giros estilísticos para evitar decir las cosas. No entiendo, ni puedo entender, que un crimen contra una mujer se pueda definir como “graves sucesos”. Porque cuando descarrila un tren, cuando un coche se sale de la calzada o un edificio se desploma, eso son graves sucesos. Cuando una persona, aprovechándose de una relación de poder sobre otra, le rebana el cuello y luego se quita su propia vida, eso, para mí no es un grave suceso. Es un crimen. Un asesinato con connotaciones machistas. Es de esas cosas que se deberían condenar sin tapujos, al igual que se condenan cuando ocurren a cientos de kilómetros de nuestro concejo.

No lo entiendo.

Municipales en Pravia: ¡Bien has hozado, viejo topo!

“Desde Shakespeare a nuestros días, pasando por Marx, el topo es la metáfora de lo que avanza obstinadamente, de las resistencias subterráneas y de las irrupciones súbitas y, muchas veces, inesperadas. Cavando con paciencia sus galerías en el espesor oscuro de la historia, surge en ocasiones a plena luz, en el destello solar de un acontecimiento. Él encarna el rechazo a resignarse a la idea de que la historia esté llegando a su fin.” Daniel Bensaïd

Nos llamaron utópicos, radicales, que éramos una izquierda poco seria, que sólo proponíamos astracanadas o que nuestras posturas siempre fueron demasiado izquierdistas para Pravia. A pesar de ello, este 24 de mayo, casi 700 pravianas y pravianos decidieron probar suerte votando algo diferente y facilitando la entrada de Izquierda Xunida por primera vez desde su fundación en el ayuntamiento de Pravia.

Bien es cierto que en 1979 hubo tres concejales del Partido Comunista (Ceferino, Emilio Corrales y Manolo Controbo) pero desde aquella ocasión, la pluralidad de las voces en los plenos fueron comunes en el seno de la derecha pero no en el de la izquierda.

Pues aquí estamos, en 2015, Izquierda Xunida de Pravia entra al ayuntamiento con dos concejales y un 15% de los votos. Estoy contento, no hay duda, aunque me pueda asaltar la sensación agridulce de no haber sido posible romper la mayoría absoluta del PSOE que tan mal está haciendo al concejo a nuestro juicio. Pero bueno, de eso no somos responsables ni nosotros, ni las casi 700 personas que depositaron en nuestra candidatura su confianza.

Si hubiese que resumir las razones del porqué de este éxito, me gustaría destacar varias que considero las más importantes.

Por un lado el haber sido generosos, haber conciliado en una lista electoral, sin renunciar a los vectores ideológicos que consideramos fundamentales, a personas que a su manera y desde su prisma construyen discursos y propuestas alternativas para nuestro concejo. Lo dije muchas veces en campaña y me reitero en aquel anuncio ochentero de La Bola de Cristal que decía “solo no puedes, con amigos sí”. En esa línea, hemos sido capaces de crear una candidatura abierta, plural, profundamente renovada y con gran peso de gente joven, de edad, pero sobre todo de pensamiento.

Por otro lado somos conscientes de que hemos sido receptores de muchos votantes desencantados con el devenir del PSOE. Socialistas de izquierdas como yo que se atrevieron a mirar más las ideas que las siglas. Ese es el camino que venimos trabajando y que espero que continuemos en un futuro, el de no perder de vista que el objetivo es transformar Pravia con un proyecto transformador de izquierdas, donde lo que importe la suma de ideas y proyectos.

Tampoco hay que olvidar el haber sido realistas, con los pies en el suelo y capaces de elaborar un proyecto político sólido basado en un equipo de gran valía y en un programa electoral realizable y alejado de macroproyectos y propuestas de vendedores de feria. Hicimos una campaña limpia, sin cizaña y sin caer en las triquiñuelas para dificultar el trabajo de los demás, cosa que no pueden decir otros partidos.

Dejo para el final la parte que considero más importante porque, como bien cito más arriba, debemos gran parte del éxito a la labor de ese viejo topo que fue cavando los cimientos desde abajo, en silencio, con un trabajo desagradecido pero firme. Sin todo el esfuerzo de Jesús Lastra, nuestro coordinador, que a lo largo de todos estos años vino sujetando la bandera de que Pravia merecía tener otra izquierda, esto no sería posible. Sin su ayuda para conocer pueblo a pueblo y caleyo a caleyo los problemas de nuestro concejo, hoy no tendríamos nada que celebrar. Sin duda “el barbas” como lo conocen, se merece todo el reconocimiento de las gentes de izquierdas de Pravia. Al menos el mío, lo tiene asegurado.

Terremoto electoral en Pravia

Tras unos días de avalanchas de análisis post-electorales del más variado contenido y continente y de tomar un poco de margen con el fin de poder analizar mejor las voluntades de las pravianas y pravianos, podemos sacar ya algunas conclusiones sobre los resultados electorales del pasado domingo.

La primera y más obvia es que la gran ganadora de estas elecciones es la abstención (60,52%), fruto probablemente de diversos factores como la desconexión del ciudadano medio con la Unión Europea que considera una institución demasiado lejana, la desafección con la política y, sobre todo, un hartazgo con los propios agentes activos de la misma como son los partidos.

Sin embargo, estas elecciones vinieron acompañadas de varias sorpresas que, para quienes nos situamos en los márgenes de lo posible nos aportan un poco de alegría a la monótona política local. Un descalabro de las dos opciones que representan el bipartidismo (obviando el naufragio de Foro Asturias) y unos resultados en alza tanto de formaciones ya asentadas como IU o de nuevo cuño como Podemos, nos presentan un escenario cuanto menos entretenido si queremos echar la imaginación a volar y repensar la sociología política de un concejo de natural conservador.

evolucionelectoral
Evolución electoral de las europeas en Pravia

Castigo a los representantes del bipartidismo

Como comentaba más arriba, la gran derrota fue de las formaciones que representan el bipartidismo en nuestro concejo, que prácticamente perdieron el 50% de su voto respecto a las últimas europeas de 2009. Esta sangría de votos, tónica general en el resto de municipios es singularmente sorprendente si tenemos en cuenta que en el caso del PSOE ostenta la alcaldía con mayoría absoluta, así como el gobierno autonómico. En el caso del PP, con una representante en el ayuntamiento, tampoco pueden estar contentos con haber ganado de forma pírrica las elecciones a nivel municipal pues si estando en la oposición municipal y gobernando a nivel estatal no son capaces de frenar una sangría de casi el 50% de los votos, la situación no es tampoco muy halagüeña.

Si nos ceñimos a porcentajes, en el 2009 el voto a PSOE y PP representaba el 92,08% de los votos totales en Pravia. En esta ocasión ese porcentaje se ha reducido al 59,06%. Más de 1.600 vecinas y vecinos del concejo que hace cinco años confiaron en PSOE y PP han decidido en esta ocasión no votar o confiar en otras formaciones pequeñas.

En otro apartado se encuentra Foro Asturias. Los casquistas ya apuntaban maneras con la campaña de baja intensidad realizada, con la inexistencia de interventores y con una presencia testimonial de apoderados. Sus 90 votos tuvieron que sentar como una bomba teniendo en cuenta que a día de hoy son la segunda fuerza política del concejo.

Y en esto llegó Podemos

Una de las grandes sorpresas de estas elecciones es la irrupción de la formación de Pablo Iglesias Turrión que de la nada consiguió los nada desdeñables 283 votos y se situó como la tercera fuerza política del municipio. Un resultado que tiene mucho mérito si tenemos en cuenta la corta vida de dicho proyecto y que no tiene implantación orgánica en nuestro concejo. Un cabeza de lista conocido y reconocido, al que han tenido acceso muchas de nuestras vecinas y vecinos ha podido romper el bloqueo ideológico y desbordar incluso los cauces tradicionales, obteniendo votos incluso en zonas conservadoras como la nuestra donde apenas hubo presencia pre-electoral. Tiene mucho mérito y hay que reconocerle el énorme mérito a los responsables del diseño de la campaña federal.

Una previsible fuente de votos a Podemos puede ser la fuga de votantes del PSOE que querían votar y optaron por una fuerza nueva, al menos muchos de mis conocidos que tradicionalmente votaban PSOE así lo pensaron y no es descabellado pensar que sea extensible a más vecinas y vecinos sumado a muchos votantes jóvenes provenientes de la abstención principalmente. Sin duda una sorpresa en el ámbito municipal a la que no se le puede quitar el mérito de su resultado y que tiene como gran desafío gestionar ese éxito, labor no poco compleja.

IU crecemos y nos asentamos

Pero para mí el gran resultado es el de Izquierda Unida y para comprenderlo hay que analizar varios factores. El primero que pese a mil trabas que se nos pusieron durante la campaña, llegando incluso a boicotear nuestro acto electoral central las burocracias administrativas o sufriendo el vandalismo de menores justificados por sus padres contra nuestros materiales, conseguimos hacer llegar nuestro mensaje a nuestro electorado potencial, lo que supone conseguir el objetivo que nos habíamos marcado incialmente.

En estas elecciones obtuvimos 267 votos, un 9,34% del voto. Supone un aumento exponencial de nuestro voto en todas las citas con las europeas desde 2005 con la siguiente serie: 46>110>267

Los resultados de unas europeas no se pueden extrapolar a otros comicios dado que las condiciones son diferentes. Si bien en unas municipales y autonómicas la percepción de la institución es más cercana y la participación es mucho mayor tanto por esa cercanía como por la influencia de la propia lista sobre las siglas, en el caso europeo no suele haber tanta afinidad pues ni se cree en exceso en la institución, ni se tiene esa cercanía con las personas que se presentan. A pesar de que no se deban hacer esas comparaciones, en nuestro caso sí creo importante resaltar nuestro dato comparado con las municipales de 2011.

En aquellas elecciones, con una participación de más del 70%, Izquierda Xunida de Pravia consiguió 270 votos rozando la entrada por primera vez en el Ayuntamiento de nuestra organización. En estas obtuvimos 267, tres votos menos, pero con una participación del 39%. Este resultado viene a confirmar una consolidación del voto a IU en nuestro concejo pues incluso en convocatorias con menor participación, el resultado se mantiene y aumenta proporcionalmente.

votoeuropeasiupravia
Evolución del voto a IU en las europeas

La inexactitud de la matemática en la política

Uno de los grandes debates estos días en todos los círculos políticos de la izquierda es la posibilidad de una alianza entre IU y Podemos, así como con otras fuerza como Equo. Estos debates no escapan a nuestro municipio y son constantes las preguntas de nuestras vecinas y vecinos sobre qué pensamos de una posible alianza de aquí a un año. El argumento que nos suelen presentar es muy sencillo: mejor 550 votos juntos, que 283 y 267 por separado.

El problema es que las matemáticas no suelen ser muy eficaces en política y la suma de 1+1 no siempre suele ser 2. En mi modesta opinión, de haberse producido esa suma previa a las elecciones, ni IU hubiese obtenido 267 votos, ni Podemos sus 283. Porque aunque muchos creamos en que la convergencia de la izquierda alternativa es imprescindible, esta no es tan sencilla como una suma de letras. Y mucho menos una suma de potenciales votos.

Bajando al terreno de lo concreto, a Pravia, sería difícil una confluencia empezando porque como se puede comprobar desde hace un tiempo, hay quienes desde sus filas ven el enemigo en IU llegando a desarrollar además un anticomunismo cerril y extemporáneo que choca frontalmente con los ideales de muchos de mis compañeros.

Sin embargo es tiempo de reposar resultados, reorganizarse y seguir trabajando por conseguir nuestro objetivo que forzar un giro en las poíticas de nuestro concejo hacia la izquierda, en dar el poder a la gente. En eso seguimos, y quién sabe, puede que se lleguen a conseguir  convergencias formales o circunstanciales. Pero sólo el tiempo lo dirá.

Republicanismo con memoria en Pravia

Un año más, las republicanas y republicanos de Pravia nos volvimos a reunir aprovechando la efeméride del 14 de abril para recordar y, en esta ocasión, también para reivindicar justicia así como discutir sobre la república que queremos construir.

En esta ocasión desde Izquierda Xunida de Pravia quisimos dar un paso al frente y construir esos espacios para la memoria que otros, por desgana, dejadez o desprecio, prefieren que no tengan espacio en nuestro concejo. Por ese motivo nos propusimos dar un paso al frente organizando unas jornadas tituladas “Memoria y República” que, con espíritu de continuidad, sirvan como referente para el republicanismo y la reivindicación de nuestra memoria cada año en Pravia.

Se llaman así porque queremos hilvanar ese fino hilo democrático que nos une con aquella república robada y con quienes por ella dieron su vida. No queremos una república de vitrina, de museo, no queremos exponer banderas y constituciones, sino construir un nuevo modelo de estado que tenga sus pilares en la igualdad entre ciudadanos. Tampoco queremos una república construida sobre el olvido y la injusticia, que permita que cientos de miles de sus ciudadanos reposen en fosas y cunetas, que sigan siendo víctimas sin justicia ni reparación, obligados a un olvido forzado, a la desmemoria de quienes prefieren vivir sobre la injusticia.

Francisco Prendes Quirós, David Fernández y Jesús Iglesias

Abrimos las jornadas con una charla titulada “El republicanismo como proyecto de futuro” en la que estuvo presente Francisco Prendes Quirós, presidente del Ateneo Republicano de Asturias y quien hizo un repaso sobre lo que el republicanismo fue y debe ser en un futuro, destacando la importancia de buscar una alianza amplia entre todos los sectores de la sociedad que aspiran a ese cambio de modelo de estado, incluída la derecha. Reseñó la importancia de que el PSOE rompiese su compromiso con la corona y asumiese el ideario republicano pues sin el PSOE no se puede construir esa república por el momento y que puede ser superado por la sociedad si no lo asume. En el acto intervino también Jesús Iglesias, senador de Izquierda Xunida, que disertó sobre qué república propone IU, coincidiendo en muchos aspectos con los planteamientos de Prendes Quirós.

David Fernández y Luis Miguel Cuervo

La segunda sesión de las jornadas giró en torno a la república que nos robaron y bajo el título de “La represión franquista en Asturies y Pravia” intentó hacer una breve aproximación a lo que supuso la represión en Asturies y, más concretamente, en Pravia. En esta charla tuve el honor de poder compartir mesa con Luis Miguel Cuervo, investigador de la represión en Asturies y con quien me une el haber sido una de las primeras personas con las que me aproximé a la cuestión memorialista cuando el concepto Memoria Histórica ni siquiera se utilizaba. Luis Miguel hizo una amena exposición de lo que la represión supuso en toda Asturies y aportó datos muy importantes sobre aspectos desconocidos de la historia reciente de nuestro concejo.

Jesús Lastra y Noemí Martin

Finalmente las jornadas se cerraron con el ya tradicional homenaje a las víctimas del franquismo que consistió en una ofrenda floral en el Monteagudo con familiares de las víctimas que allí reposan y un acto político en la cantera de Cañéu. En ambos actos intervinieron Jesús Lastra, coordinador local de Izquierda Xunida de Pravia y Noemí Martin, diputada autonómica de Izquierda Xunida. Jesús valoró la importancia de no olvidar, de la celebración de este acto en esta fecha y lugar como reconocimiento a quienes en Pravia dieron su vida por un sistema democrático nacido de las urnas. Destacó su tristeza ante la inexistente sensibilidad del Ayuntamiento de Pravia y, más concretamente, el PSOE de Pravia que de forma reiterada se niegan a presentar y apoyar la moción de Izquierda Xunida de Pravia de apoyo a la querella argentina que investiga los crímenes del franquismo. Noemí por su parte destacó la importancia de seguir recordando a todos quienes perdieron la vida por la república, destacando el papel de quienes como ella, habían perdido familiares víctimas de la represión.

Un momento del homenaje en la cantera de Cañéu

Unas jornadas, las primeras, llenas de errores fruto de la inexperiencia pero que nos sirvieron para poner los cimientos para construir esos espacios hoy por hoy fundamentales para las republicanas y republicanos de Pravia, así como para todas aquellas y aquellos que no olvidamos y que creemos que la izquierda debe estar comprometida con los derechos humanos y la memoria democrática de nuestro país.

Tal y como en la cantera de Cañéu gritamos los presentes, ¡Viva la república!

Tres veces tres

«Te digo, Pedro: no cantará hoy el gallo antes que hayas negado tres veces que me conoces”» (Lucas 22,34)

 

Tres veces tres negó Pedro conocer a Jesús, y tres veces tres tuvo el PSOE local para llevar a pleno la moción de condena al franquismo y de apoyo a la querella argentina que presentamos desde Izquierda Xunida de Pravia en septiembre, días antes de que nuestros representantes políticos municipales desfilasen tras la cruz y a paso de legión, coincidiendo con la negra efeméride de la entrada de las tropas fascistas en Pravia setenta y siete años atrás.

No debería coger por sorpresa esto ni tampoco le daría mucha importancia, ya que estamos acostumbrados a que todo lo que se presenta por Izquierda Xunida o cualquier colectivo que no sea afín al partido gobernante suele ser ninguneado, sea una pregunta escrita sobre un caleyo o sean más de 1.500 firmas contra la privatización de un servicio público. Pero en este caso la indignación es inevitable, porque en esta ocasión hablamos de un desprecio manifiesto incluso al sentir mayoritario de la militancia socialista a la que nos dirigimos por carta, y la que nos consta se manifestó favorable a apoyar esta moción en el Ayuntamiento.

No voy a entrar a hacer juicios sobre lo que la opinión de la militancia cuenta o deja de contar en la Casa del Pueblo, ya que es un asunto que no incumbe más que a los propios afiliados, pero sí que me produce una cierta desazón este desapego y desprecio por todo lo relacionado con la memoria democrática por parte de un sector de la izquierda de nuestro concejo.

Sesión del Consejo Municipal de la Memoria con representantes de PSOE, PP, IU y centros educativos

Fíjense en esta foto. Probablemente no la hayan visto nunca, casi me atrevería a asegurar que no existe otra foto similar a ésta. Se trata de una reunión del ya inexistente Consejo de la Memoria, que funcionó durante poco tiempo en la pasada legislatura. Esta foto produjo roces. Los representantes del equipo de gobierno recriminaron a un militante de Izquierda Xunida haberla sacado. A día de hoy podemos inturlo, pero no sabemos cuál fue el motivo de dicho enfado. Si fue que no quería que se difundiese demasiado la existencia de una comisión pedida con insistencia por IU y que era obvio que no resultaba cómoda al PSOE, o simplemente no querían dejar constancia de que personas de IU hubieran sentado sus posaderas en el espacio reservado a concejales. No lo sabemos, pero lo que sí que tenemos claro es que este tema no gustaba al PSOE local, que no tuvo el coraje de aplicar una de las leyes insignia que su partido había impulsado a nivel estatal pese a todos sus defectos y limitaciones que son muchos y graves.

Basta hacer un recorrido por el callejero de nuestra villa para darnos cuenta de que el PSOE de Pravia no solo no defiende la memoria democrática, sino que consiente y mantiene nombres de falangistas, fascistas confesos o dictadores. Ni las mayorías absolutas ayudan a que el PSOE praviano se quite determinados complejos, comience a hacer un poco de justicia y de memoria, y deje de conservar placas en honor a aquellos que hicieron tallar el testamento del caudillo en el Ayuntamiento.

actorepublica2011
Jesús Lastra (IU) y Toni Solar (alcalde del PSOE), en el último acto que confluyeron IU y PSOE en 2011

Ni siquiera cuando se inauguró uno de los dos monolitos que en nuestro concejo recuerdan a las víctimas de la represión, el equipo de gobierno tuvo un poco de valentía, y no fueron pocos los reproches por vincular la república con las víctimas del franquismo. No seré yo quien les vaya a dar lecciones de historia a nuestros dirigentes, pero tengo la casi certeza de que el motivo por el que todos ellos fueron asesinados fue porque no comulgaban con quienes dieron un golpe de estado para derrocar un régimen democrático, como fue la II República. Supongo que a nuestros gobernantes locales no se les contagia nada de ese alma republicana que tanto pregonó el PSOE en su última Conferencia Política.

En un concejo como Pravia, que tanto sufrió la represión y en el que tantas vecinas y vecinos perdieron su vida de muerte matada, es indispensable recuperar su memoria, la de las y los demócratas que yacen en nuestras cunetas y fosas comunes. Tres veces tres se negaron a condenar el franquismo y apoyar a los jueces argentinos que investigan la desaparición forzada y la represión de la dictadura. Quizá el problema sea, en definitiva, que sólo nos puede doler a quienes pusimos los muertos y no sabemos ya dónde buscarlos.

Y, al final, ganó Juanón

Si Juan --Juanón como lo llamaban y llaman muchos en Pravia- fuese de ese tipo de personas rencorosas, hoy probablemente estaría esbozando una sonrisa viendo las noticias de TPA. Y es que los pravianos que tenemos un mínimo de decencia democrática no podemos evitar hoy recordar aquel fatídico 18 de diciembre de 2002 en el que se producía un tamayazo a la praviana. El pacto de los “guerreuros”, como se conocía, colocó a Juan Carlos Guerrero Arias como alcalde con los apoyos del Partido Popular, el voto de un tránsfuga del PSOE y, como es obvio, el triple salto mortal de Guerrero y sus compañeros de URAS que no solo desmantelaban su formación en Pravia, sino que también lo hacían en la Junta General del Principado.

A mediados de los años 90, ganaba las elecciones Juan Carlos Guerrero en plena ola de crecimiento del PP en toda España. En Pravia, que siempre fuimos nostálgicos de nuestro pasado capitalino, comenzaban a aparecer farolas, adoquines y jardineras que compartíamos con aquella Oviedo del todopoderoso Gabino de Lorenzo, que copaba portadas a cualquier coste, incluso regalando perros cocker que, como no podía ser de otro modo, también le llegaron al alumno aventajado del gabinismo a la praviana. Y es que siempre fue nuestra derecha local muy dada a copiar los movimientos personalistas y tan pronto pasó del gabinismo acérrimo al renovadorismo de Sergio Marqués (y años después, cierta derecha, al casquismo). Y en esas, cuando el PSOE volvió al gobierno en 1999, no pudieron evitar la tentación de buscar atajos para recuperar el poder y consiguiéron, quién sabe por qué, aunque muchos lo intuyámos, que un concejal del PSOE les apoyase una moción de censura que recuperase ese “estado natural de las cosas” que entienden nuestros vecinos de derechas que debe ser el de nuestro concejo.

Como decía el Nobel indio Rabindranath Tagore, “la verdad no está de parte de quién grite más” y ciertamente la política praviana no volvió a ser lo mismo después de aquel 18 de diciembre de 2002. Se volvió convulsa, apática y llena de macropromesas, de unos y de otros. Pasamos de aquel maestro de matemáticas, al que el mayor defecto que le atribuían sus rivales externos e internos era su excesivo cuidado por el dinero público y que dejó unas cuentas públicas con superávit, a once años después soportar una deuda de 4,5 millones de euros y dos exalcaldes envueltos en procesos judiciales de complicada resolución. Fíjese el lector las ironías de la política y la economía, lo que en aquellos años de burbuja muchos consideraban un defecto, sería hoy una virtud.

Aunque, como empecé estas líneas, estoy seguro que Juan probablemente siga hoy con su gesto serio y más atento al partido del Barça que a la política o, en este caso, antipolítica asturiana, muchos somos los que en Pravia estamos esbozando una sonrisa por él. Queramos o no, por encima de siglas e individuos, siempre debe prevalecer la honradez de las personas. Y más en estos tiempos.

El Cristo de Pravia: las fiestas que fueron (I)

Las fiestas del Cristo en Pravia son, al menos para mí, el fin del verano, especialmente cuantos más años voy cumpliendo. Llegar al 9 o el 10 de septiembre significa el cambio de ritmos, la vuelta a las rutinas y, por qué no decirlo, la llegada de esa chaquetina “por si refresca” que hasta ahora teníamos en el armario. Cuando Clarín describía Vetusta en “La Regenta”, lo hacía diciendo “con octubre muere en Vetusta el buen tiempo”. Algo así nos pasa en Pravia con septiembre, queramos o no, ese tono grisaceo tiende a cubrirlo todo también en nosotros, cosas que compartimos los que a lo largo de los tiempos fuimos capitalinos en algún momento, supongo.

Un año más, las fiestas del Cristo volvieron a ser probes, sinsustancia, envueltas en ese halo de aburrimiento y de aparente dejadez en el que parece que llevan años sumidas y con pocos visos de que cambie.  Esta opinión, compartida por gran número de pravianos, creo que se ve ampliamente reflejeda en el escueto e improvisado programa festivo.

Y es precisamente el programa festivo lo que hace comprender, pasen los años que pasen, la motivación o el contexto histórico de cada momento. Un simple vistazo a un programa de fiestas te puede ayudar a ver si estamos ante una época de vacas gordas o flacas, pero también ayuda a vislumbrar la implicación de sus organizadores pues, como dice el dicho, “la necesidad agudiza el ingenio”.

A continuación recopilo algunos de los programas que anunciaban las fiestas del Cristo de Pravia durante el pasado siglo, más por lo anecdótico de sus propuestas, que por simpatía con las mismas.

El Noroeste, 20 de septiembre de 1901

Arrancábamos el siglo XX con un programa que nos puede despertar una sonrisa visto desde el siglo XXI. En 1901 arrancaban las fiestas el 28 de septiembre con “una banda de instrumentos del país, y el disparo de bombas de grueso calibre”. El primer Cristo del siglo XX se iniciaba así con música tradicional y folklore que tomaba fuerza con un desfile de gigantes y cabezudos recorriendo las calles de la villa.

Después se celebraba una de las actividades que, desde nuestros días quizá nos extrañe pero muy propia de la época como era el baile de la pavana que, aunque en la noticia se diga que era de la época de Luis XV, fue más bien de su antecesor Luis XIV. Este baile, originario de la corte española del siglo XVI, fue tan popular en su época dentro y fuera de España que, como vemos, siglos después aún se interpretaba en determinadas celebraciones como una muestra de folklore. (Video aquí: Pavana d’Espagne)

La primera jornada se completaría con actuaciones de la banda de música de Gijón y con sesiones de fuegos artificiales, que unidos al alumbrado festivo, darían color a la verbena.

Al día siguiente volvería a haber desfile de Maraxas, Tarascas y Gigantones, así como la procesión religiosa. Para acabar las fiestas, el último día se haría un reparto de pan entre los pobres con una carroza que recorrería el centro de la villa y se celebrarían carreras de cintas y cucañas al son de la banda de música.

Para concluir las fiestas, tras la última verbena, se daría fuego en palabras de El Noroeste “a una potente batería que simulará la derrota de Kitchener por el bravo Dewet (sic)” haciendo mención a la política internacional de la época con esta referencia a la guerra de los Boers

El Pueblo Astur, 4 de agosto de 1914

Llegamos a los años diez, y con ellos las fiestas van modernizando su programa e incorporando nuevas actividades.

Es el caso del programa festivo de 1914 que, entre sus muchas actividades, incluía las exhibiciones aeronáuticas durante dos días a cargo del “famoso Domenjos, que tantos éxitos obtuvo con sus emocionantes vuelos invertidos”, una retreta con más de 400 exploradores de toda Asturias y las ya tradicionales exhibiciones de fuegos artificiales. Todo ello, como sobra decir, acompañado de música.

Cabe destacar que ya se comienza a hacer referencia a la existencia de trenes especiales para que acudan forasteros a Pravia a celebrar las fiestas, lo que nos hace pensar que eran de bastante renombre en la redonda.

 Continuamos avanzando en los años diez y llegamos a 1916, año en el que se siguen incorporando novedades al programa festivo.

El Noroeste, 28 de septiembre de 1916
El Noroeste, 28 de septiembre de 1916 (Pulsa para abrir)

Las fiestas se celebraron entre el 28 de septiembre y el 1 de octubre y de su programa nos da cuenta El Noroeste de Gijón.

Música tradicional, fuegos artificiales, cucañas con premios en metálico para los ganadores y una grandiosa iluminación a la veneciana dan color a las fiestas que van aumentando en programa y repercusión. También, como ya ocurría en años anteriores se haría un reparto de pan entre los pobres financiado por la colonia de asturianos en La Habana.

Pero en 1916 aparecen novedades que desde nuestro punto de vista pueden sorprender. La primera es la presencia de un gigantesco globo aerostático para los “forasteros”. La segunda es que la comisión ha realizado las gestiones oportunas para que se conceda permiso para celebrar el baile en la acera de la Colegiata, cosa que hoy en día nos puede provocar una sonrisa, pero que entonces debía ser misión de difícil cumplimiento dado lo resaltado de su consecución. También cabe destacar, puesto que hoy en día no se realiza, la existencia de una feria de ganado que congregaba lo mejor del campo praviano.

Lo que sí que no tenemos claro es si al final se pudo realizar la exhibición aeronáutica, pues como se relata en la noticia, poco antes de comenzar las fiestas, aún estaba la comisión negociando los permisos para su realización.

La Prensa, 27 de septiembre de 1923 (Pulsa para ver completo)
La Prensa, 27 de septiembre de 1923 (Pulsa para ver completo)

Avanzamos un poco más y nos adentramos en los años veinte, los felices años veinte y con ellos el programa festivo sigue creciendo. Se abrían las fiestas con la feria de ganado vacuno, caballar, asnal y porcino, que contaba con importantes premios en metálico debido al apoyo económico de la Diputación provincial y del Ayuntamiento.

El día 29, día del Cristo, se celebraba el desfile de carrozas que salía desde Prahúa y recorría las calles de Pravia con varias carrozas con diferentes alegorías.

Como prueba deportiva cabe destacar el partido que enfrentará el día 30 al Deportivo Ovetense y al Stadium de Avilés.

Música, fuegos artificiales, verbenas y diferentes bailes en el Ayuntamiento y en diferentes sociedades completában el programa. Este año se especifican los trenes especiales que salían de Oviedo a las 14:30 llegando a Pravia a las 16 horas y teniendo regreso a las 20 horas.

Continuará…

Las manos no tan limpias de la derecha praviana

La semana pasada rondaba por Pravia el rumor de que el Partido Popular tenía un “bombazo” que se haría público el viernes. Todo el mundo se imaginaba la aparición de alguna factura, algún aval o algo que complicase un poco más el “caso de los parquímetros” gracias al cual las pravianas y pravianos lamentablemente ya llevamos una treintena de páginas en prensa.

El bombazo resultó ser que “Manos Limpias”, el pseudosindicato que sirve de fuerza de choque para la derecha más reaccionaria de este país, se personaba en el “caso de los parquímetros” y denunciaba a Toni, actual alcalde de Pravia, dándole así una vuelta de tuerca más al vodevil que desde mayo sobrevuela la política local.

Desde un primer momento desde Izquierda Xunida de Pravia, donde tengo el honor de ser responsable de organización, tuvimos claro que no nos correspondía a nosotros pedir dimisiones, sino a su organización dilucidar cuál era la mejor solución, tanto para el equipo de gobierno actual, como, sobre todo, para el municipio. Nuestro planteamiento político, al menos en Pravia, es que la política se hace en la calle y en el Ayuntamiento, pero no en los juzgados y no creemos en la judicialización de la política. Debemos de ser un poco ilusos, pero tendemos a creer que la actividad política de cada uno, su actuación ética y el respaldo de las vecinas y vecinos en las urnas son también una buena fórmula para avalar o rechazar actitudes y decisiones.

El problema es que en Pravia siempre tuvimos una derecha cavernaria, de esa que suele guiarse más por glorias pasadas que por un análisis de la realidad social y política, como si la sociología evitase entrar en Pravia y las mentalidades fuesen elementos estáticos. El argumento de “Pravia siempre fue de derechas” se repetía como un mantra para intentar demostrar una especie de justificación divina del porqué el poder debía recaer siempre en la derecha. Quizá con esta bandera en los últimos años se buscase justificar el triple salto mortal de un concejal del PSOE para en un “tamayazo” a la praviana devolverle el poder a la derecha de las facturas de besuguitos al vapor a cargo municipal como publicaba el entonces periódico comarcal “El Narcea” y de los votos perdidos en el extranjero.

Con esta evolución de las derechas pravianas, siempre las mismas, con los mismos apellidos, aunque unas veces vayan con unas siglas y otras veces con otras, pero al final, unidas para intentar perpetuar y conservar el rancio abolengo, no es de extrañar que la fuerza de choque de la extrema derecha estatal, surja ahora en Pravia. O quizá no surje, quizá simplemente haya sectores de la derecha praviana que se quiten de encima el complejo y muestren su verdadera cara. La denuncia de Manos Limpias lo que viene a constatar es que la capa de barniz democrático de la que se cubrió parte de nuestra derecha local es más fina aun de lo que pensábamos y que baste solamente rascar un poco la superficie para que de ella surja el azul mahón de las camisas y sus valores.

Lo que está claro es que desde la izquierda no vamos a jalear a un pseudosindicato cuyo máximo dirigente es Caballero de Honor de la Fundación Francisco Franco, que tiene obsesión contra la izquierda y por la unidad de su España, evidentemente de esa España que ellos quieren, de la retrograda y nostálgica del antiguo régimen.

Los que sentimos, pensamos y vivimos desde la óptica de la izquierda no vamos a aplaudir a quienes desde sus posiciones de extrema derecha nos impiden que se investigue judicialmente los crímenes del franquismo. Por respeto a todas esas familias, entre ellas la mía, que tienen sus muertos en una cuneta y que ya no van a poder obtener justicia por culpa de unos individuos empeñados en forzar la doble muerte de miles de ciudadanos de esa España que tanto quieren: la física, y la del recuerdo.

Evidentemente Toni la cagó, mucho, demasiado. No seré yo quien defienda su gestión, ni la de su equipo de gobierno, primero por su trato despectivo hacia nuestro grupo y segundo porque no apruebo sus medidas ni sus formas. Pero lo que sí que tengo claro, al menos a título individual, es que entre todos los defectos que tiene Toni, que los tiene, como los tenemos todos, no está el ser un amigo de lo ajeno. Está sin duda el quizá haberse confiado demasiado y haberse creído por encima de lo demás, una suerte de bonapartismo, que al final ha conducido a que haya pensado estar encima incluso de su propio partido y, lo que es más grave, de la intervención municipal.

Pero pese a todo, lo que está claro es que no piense nadie que la izquierda praviana, consciente y consecuente, va a subirse a carros con compañeros de viaje de dudosa ética. Desde Izquierda Xunida de Pravia siempre defendimos que hay que repolitizar la sociedad, que frente al discurso del todos son iguales, lo que hay que hacer es ayudar a las vecinas y vecinos a participar de forma más activa en la política y que la política no solo se hace durante 15 días cada cuatro años, sino que cuando de verdad se debe hacer política es fuera de esos 15 días. Por ese motivo nosotros seguiremos explicando y proponiendo nuestras alternativas de izquierda para quienes quieran escucharlas y apoyarlas, pero lo que no vamos a hacer es prostituir la voluntad de las vecinas y vecinos que ya decidieron en las urnas. En 2015 tendrán otra oportunidad de decidir qué consideran mejor para su municipio, pero todas y todos, con su papeleta y sus propuestas, no 5 concejales de la derecha praviana que ante la falta de apoyo social, buscan a la derecha más rancia del estado para que les apoye.

 

Una historia sobre la incomunicación entre Pronga-Beifar

Hace ya tres años que una de las cada vez más frecuentes riadas del Nalón se llevó por delante la pasarela que une Pronga con Beifar, complicando las comunicaciones entre ambos núcleos. Los unos no pueden acceder al tren, los otros no pueden ir a misa, y los todos, en definitiva, tienen que dar vueltas en coche de varios kilómetros para poder sortear el obstáculo del río.

Pero esta incomunicación tampoco es reciente, porque ya hace 102 años, se denunciaba los problemas que tenían los vecinos de la zona para poder cruzar de una orilla a otra.

La “Revista General de Enseñanza y Bellas Artes” recogía en su número 32 del 15 de abril de 1911, un artículo que bajo el título “La enseñanza en Asturias” recorría la situación de las escuelas en todo el territorio asturiano, siendo de interés para los pravianos el siguiente fragmento:

pronga

Como vemos, la incomunicación de ambos núcleos no es algo nuevo, aunque sí sea más comprensible en una época como aquella que en pleno siglo XXI, con los avances técnicos a nuestra disposición para remediar el problema. Aunque de aquella el problema era principalmente de los niños que se veían imposibilitados para acudir a la escuela durante los meses de invierno por la dificultad para cruzar el río, hoy en día afecta a todos los vecinos, teniendo en cuenta el envejecimiento de la población. Tampoco se libra el alumno de Pronga que tiene que ir al Instituto. Hay cosas que 102 años después no cambian, como si el tiempo siempre tendiese a pararse en el mismo punto de la historia.

Estado actual de la pasarela (Foto: Izquierda Unida de Pravia)

Se apaga una voz

Aunque no lo parezca, en estos tiempos, las noticias que a uno le interesan no son tanto la prima de riesgo, la geopolítica de Oriente Medio o el nuevo caso de corrupción destapado a cientos de kilómetros de tu casa. Lo que a uno le interesa, lo que uno primero lee, es lo que ocurre al lado de su casa, en su municipio o dos municipios más allá.

Siempre defendí la necesidad, ahora que la tecnología lo permite, de que se impulsasen los medios digitales de proximidad porque los medios de comunicación tradicionales, por motivos obvios, no pueden dar espacio a todas las noticias. Cuando hace ya un tiempo apareció “La Voz del Bajo Nalón” me encantó, me puse muy contento de que alguien compartiese conmigo la necesidad de dotar de medios de información que, aunque modestos, nos acercasen las noticias de nuestro entorno de una manera directa y no solo que compartiese esa necesidad, sino que tuviese la valentía que otros, viendo esa carencia, no teníamos.

A lo largo de todo este tiempo pude leer y oír muchas críticas hacia ese medio digital (aunque siempre más los elogios), la mayoría de ellas a mi juicio injustas. Se le acusaba, sobre todo, de no poner con nombres y apellidos quién gestionaba la página y eso quizá es para mí el mayor valor, porque realmente es lo que la gente quería, una excusa, un nombre sobre el que cargar y acusar de partidismo o de amiguismo a unos u otros. El hombre es un lobo para el hombre.

Para mí siempre demostró respeto, compartiendo las noticias con su respectiva fuente y ayudándonos a estar más al tanto de nuestra comarca. Siempre hubo espacio para todos aquellos que quisieron participar y eso en los tiempos que corren no es cosa fácil. Desde las fiestas de toda la comarca, hasta los comunicados y opiniones de todo aquel partido político, asociación o colectivo que tenía algo que decir y quería compartirlo. En el caso de Izquierda Unida, donde milito, el trato que se nos dió siempre fue exquisito, haciéndose eco de todo lo que les hicimos llegar y consideraban que podía tener interés y haciéndose eco también de las réplicas que otros nos hacían. En ese sentido, no podemos sino agradecer el respeto mostrado y el buen trato recibido siempre.

Por desgracia, esta voz que era de todos, se apagará seguramente a finales de este mes, llevándose consigo ese pequeño espacio de internet que cada día nos recolectaba de manera desinteresada y con mimo todo lo que sucedía en nuestro entorno. Algunos se alegran, mejor relegar Pravia a un cuadrín esporádico en algún medio de índole autonómico a consentir un medio modesto donde todo el mundo tenía cabida.

Una reforma electoral por la puerta de atrás

Hoy ha sido un día de golpes: golpes a los mineros y manifestantes en Madrid -incluídos niños-, golpes de la especulación y, sobre todo, el gran golpe a lo público anunciado por el Gobierno con el que se ataca, sobre todo, a los desempleados, funcionarios y pensionistas y se asemeja a las medidas de recorte dictadas en países intervenidos como Grecia o Portugal mediante las que se pretende dar un hachazo que recorte 65.000 millones de euros en dos años.

Pero hay una medida que quizá sea la que pase más desapercibida y no por ello es menos importante que es la que anuncia un recorte del 30% de los cargos políticos en los ayuntamientos. Esta medida es, simple y llanamente, demagogia y populismo que se aprovecha de una desazón generalizada de los ciudadanos hacia los políticos profesionales. Quizá el discurso transversal en ocasiones de colectivos como Democracia Real Ya o el 15M que no siempre han concretado del todo sus denuncias aunque casi siempre sean acertadas a mi juicio, ha provocado que exista entre la sociedad un descontento generalizado y sin ningún tipo de cribado hacia los políticos como ente abstracto. Se fomentó durante mucho tiempo que el problema de España era el excesivo número de políticos, un problema cuantitativo, cuando en realidad en problema no es la cantidad, sino la calidad y se intentó, en una suerte de mesianismo, hacer creer a quienes buscaban una respuesta fácil a la situación actual de nuestro sistema que la culpa era de los políticos, en general, sin matices ni más argumentaciones.

Evidentemente en España hay ayuntamientos que son un sumidero de dinero público, que malgastan, que confunden sus prioridades y, en algunos casos, que incurren en delitos con dinero público. La corrupción es una lacra profusamente diseminada entre los dos grandes partidos políticos que se turnan en el Poder y quizá por ello no se ha intentado nunca de manera eficiente perseguir y erradicar la corrupción, como tampoco se ha hecho nada por acabar con los privilegios de la Iglesia o por una efectiva lucha contra el fraude fiscal.

El problema, como decía antes, no está en la cantidad de políticos, sino en la calidad de los mismos y, sobre todo, en la conciencia de lo público que tengan. El Partido Popular se envuelve ahora en la bandera de la austeridad, del gasto eficiente de los dineros y de recortar y exigir sacrificios a los ciudadanos para salir de esta crisis que no es sino consecuencia del festín de unos pocos a los que encima se les rescata con el dinero de todos. Mientras nos exigen sacrificios, que nos repaguemos la sanidad, que hacinemos a nuestros estudiantes en clases saturadas, que ataquemos a los sindicatos por no arrimar el hombro en la destrucción del estado del bienestar, mientras todo eso ocurre, ellos, los austeros, gastan los dineros que no tenemos en promocionar la tauromaquia, en Fórmula 1 o en desviar tales cantidades de millones de euros para salvarles el culo a los causantes de esta catástrofe en la que nos encontramos que ni sabría siquiera cuantificarlo en pesetas.

Pues parece que ahora se dan las circunstancias perfectas, un cierto malestar de unos que quieren soluciones fáciles y un gobierno que busca saturar con recortes para que solo nos quedemos con la superficie desemboca en esto, en que de repente la solución para recortar el gasto es eliminar un 30% de concejales en España. Es curiosa esta medida cuando hay que tener en cuenta que en la inmensa mayoría de los ayuntamientos pequeños y medianos los concejales no cobran ni reciben ningún tipo de remuneración por su labor. También hay que tener en cuenta que en los casos en los que se cobra el problema no es por el número de concejales, sino por el partido que gobierna.

En mi caso, en el Ayuntamiento de Pravia, hay dos personas que perciben un sueldo por ejercer sus labores políticas: el alcalde y un concejal con una liberación completa. Personalmente opino que sus remuneraciones son excesivas, incluso diría que son obscenas para los tiempos que corren y, en el caso del concejal liberado, dudo de la necesidad de una dedicación exclusiva. Es mi opinión, evidentemente en el partido que gobierna creerán que los 4000 y pico euros mensuales que salen del Ayuntamiento para esos dos sueldos son más que justificadas, es su opinión y yo la respeto aunque no la comparta porque, como dije anteriormente, el problema de los ayuntamientos con los concejales no es un problema cuantitativo sino cualitativo y que depende de la ética de lo público que tengan los partidos gobernantes y no del número de concejales que componen el pleno.

Lo que sí está claro es que una reducción del número de actas reduce considerablemente la democracia porque facilita las mayorías absolutas del partido hegemónico, dificulta la representatividad de las diferentes opciones que le disputen el poder y ataca la posibilidad de entrada de formaciones diferentes al elevarse el ratio. Y esto no lo digo solamente por ser militante de una organización que por un puñado de votos está fuera del Ayuntamiento, lo digo por una mera cuestión de higiene democrática y porque la política de un municipio debe ser la representación de su composición social e ideológica y en la pluralidad y diversidad está la calidad democrática de un pueblo.

Para más datos sobre este asunto, hay un excelente análisis en el siempre recomendable blog “Fueya en blanco”.