Municipales en Pravia: ¡Bien has hozado, viejo topo!

“Desde Shakespeare a nuestros días, pasando por Marx, el topo es la metáfora de lo que avanza obstinadamente, de las resistencias subterráneas y de las irrupciones súbitas y, muchas veces, inesperadas. Cavando con paciencia sus galerías en el espesor oscuro de la historia, surge en ocasiones a plena luz, en el destello solar de un acontecimiento. Él encarna el rechazo a resignarse a la idea de que la historia esté llegando a su fin.” Daniel Bensaïd

Nos llamaron utópicos, radicales, que éramos una izquierda poco seria, que sólo proponíamos astracanadas o que nuestras posturas siempre fueron demasiado izquierdistas para Pravia. A pesar de ello, este 24 de mayo, casi 700 pravianas y pravianos decidieron probar suerte votando algo diferente y facilitando la entrada de Izquierda Xunida por primera vez desde su fundación en el ayuntamiento de Pravia.

Bien es cierto que en 1979 hubo tres concejales del Partido Comunista (Ceferino, Emilio Corrales y Manolo Controbo) pero desde aquella ocasión, la pluralidad de las voces en los plenos fueron comunes en el seno de la derecha pero no en el de la izquierda.

Pues aquí estamos, en 2015, Izquierda Xunida de Pravia entra al ayuntamiento con dos concejales y un 15% de los votos. Estoy contento, no hay duda, aunque me pueda asaltar la sensación agridulce de no haber sido posible romper la mayoría absoluta del PSOE que tan mal está haciendo al concejo a nuestro juicio. Pero bueno, de eso no somos responsables ni nosotros, ni las casi 700 personas que depositaron en nuestra candidatura su confianza.

Si hubiese que resumir las razones del porqué de este éxito, me gustaría destacar varias que considero las más importantes.

Por un lado el haber sido generosos, haber conciliado en una lista electoral, sin renunciar a los vectores ideológicos que consideramos fundamentales, a personas que a su manera y desde su prisma construyen discursos y propuestas alternativas para nuestro concejo. Lo dije muchas veces en campaña y me reitero en aquel anuncio ochentero de La Bola de Cristal que decía “solo no puedes, con amigos sí”. En esa línea, hemos sido capaces de crear una candidatura abierta, plural, profundamente renovada y con gran peso de gente joven, de edad, pero sobre todo de pensamiento.

Por otro lado somos conscientes de que hemos sido receptores de muchos votantes desencantados con el devenir del PSOE. Socialistas de izquierdas como yo que se atrevieron a mirar más las ideas que las siglas. Ese es el camino que venimos trabajando y que espero que continuemos en un futuro, el de no perder de vista que el objetivo es transformar Pravia con un proyecto transformador de izquierdas, donde lo que importe la suma de ideas y proyectos.

Tampoco hay que olvidar el haber sido realistas, con los pies en el suelo y capaces de elaborar un proyecto político sólido basado en un equipo de gran valía y en un programa electoral realizable y alejado de macroproyectos y propuestas de vendedores de feria. Hicimos una campaña limpia, sin cizaña y sin caer en las triquiñuelas para dificultar el trabajo de los demás, cosa que no pueden decir otros partidos.

Dejo para el final la parte que considero más importante porque, como bien cito más arriba, debemos gran parte del éxito a la labor de ese viejo topo que fue cavando los cimientos desde abajo, en silencio, con un trabajo desagradecido pero firme. Sin todo el esfuerzo de Jesús Lastra, nuestro coordinador, que a lo largo de todos estos años vino sujetando la bandera de que Pravia merecía tener otra izquierda, esto no sería posible. Sin su ayuda para conocer pueblo a pueblo y caleyo a caleyo los problemas de nuestro concejo, hoy no tendríamos nada que celebrar. Sin duda “el barbas” como lo conocen, se merece todo el reconocimiento de las gentes de izquierdas de Pravia. Al menos el mío, lo tiene asegurado.

Terremoto electoral en Pravia

Tras unos días de avalanchas de análisis post-electorales del más variado contenido y continente y de tomar un poco de margen con el fin de poder analizar mejor las voluntades de las pravianas y pravianos, podemos sacar ya algunas conclusiones sobre los resultados electorales del pasado domingo.

La primera y más obvia es que la gran ganadora de estas elecciones es la abstención (60,52%), fruto probablemente de diversos factores como la desconexión del ciudadano medio con la Unión Europea que considera una institución demasiado lejana, la desafección con la política y, sobre todo, un hartazgo con los propios agentes activos de la misma como son los partidos.

Sin embargo, estas elecciones vinieron acompañadas de varias sorpresas que, para quienes nos situamos en los márgenes de lo posible nos aportan un poco de alegría a la monótona política local. Un descalabro de las dos opciones que representan el bipartidismo (obviando el naufragio de Foro Asturias) y unos resultados en alza tanto de formaciones ya asentadas como IU o de nuevo cuño como Podemos, nos presentan un escenario cuanto menos entretenido si queremos echar la imaginación a volar y repensar la sociología política de un concejo de natural conservador.

evolucionelectoral
Evolución electoral de las europeas en Pravia

Castigo a los representantes del bipartidismo

Como comentaba más arriba, la gran derrota fue de las formaciones que representan el bipartidismo en nuestro concejo, que prácticamente perdieron el 50% de su voto respecto a las últimas europeas de 2009. Esta sangría de votos, tónica general en el resto de municipios es singularmente sorprendente si tenemos en cuenta que en el caso del PSOE ostenta la alcaldía con mayoría absoluta, así como el gobierno autonómico. En el caso del PP, con una representante en el ayuntamiento, tampoco pueden estar contentos con haber ganado de forma pírrica las elecciones a nivel municipal pues si estando en la oposición municipal y gobernando a nivel estatal no son capaces de frenar una sangría de casi el 50% de los votos, la situación no es tampoco muy halagüeña.

Si nos ceñimos a porcentajes, en el 2009 el voto a PSOE y PP representaba el 92,08% de los votos totales en Pravia. En esta ocasión ese porcentaje se ha reducido al 59,06%. Más de 1.600 vecinas y vecinos del concejo que hace cinco años confiaron en PSOE y PP han decidido en esta ocasión no votar o confiar en otras formaciones pequeñas.

En otro apartado se encuentra Foro Asturias. Los casquistas ya apuntaban maneras con la campaña de baja intensidad realizada, con la inexistencia de interventores y con una presencia testimonial de apoderados. Sus 90 votos tuvieron que sentar como una bomba teniendo en cuenta que a día de hoy son la segunda fuerza política del concejo.

Y en esto llegó Podemos

Una de las grandes sorpresas de estas elecciones es la irrupción de la formación de Pablo Iglesias Turrión que de la nada consiguió los nada desdeñables 283 votos y se situó como la tercera fuerza política del municipio. Un resultado que tiene mucho mérito si tenemos en cuenta la corta vida de dicho proyecto y que no tiene implantación orgánica en nuestro concejo. Un cabeza de lista conocido y reconocido, al que han tenido acceso muchas de nuestras vecinas y vecinos ha podido romper el bloqueo ideológico y desbordar incluso los cauces tradicionales, obteniendo votos incluso en zonas conservadoras como la nuestra donde apenas hubo presencia pre-electoral. Tiene mucho mérito y hay que reconocerle el énorme mérito a los responsables del diseño de la campaña federal.

Una previsible fuente de votos a Podemos puede ser la fuga de votantes del PSOE que querían votar y optaron por una fuerza nueva, al menos muchos de mis conocidos que tradicionalmente votaban PSOE así lo pensaron y no es descabellado pensar que sea extensible a más vecinas y vecinos sumado a muchos votantes jóvenes provenientes de la abstención principalmente. Sin duda una sorpresa en el ámbito municipal a la que no se le puede quitar el mérito de su resultado y que tiene como gran desafío gestionar ese éxito, labor no poco compleja.

IU crecemos y nos asentamos

Pero para mí el gran resultado es el de Izquierda Unida y para comprenderlo hay que analizar varios factores. El primero que pese a mil trabas que se nos pusieron durante la campaña, llegando incluso a boicotear nuestro acto electoral central las burocracias administrativas o sufriendo el vandalismo de menores justificados por sus padres contra nuestros materiales, conseguimos hacer llegar nuestro mensaje a nuestro electorado potencial, lo que supone conseguir el objetivo que nos habíamos marcado incialmente.

En estas elecciones obtuvimos 267 votos, un 9,34% del voto. Supone un aumento exponencial de nuestro voto en todas las citas con las europeas desde 2005 con la siguiente serie: 46>110>267

Los resultados de unas europeas no se pueden extrapolar a otros comicios dado que las condiciones son diferentes. Si bien en unas municipales y autonómicas la percepción de la institución es más cercana y la participación es mucho mayor tanto por esa cercanía como por la influencia de la propia lista sobre las siglas, en el caso europeo no suele haber tanta afinidad pues ni se cree en exceso en la institución, ni se tiene esa cercanía con las personas que se presentan. A pesar de que no se deban hacer esas comparaciones, en nuestro caso sí creo importante resaltar nuestro dato comparado con las municipales de 2011.

En aquellas elecciones, con una participación de más del 70%, Izquierda Xunida de Pravia consiguió 270 votos rozando la entrada por primera vez en el Ayuntamiento de nuestra organización. En estas obtuvimos 267, tres votos menos, pero con una participación del 39%. Este resultado viene a confirmar una consolidación del voto a IU en nuestro concejo pues incluso en convocatorias con menor participación, el resultado se mantiene y aumenta proporcionalmente.

votoeuropeasiupravia
Evolución del voto a IU en las europeas

La inexactitud de la matemática en la política

Uno de los grandes debates estos días en todos los círculos políticos de la izquierda es la posibilidad de una alianza entre IU y Podemos, así como con otras fuerza como Equo. Estos debates no escapan a nuestro municipio y son constantes las preguntas de nuestras vecinas y vecinos sobre qué pensamos de una posible alianza de aquí a un año. El argumento que nos suelen presentar es muy sencillo: mejor 550 votos juntos, que 283 y 267 por separado.

El problema es que las matemáticas no suelen ser muy eficaces en política y la suma de 1+1 no siempre suele ser 2. En mi modesta opinión, de haberse producido esa suma previa a las elecciones, ni IU hubiese obtenido 267 votos, ni Podemos sus 283. Porque aunque muchos creamos en que la convergencia de la izquierda alternativa es imprescindible, esta no es tan sencilla como una suma de letras. Y mucho menos una suma de potenciales votos.

Bajando al terreno de lo concreto, a Pravia, sería difícil una confluencia empezando porque como se puede comprobar desde hace un tiempo, hay quienes desde sus filas ven el enemigo en IU llegando a desarrollar además un anticomunismo cerril y extemporáneo que choca frontalmente con los ideales de muchos de mis compañeros.

Sin embargo es tiempo de reposar resultados, reorganizarse y seguir trabajando por conseguir nuestro objetivo que forzar un giro en las poíticas de nuestro concejo hacia la izquierda, en dar el poder a la gente. En eso seguimos, y quién sabe, puede que se lleguen a conseguir  convergencias formales o circunstanciales. Pero sólo el tiempo lo dirá.

¡Que vienen los comunistas!

Siempre dije que, durante los años en los que milité en las Juventudes Socialistas de Asturias, había tenido oportunidad de aprender muchas cosas, algo que de por si ya hace la experiencia positiva. Aunque dicho aprendizaje no siempre hubiese sido de cosas buenas, aprender, aunque sean las cosas malas, es aprender de todos modos.

Durante esos años uno de los mantras que más oía era “son los comunistas”. Con quince años, viniendo de un páramo político como Pravia donde la política se concebía (y se concibe) única y exclusivamente con citas electorales cada cuatro años, pues evidentemente me causaba sobresalto pensar en la actividad y omnipresencia de “los comunistas”, algo etéreo que disponía del don de la ubicuidad y que generalmente también poseía una maldad innata, siempre planificando como atentar contra la sociedad y contra la izquierda. Yo me los imaginaba en sótanos de todos los concejos de Asturies, tramando a la luz de un candil el siguiente golpe certero contra el socialismo y quizá haciendo algún pacto con el demonio, o con el PP, que también tenía escuchado que “los comunistas”, solo existían para colaborar con la derecha.

Poco a poco me interesé por investigar este fenómeno, entre cena y cena de Juventudes, entre salidas de copas nocturnas y alguna que otra esporádica charla, me quedaba patente entre los compañeros una preocupación acuciante sobre “los comunistas”. A mí reconozco que me causaba excitación, quería desentrañar el misterio de cómo podían mis compañeros reírse de los insignificantes comunistas de Izquierda Unida y a la vez demostrarme día a día tal preocupación por “los comunistas” que lo inundaban todo. Entenderá el lector que un misterio de tal calibre es, cuanto menos, excitante.

Mis indagaciones comenzaron con el tejido asociativo, porque más allá de saber que “los comunistas” se caracterizaban por saber mucho de “lo suyo”, también era una referencia muy común su intoxicación de las asociaciones juveniles. Comencé a preguntar y poco a poco elaboré una lista de “los comunistas” que hubiese sido la envidia de McCarthy, se hubiese podido hacer una pequeña caza de brujas a la asturiana y aun estaríamos quemando demonios rojos. Descubrí que asociaciones feministas como Milenta moces y muyeres, eran el sector femenino de “los comunistas”; los scouts, eran “los comunistas” de camping; Xega, eran “los comunistas” a los que les gustan “los comunistas” de su mismo sexo; la Xunta no se libraba y también, eran “los comunistas” que hablaban raro, incluso llegué a intuir que la Pita era un peligroso agente al servicio de… bueno, sí, de “los comunistas”.

Evidentemente el siguiente paso era investigar los partidos políticos, que era donde estaba el núcleo duro de “los comunistas”. El malo, malo de todos era Izquierda Unida, que en realidad solo disimulaba, era el PCE mirando de lado y silbando, todos lo sabíamos, pero les hacíamos creer que no, no fuese a ser que nos montaran el Muro de Morcín o algo de eso que hacían ellos, también los del PCPE, que eran como los del PCE pero sin disimular. Luego había otros grupos de “los comunistas”, generalmente con boina y hablando raro, como los de Andecha, los de IAS, BIA, y, en general, todas sus juventudes, que eran pequeños cachorros de “los comunistas” y a los que debíamos enfrentar nuestro proyecto, una dura batalla entre el bien absoluto y el mal.

Pasados los años, la lista fue aumentando, y llegó a su máximo exponente cuando la Escandalera en Uviéu y la plaza Mayor en Xixón, fueron ocupadas por “los comunistas”, en este caso, que tocaban la flauta.

Al final de mis indagaciones descubrí cuál era la explicación de la omnipresencia de “los comunistas”: que no existía y que todo estaba en la cabeza y, sobre todo, en el cargo de conciencia de quien sabía que lo estaba haciendo mal. Descubrí que, realmente, “los comunistas” era la etiqueta comodín para definir a un tótun revolútun de colectivos que discrepaban de las políticas del PSOE y a los que era más fácil intentar ignorar, que intentar comprender o analizar si lo que defendían podía tener algo de razón. Incluso yo, procedente de tradición pablista, llevo sobre mí la etiqueta de ser de “los comunistas”.

En el día de ayer, militantes de las Juventudes Socialistas de España fueron zarandeados en la manifestación contra la LOMCE de Madrid por un grupo de jóvenes que portaban banderas con hoz y martillo. Una vez más, la ignorancia, el disparar por disparar, quizá influenciado por un pánico a los sondeos electorales, hizo lanzar las acusaciones contra Izquierda Unida y contra las juventudes del PCE. Algo como lo ocurrido hace unos meses con  Beatriz Talegón en una manifestación antideshaucios, cuando se acusó a Izquierda Unida de estar tras una situación similar.

A continuación dejo algunos twits de diputados, cargos y militantes del PSOE, así como un video del suceso al final. Y tengan cuidado, que vienen “los comunistas”.

 

 

 

 

 

El diputado del PSOE y vicepresidente de la Junta de Extremadura:

Afortunadamente siempre quedan honrosas excepciones, en este caso de Xixón

 

Video de la manifestación:

Sé lo que hicisteis el último verano

 Este domingo, 2 de septiembre, se cumple un año de la reforma de la Constitución que aprobaron en el Congreso PSOE y PP, que implicó “cambiar de raíz el actual modelo económico sólo para favorecer aún más los intereses del capital financiero.” Con la reforma se limita el deficit público y se da prioridad absoluta al pago de la deuda, impidiendo así que el Estado pueda endeudarse para financiar los servicios públicos, las políticas sociales o crear empleo público.

Hace un año, Izquierda Unida llevó a cabo una campaña para exigir un referéndum sobre la reforma, y anunció, como se ha cumplido, que tras la misma “la receta para el futuro se basa en el recorte y el deterioro de los servicios sociales, la liquidación de lo público y el ataque a las condiciones salariales y laborales de los empleados públicos y el conjunto de trabajadores y trabajadoras”. Como estamos viendo, con la reforma, se prioriza el rescate a la banca, mientras empeoran cada vez las condiciones de vida de las personas.

La oposición a los recortes del Gobierno

En el pleno del Congreso de ayer tuvimos ocasión de asistir una vez más al rodillo del gobierno, al espectáculo de los indignos que aplauden cuando se aplasta a un pueblo y, tan patriotas ellos, se regocijan cuando éste pierde la soberanía nacional y la entrega a los intereses financieros.

En ese escenario, también tuvimos ocasión de ver la intervención de Cayo Lara, la única que podría considerarse realmente una oposición consecuente y desde la izquierda institucional a los desmanes de la derecha que nos gobierna. No es de extrañar que mes tras mes las encuestas sean cada vez más favorables hacia IU cuando a ojos de la gente es la única oposición frontal en las instituciones. Ahora falta, a mi juicio, conquistar las calles.

La telaraña de IU en Asturies: rebelarse o resignarse

Al fin se abrió el melón en Izquierda Unida y se pusieron las cartas sobre la mesa de cara a la participación en un futuro gobierno del Principado, evidenciándose que existe una postura mayoritaria del Consejo Político que apuesta por la negociación con la FSA-PSOE de cara a entrar a formar gobierno coaligados.

Algunos dicen que por valentía, que es hora de mojarse y que se lo debemos a los votantes. Dicen estos algunos que la ciudanía tiene memoria, que sabe ver dónde IU hace bien sus labores y que si hemos crecido se debe al gran recuerdo que tienen de nuestra gestión autonómica. También se aventuran a decir que sería una irresponsabilidad no entrar al gobierno a minimizar los efectos de los recortes en las asturianas y asturianos.

Pretender amortiguar recortes es, per se, una contradicción para Izquierda Unida y para el pensamiento de izquierdas en general, es renunciar al proyecto identitario de la izquierda, es poner en jaque lo público y caer en el zafio juego del individualismo y el sálvese quién pueda del discurso dominante. Pretender minimizarlos es asumir y aceptar el discurso de la austeridad, de que lo público es deficitario y de que hay que apretarse el cinturón ante una supuesta única fórmula neoliberal impuesta por los mercados.

Izquierda Unida es, o debe ser, la alternativa de la izquierda con vocación de gobernar. Discrepo con quien se escuda en nuestra falta de apoyo electoral para justificar que solo mediante pactos con el social-liberalismo se pueden llevar a cabo nuestras políticas, de que mendiguemos una supuesta visibilidad institucional y unas parcelas mínimas de poder. No somos el pepito grillo del social-liberalismo, no nos corresponde a nosotros la titánica labor de izquierdizar al PSOE, sino a sus militantes si es que consideran que el abismo que les separa de su nicho electoral merece algo más que eslóganes vacíos. Vivímos en un sistema político que castiga la discrepancia, la disidencia y el cuestionamiento del propio sistema. La tenaza del bipartidismo, unos medios de comunicación vendidos y subyugados al poder reinante y, para que engañarnos, una falta de claridad de nuestro discurso influyen en esa lenta conquista de apoyos. Precisamente por esa dificultad, por esa poca claridad, Izquierda Unida debe dejar de jugar al escondite, al rebelarse en campaña electoral y a resignarse en las instituciones.

Nuestra labor, el primer punto de nuestra agenda política, pasa irremediablemente por la construcción y fortalecimiento de un bloque de resistencia a los envites del neoliberalismo, un polo de izquierdas con una nítida oposición a los recortes y a las políticas de austeridad que explotan no solo a la clase trabajadora sino incluso a la propia soberanía nacional de los pueblos de Europa. Nuestra obligación histórica pasa ahora por la construcción de resistencias, de una hegemonía disidente y rebelde que plante cara y señale con el dedo a los causantes de la crisis capitalista. El ‘sorpasso’ que sacude Grecia con la previsible victoria de Syriza, coalición hermana de Izquierda Unida, nos demuestra que la construcción de estos polos de resistencia y oposición a las políticas de ajuste no solo son posibles, sino que son la única vía hacia una salida social de la crisis y a un replanteamiento de los principios mismos de la UE.

Asumir las recetas de ajuste, los golpes de mercado, es asumir y aceptar la manzana envenenada de quienes no cuestionan, sino gestionan. No podemos gobernar con quien legisla contra los trabajadores con reformas laborales que nos condenan a los jóvenes a un presente y futuro de miseria, ni con quienes no se oponen a las jornadas de 65 horas, que retrasan la edad de jubilación, que regalan miles de millones de euros a la banca para que socialicen sus pérdidas o que prostituyen la Constitución para perpetuar la limitación del déficit público que es, en definitiva, lo que da cobertura legal a los recortes y los ataques sistemáticos a lo público. Gobernar, pretendiendo amortiguar los recortes, es asumir que la única salida a la crisis es la mera gestión de las migajas, es suponerle una bondad al social-liberalismo que no tiene y es otorgarle la legitimidad de hacer recortes “de izquierdas”.

Decía Mark Twain que un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa. Tenemos las ideas, si no somos valientes por una vez, si no planteamos que queremos ser una alternativa real, si no demostramos a la ciudadanía que nuestro proyecto no pasa por un mero encasillamiento de gestión de pequeñas parcelas, estamos perdidos. En manos de Izquierda Unida está demostrar que queremos otra sociedad, que tenemos un proyecto y que representamos a los de abajo, a los más débiles de la cadena. Yo, al menos, considero que debemos seguir ese hilo rojo de la historia que nos une con los de abajo, con los que lucharon y luchan por una sociedad justa a quienes debemos la lealtad, no a los voceros del institucionalismo liberal, a quienes nos acusarán de voto inútil, de pinzas de la derecha o de locos cuando no les bailemos el agua y planteemos alternativas reales. En nuestra mano está empezar desde Asturies la construcción de ese polo de resistencia contra los mercados, que sirva de modelo para el resto de compañeros de IU o, por el contrario, podemos optar por la resignación y la gestión de los recortes, manchándonos las manos con una crisis que no hemos provocado y siendo cómplices del desmantelamiento de lo público. Yo personalmente, al igual que lo creía en la campaña, creo que es hora de REBELARSE y no de RESIGNARSE.

Algunas propuestas (recopiladas de varios compañeros) que podrían formar parte de la hoja negociadora con la FSA para una salida social a la crisis:

  1. Plan Regional de recuperación pública de los sectores estrategicos. Que las empresas que cierren puedan ser recuperadas desde la administración autonómica y se pongan en marcha mediante mecanismos de cooperativismo o autogestión de los trabajadores.
  2. Creación de un Instituto de Crédito Regional que financie a PYMES, sectores de economía real y el Plan Regional de Recuperación Industrial. Defensa del Plan del Carbón.
  3. Modificación Fiscal progresiva. (Ecotasa, Impuesto Patrimonio, Impuesto Sociedades). Lucha contra el fraude fiscal. Supresión inmediata de las ventajas fiscales de la Iglesia Católica y otras confesiones religiosas (IBI) y compromiso de la progresiva erradicación de los conciertos educativos y sanitarios en Asturias.
  4. Plan de Choque contra el paro y la precariedad juvenil. Ayudas a la emancipación de los y las jóvenes.
  5. Articular medidas encaminadas a erradicar los desahucios por despidos de los miembros familiares. Campaña de Dación en Pago y recolocación de las familias en viviendas públicas. Fin de colaboración con entidades que no ejecutan la dación en pago o no renegocian una deuda temporal. Llegado el caso: utilizar los edificios del Gobierno, la banca y la iglesia para alojar a las personas sin hogar.
  6. Instalación de comedores populares en toda la región para familias con pocos recursos y promoción de economatos públicos con subvención para alimentos de primera necesidad. Gratuidad del desayuno y comida de los niños con familias en riesgo de exclusión e hijos de parados de larga duración.
  7. Rebaja salarial del 30% de todos los miembros del Gobierno Autonómico asi como cargos de confianza y asesores, así como la reducción de estos últimos.
  8. Plan de Ganaderia y Agricultura con el fin de revitalizar estos sectores. Que los frutos de esta actividad reviertan en los comedores públicos y los economatos. Respeto del Medio Ambiente. Nicho de Empleo Verde.
  9. Defensa de la Sanidad y la Educación Pública. No recortes salariales. Congelación de Tasas.
  10. Plan de Integral por Derechos Sociales y Ciudadanos, contra la represión. Fin de las redadas a inmigrantes.

Mi postura ante el referéndum:

– No a la entrada en el Gobierno.
– Apoyo a las políticas de izquierdas que plantee el Gobierno autonómico desde la oposición consecuente.
– Oposición frontal a todo tipo de recortes. Los dos partidos que incluyeron la limitación del déficit público en nuestra Constitución tienen 27 diputados, mayoría absoluta para aprobar sus recetas de austeridad y recorte.

IU de Pravia sobre el albergue de La Tienda y la Mancomunidad

Con referencia a la cesión del Albergue de La Tienda a la AA.VV de Cordovero queremos mostrar nuestra satisfación por este acuerdo, acuerdo que viene a corroborar y dar sentido a las iniciativas, que desde I.U de Pravia hemos venido llevando a cabo para que este espacio fuese recuperado y puesto al servicio de la sociedad praviana frente al  abandono y deseo del actual equipo de gobierno de venderlo.
Con relación a los cambios  acometidos en el gobierno de nuestra mancomunidad desde I.U de Pravia esperamos conocer en profundidad los mismos, hecho que no nos impide reclamar y exigir que por este nuevo órgano de gobierno se traslade, de manera urgente y pública, detallada información sobre la situación actual de esta mancomunidad en compañía del informe de gestión  tanto político como económico del anterior equipo de gobierno para el general conocimiento de la ciudadania de los concejos pertenecientes a la misma.
Desde  la defensa de lo público y acorde a nuestro compromiso  desde I.U de Pravia queremos expresar nuestro mas energico y total rechazo a cualquier intento para desde este ente propiciar y favorecer pivatización de servicios o recorte de empleo de los mismos.
 Jesús Lastra. Portavoz de Izquierda Unida en Pravia.
Acto de homenaje a la República 2012

Y un año más, 14 de abril en Pravia

El pasado sábado 14 de abril se conmemoró el 81º aniversario de la proclamación de la II República, una fecha simbólica para el recuerdo de un periodo histórico en el que en España se alcanzaron cotas de progreso social que aún son envidiables en la actualidad.

Por este motivo, a lo largo de toda Asturies se producen cada 14 de abril innumerables homenajes que pretenden aprovechar la efeméride para hacer un ejercicio de recuerdo de lo que pudo ser y nos frustraron, y de lo que queremos ser los republicanos.

Desde Pravia se hace desde hace ocho años un acto impulsado por Izquierda Unida en la cantera de Cañeo donde se pretende hacer un pequeño homenaje tanto a los ideales republicanos como a la memoria de las y los pravianos que dieron su vida por defender un sistema político más igualitario. Como ya es tradición, este año se realizó una ofrenda floral y se dieron unos breves discursos por parte de Jesús Lastra, coordinador local de IU, y de Gaspar Llamazares, diputado de IU en el Congreso por Asturias, en los que se homenajeó a los muertos por defender la legalidad republicana y se reafirmaron los ideales republicanos, así como se exigió verdad, justicia y reparación para las víctimas del fascismo en Pravia.

Quienes allí nos damos cita pretendemos, lejos de caer en el mero historicismo, dar un sincero y pequeño homenaje a todas esas personas que murieron de “muerte matada” y que reposan en zanjas y cunetas, con esa pretendida doble muerte que les quisieron dar: la física y la del recuerdo. Pero, sobre todo, lo que pretendemos es seguir enhebrando ese fino hilo rojo que nos une con quienes dieron su vida por conseguir una sociedad justa e igualitaria. Es nuestra obligación, como fue la de tantos, tomar su ejemplo y su memoria para rearmar nuestro discurso transformador y republicano, ser la voz de los sin voz.

Decía Ernesto Sábato que la mejor manera de contribuir a la protección de la Humanidad es no resignarse, y por eso es el deber de la izquierda política y social, de quienes nos situamos a la izquierda de lo posible, seguir parándonos a recordar a quienes nos cedieron el testigo para tomar impulso y seguir la lucha por la consecución de aquellos ideales republicanos y por seguir ahondando en la consecución de la tan ansiada igualdad.

IU de Pravia ante los recortes del PSOE local

Reunido el Consejo Político de I.U de Pravia quiere expresar públicamente su total rechazo a las políticas de ajustes que nuestro gobierno municipal trata de poner en marcha bajo la disculpa de seguir legalmente los dictados del gobierno estatal , como contrapartida al pago de facturas de acreedores de este Ayto., por entender que la adopción de las mismas suponen una descarada socialización de las perdidas municipales acumuladas, y fruto de la mala gestión de este gobierno y sus antecesores y que sin recato alguno lleva a la privatización de servicios públicos para que fruto de ellos unos pocos se lucren de lo que es y debe estar al servicio de todos.

Ante esta situación desde I.U de Pravia creemos necesario trasladar para su reflexión y análisis las siguientes consideraciones a la ciudadanía de Pravia y Concejo:

1º. Los culpables de esta situación de deuda actual son los partidos que han estado gobernando nuestro municipio hasta ahora, partidos que a pesar de contar con el apoyo de la ciudadanía no han demostrado ser capaces de gestionas de manera correcta los bienes públicos.

2º. Desde nuestro grupo estamos hartos de engaños. Quienes nos gobiernan no hacen más que decir que su único interés es resolver el problema del paro. Sin embargo allí donde pueden tomar medidas para generar empleo  o para evitar el paro, en las administraciones que gobiernan, la medida estrella es despedir empleados, osea aumentar el desempleo. Por esto  ante la  situación de despidos planteamos las siguientes preguntas:
¿Son necesarios esos puestos de trabajo? ¿Si son necesarios porque se prescinde de ellos? Si no son necesarios, ¿Por qué se tenia a cargo de Ayto. esos empleos? ¿A que otras necesidades respondían?

3º. Sobre la supresión de la oficina de información juvenil, que decir. Ese es el interés que demuestra nuestro equipo de gobierno por los jóvenes del municipio. En la situación actual, en la que los jóvenes son uno de los colectivos a los que más esta perjudicando la crisis, ahora el gobierno municipal también les abandona. A nuestro entender el planteamiento tendría que ser al contrario, habría que reforzar esa oficina para buscar mas y mejores salidas a nuestra juventud y no solo en lo referente a su situación laboral, si no al conjunto de todas sus actividades.

4º. Ante el tema de la privatización del servicio del agua, entendemos que es la guinda de todas las medidas de nuestro gobierno local. Poner en manos privadas el patrimonio de los vecinos y vecinas del Concejo, porque al final es eso lo que hace, dar a precio de saldo a empresas privadas algo que bien gestionado debe redundar en todos.
¿Pues alguien puede  creer que una empresa privada paga por un servicio del que no va a obtener beneficios?

5º. Sobre la zona azul ¿Quién la va a gestionar? La administración o una empresa privada. Si  esta concesión se da a una empresa privada en la práctica esta concesión lo que conlleva es privatizar suelo publico, suelo de todas  y todos para lucro de esa empresa privada. En el tema del aparcamiento igual,  además una duda ¿Cuál será el criterio para  la adjudicación de las plazas previstas para su alquiler mensual?

Ante esta situación desde I.U. de Pravia lamentamos que quienes nos gobiernan arrogándose defender las ideas de progreso y de izquierdas, una vez mas con sus actos nos demuestran su incoherencia ideológica y su fidelidad a los mercados y sus intereses.

Por ello desde nuestro grupo invitamos a toda la sociedad del Concejo de Pravia a rebelarse contra estas actitudes y políticas y con nosotros trasladar públicamente el más contundente rechazo a las mismas y la exigencia de la adopción de otras en las que el interés general prevalezca y salga fortalecido.

Y Debord entró en la campaña electoral

Esta tarde asistí a un mitin de Izquierda Unida de Pravia. Un encuentro modesto de una asamblea local modesta que por no disponer, ni dispone de local, aunque de lo que va sobrada es de las ganas y empeño que su coordinador, Jesús, lleva años poniendo por crear ese espacio para quienes nos situamos en la izquierda alternativa en este concejo. La falta de recursos, la falta de representación en el Consistorio (un puñado de votos faltaron para arrebatarle un acta de edil a Foro) y, sobre todo, el ser una agrupación pequeña, dentro de una organización ya pequeña de por si, hace que la lucha contra el ninguneo y silencio informativo sea aún más compleja y sacrificada.

Como iba diciendo, hoy hubo mitin de IU de cara a las elecciones del próximo 25 de marzo en el que se hizo un breve recorrido por las propuestas que tiene la coalición de cara a esta nueva legislatura tras el gobiernus interruptus de Cascos. Y digo breve porque si de algo se caracterizan los actos de Izquierda Unida a nivel local es por la posibilidad que dan de participar al público asistente, de confrontar ideas y de discutir, incluso con asistentes de afinidades políticas muy lejanas a las de la izquierda alternativa.

Una simple mesa, asiento para el aforo y un micrófono es lo único que se necesita porque en realidad, lo fundamental, es el feedback entre quien hace las propuestas y quien las recibe.

Lo triste llega cuando tienes que interrumpir el debate para dejar el espacio vacío para un ejército de operarios que herramienta en mano entran en escena para montar durante la noche la tramoya roja, el andamiaje y el cableado que retransmitirán un sucinto mensaje enlatado que recorrerá todos los rincones de Asturies. Uno se pregunta ante tal situación en qué estamos fallando para que el continente sea más importante que el contenido, que lo fundamental sea en envoltorio, el discurso concretado y concertado, encerrado en una lata de esloganes huecos que abran telediarios. Los camiones de emisión vía satélite llegan y la encargada del montaje te mira con aire entre lastimoso y condescendiente.

El situacionista Guy Debord se le viene a uno a la mente con este despliegue, con esta perversión de la política. En 1967 decía en “La Sociedad del espectáculo” que el lenguaje espectacular se constituye por signos de la producción reinante, que son al mismo tiempo la finalidad última de esta producción. Lo importante es el espectáculo, la irrealidad, la construcción de quimeras y el montaje de tramoyas que consigan una espectacularidad que es el fin en si mismo, no el medio y que evade cualquier tipo de cuestionamiento político-ideológico.

Quizá sea un romántico o un clásico, pero yo sigo prefiriendo el debate sincero de la austera y simple mesa con micrófono. Me sigue importando mucho más el contenido que el contenedor del mismo.

Mayoría absolutísima

Como era previsible, con las urnas abiertas y los votos bien contados, los sondeos no iban muy desencaminados y ya tenemos nuevo Gobierno. Como yo ya me he exculpado, no voy a darme golpes de pecho hoy ni lamentarme por un resultado que no por predecible hay que dejar de analizar, no tanto por la mayoría absoluta entrante, sino por la situación política que deja tras de sí, especialmente en el seno del PSOE.

Bofetadas por la izquierda

Si alguien perdió ayer fue el PSOE. Se empeñan muchos en decir en las redes sociales que perdimos todos pero no, quien perdió fue el PSOE que pasó de 169 diputados a 110, el peor resultado de su historia democrática que traducido a votos supone una pérdida de 4.315.455 apoyos. Los recortes sociales, el escore hacia la derecha y un alejamiento evidente de su propio electorado ha hecho que el PSOE pase de saborear las mieles de la era ZP con un PP descompuesto a estar recibiendo por diestra y siniestra la cura de humildad de que no se puede bailar con dos en el mismo baile y que si uno se escora a la derecha, a su izquierda no le suele gustar la prostitución de su voto y deja de votarlo.

Es evidente que los recortes seguirán, que un giro aún más a la derecha no será la solución, pero también es evidente que el electorado de izquierdas es considerablemente más crítico y no suele aceptar muy bien que con sus votos se hagan políticas de derechas. Sobre todo cuando se hacen sin explicación, sin debate previo y con una prepotencia y cinismo desmesurado.

Una reforma laboral que se ha demostrado ineficaz, impopular y, sobre todo, que nos perjudica a los trabajadores, que fue contestada con una huelga general no secundada por la mayoría de militantes del PSOE y en muchos casos incluso atacada ayudó a catalizar un descontento en el seno de la izquierda social hacia el PSOE. Los recortes en sueldos públicos, la congelación de pensiones, las subidas de tasas en las universidades, una hipócrita y sumisa política exterior más predispuesta al belicismo que al apoyo de los oprimidos y una desesperante actitud del Gobierno entre ceguera y cínica de negación de la situación, ayudaron a seguir calando en el malestar. Quizá la actitud del propio PSOE a propuestas que ahondaban en la regeneración democrática y en un mayor control ciudadano que ya existían pero que recobraron fuerza gracias al movimiento #15m también ayudó. El oponerse reiteradamente a la dación en pago que pondría fin al drama de miles de familias, la reforma pactada con PP y CIU de una reforma electoral que blindaba el bipartidismo [1][2] y que prioriza la supuesta estabilidad frente a la pluralidad y, finalmente, una reforma express de la sacrosanta Constitución Española pactada por PP y PSOE que blindaba la contención de déficit público y daba cobertura legal a los futuros recortes, fueron la gota que colmó el vaso y la paciencia de la izquierda.

¿Quién se iba a creer que un ex-Ministro que secundó todas esas medidas y rodeado de la misma gente que participó de las mismas podría hacer creer al electorado que se presentaba un nuevo proyecto desde el PSOE? Nadie y ayer se evidenció en las urnas. Zapatero consiguió pasar fugazmente del “no nos falles” al “no nos folles” porque, si bien en 2004 accedió al poder con el aval de muchísimos jóvenes, ahora somos precisamente los jóvenes lo más perjudicados por sus políticas neoliberales. Decía hace un par de meses Santesmases, ex-diputado del PSOE por Izquierda Socialista, que en el Comité Federal del PSOE nadie ponía en duda la premisa de Zapatero de que en materia económica PSOE y PP debían tener un programa similar y que sólo algunas pinceladas de tinte social debían diferenciarlos. Ese es el legado del “zapaterismo”, un PSOE aún más desideologizado, más pobre, más nulo y con pocas perspectivas de recupreración.

El PSOE hoy por hoy no es un partido capaz de ser la voz de la calle en el parlamento, está deslegitimizado totalmente y ni siquiera es posible que pueda ejercer de muro de contención de la derecha en las instituciones. ¿Cómo se puede contenter los recortes que presumiblemente hará el PP cuando has sido cómplice de una reforma constitucional que le da cobertura legal para ello? ¿con qué cara puede el PSOE elevarse como paladín de lo público cuando ha privatizado y recortado todo lo que ha podido en el último año? ¿quién va a creer que el PSOE pueda defender los intereses de la clase trabajadora después de votar una reforma laboral que nos retrotrae a unas condiciones de trabajo similares a las de nuestros abuelos?

Leve recuperación de Izquierda Unida

Y digo leve porque en plena crisis global del sistema, con la mayor precarización de nuestras vidas, que nos tengamos que dar por satisfechos por conseguir 11 diputados dice bastante de lo mal que estamos en la izquierda. Es un resultado positivo, se recupera un terreno que no debió perderse nunca, pero es frustrante que no sea mucho más. Algo estaremos haciendo mal para que incluso con una debacle del PSOE que le hace perder casi 4,5 millones de votos, no seamos receptores de los mismos.

Los 11 diputados de IU son el fruto de mucho trabajo, de una campaña realmente buena y, sobre todo, de vender una imagen de honestidad. Porque sí, puede gustarnos más o menos Llamazares, pero su actitud en el Congreso es una actitud de honestidad hacia el ciudano y, supongo, por eso habrá conseguido revalidar su acta (y recuperar el diputado de IU por Asturies) entre otros con mi voto.

Hace unos días Julio Anguita hacía un llamamiento a crear un frente común contra el fascismo financiero y creo que por ahí debe pasar el futuro tanto de IU como de la izquierda política y social a partir de hoy. Por fin parece llegar algo de cordura y, nuevamente, es Anguita quien la pone. Porque, como decía al principio, si la izquierda política del estado español sólo ha podido conseguir unos 25 escaños con la que está cayendo es que algo estamos haciendo mal. Unos más que otros, pero si no estamos todos, seguiremos en las mismas. Es el momento de juntar lo diverso sumándo lo disperso y eso pasa por confluír, por unir, por sumar y, sobre todo, por ceder todos un poco. Por mi parte hay predisposición para todo ello.

Un dato curioso: Extremadura

Los adalides del voto útil pronosticaban hace unos meses el descalabro y desaparición de Izquierda Unida por no regalarle la presidencia extremeña al PSOE a cualquier precio. Dió igual que el PSOE no aceptase ninguna de las propuestas de IU para un pacto, da igual que fuese una decisión tomada por las asambleas locales en un ejemplo de coherencia y práctica democrática del que muchos podrían aprender (recordemos las no-primarias por las que salió elegido Rubalcaba). Todo eso dió igual, se recuperó el discurso de la pinza y se daba por hecho un castigo a IU por esa osadía de inclumplir lo que algunos parece que consideran el pacto no escrito de tener que regalar al PSOE siempre todo a cualquier precio.

Ayer los resultados en Extremadura fueron reveladores. Por un lado Izquierda Unida pasó de 20.606 votos en 2008 a 37.706, es decir, prácticamente dobló sus apoyos. Por otro lado el PSOE pasó de 365.752 votos en 2008 a 245.689, es decir, perdió 120.063 votos desde las últimas elecciones.

Es evidente que en Extremadura, de la que hoy nadie habla tanto como en mayo, se produjo ese descalabro que tanto amenazaban los inventores de la pinza.

Otro dato curioso: el PSOE sufre su ley electoral

Si Zapatero hubiese cumplido su promesa de reformar la ley electoral y hacerla más justa y representativa, de garantizar el principio de un ciudadano, un voto, hoy los resultados serían sustancialmente diferentes. En esta ocasión, espero que los militantes del PSOE reflexionen sobre el asunto, ya que en esta ocasión todos nos vimos perjudicados, pero ellos más, porque con un sistema más justo, el PP no obtendría mayoría absolutísima con apenas 600.000 votos nuevos.

Yo me exculpo

Escribo esta pequeña nota en el último día de campaña, con mi voto plenamente decantado por la candidatura de Izquierda Unida y con la conciencia muy tranquila de que le doy la mayor utilidad posible a mi papeleta. Desconozco el resultado y no seré yo quien profetice un futuro lleno de aciertos y falta de errores a IU en el parlamento si es que, como vaticinan todos los sondeos, se produce ese resultado que aumenta considerablemente la representatividad. Lo que tengo muy claro es que como persona de izquierdas escojo la candidatura más honesta y coherente con los intereses de quienes estamos sufriendo las consecuencias de la crisis que no somos otros que los trabajadores y el precariado.

Yo me decanto por una izquierda que los medios de comunicación definen como minoritaria pero que casualmente representa y defiende la opinión de un sector mayoritario de la izquierda en infinidad de aspectos. Me gustaría saber por qué IU es minoritaria cuando como la mayoría de la izquierda cree que una reforma de la Constitución debe ser refrendada por un referendum, por qué es minoritaria cuando la mayoría de la izquierda defiende una ley electoral justa y democrática, por qué es minoritaria cuando la izquierda social de este país clama por la dación en pago que termine con el terrorismo hipotecario, por no alimentar el monstruo de los bancos con dinero público, por no precarizar el mercado laboral con reformas que nos retrotraen a las condiciones de nuestros abuelos, por qué es minoritaria cuando la mayoría de la izquierda se opone al retraso de la edad de jubilación, al aumento de jornada a 65 horas semanales en la UE, a la sumisión del Estado a los intereses de EEUU con la implantación del escudo antimisiles en Rota. Me pregunto cómo puede ser posible que sea una izquierda minoritaria cuando la mayoría de la izquierda de este país defiende la resolución del conflicto en el Sáhara, que desaparezcan los CIEs que tratan a los inmigrantes como animales, etc.

En conciencia mi voto va para IU porque es, en definitiva, la única formación con vocación institucional que puede hacer valer y defender mis intereses como clase y como víctima de una crisis de la que no me siento en absoluto culpable como para tener que pagarla. Es por esto que yo me exculpo si la derecha sin máscara llega al poder, me exculpo de no apoyar con mi voto a un neoliberalismo con pequeños guiños sociales que pretende prostituir los votos de la izquierda en beneficio de los más fuertes. Yo me exculpo porque mi voto no lo regalo, porque mi voto es tan importante que no consiento que se utilice para lo que yo no lo he dado. Yo me exculpo porque con mi voto no pienso amortiguar la caída por mérito propio de aquellos que con su política de firmeza frente a los débiles y debilidad frente a los fuertes han claudicado frente a los mercados, frente a la banca y que han sentado las bases de la destrucción del Estado del Bienestar. Cuando el PP en nombre del déficit empiece a desmantelar, que nadie olvide quién bailó con ellos la danza de la reforma constitucional para contentar a los mercados y abrir la veda de la contención de gasto público. Yo me exculpo porque mi voto no va a servir para salvar a quienes prefirieron los duetos frente a los coros.

En estas elecciones que las urnas se llenen de votos de rebeldía. Somos más en la izquierda, que cada uno escoja su opción en función del prisma con el que vea las cosas pero que nadie se atreva a cuestionar que nuestro voto en conciencia es el mejor voto posible. Votemos a quien votemos, sabemos que nuestro voto es nuestro y ya estamos hartos de tener que escoger entre lo mismo y lo mismo.